La portada de mañana
Acceder
Europa pisa el acelerador con las terceras dosis en plena incertidumbre por ómicron
'Streamer', el nuevo trabajador cultural explotado
Opinión - Asqueados de tanta bajeza, por Esther Palomera

'Recuerdo tu nombre': Paco Díaz, reflexión y belleza en torno a la muerte

Welcome (óleo sobre lino)

Paco Díaz reúne por vez primera en una gran muestra una selección de obras de todas las series -Stalker, Al fin una casa, Adosados, Stairway to Heaven, Reposo- que ha realizado con el tema de los cementerios como eje central.

Así, en Recuerdo tu nombre, exposición que se inaugura este miércoles, en vísperas de Todos los Santos, y que puede visitarse hasta el 28 de noviembre en el Centro Cultural Casa del Reloj (Paseo de la Chopera, 10), fotografías, dibujos y pinturas nos conducen por camposantos como el Père Lachaise y el de Montparnasse de París; la Almudena de Madrid; el de Montjuïc de Barcelona y el londinense de Brampton.

Díaz nos pone frente al espejo de una muerte inevitable, en el que rara vez queremos pararnos y mirar, sin dramatismo alguno, a través de bellas imágenes que transmiten calma y de algunas otras que despiertan las ganas de vivir.

"Me gustan los cementerios históricos, una ciudad a escala dentro de la ciudad. Al pasearme entre lápidas, cruces y monumentos funerarios tengo la sensación de estar en un parque temático de la arquitectura del XIX. Una arquitectura que a su vez es una sucesión de interpretaciones de los estilos que hasta entonces se habían sucedido, un juego de referencias entre espacio y tiempo. Muestrarios historicistas aderezados con una vegetación que ayuda a crear una imagen evocadora y que va destruyendo lo que quiere ser eterno con la ayuda de la lluvia y el viento. Un viaje en el tiempo, a un pasado que no es el nuestro pero que lo podría ser. Una ficción", afirma el artista.

En las fotografías que componen la serie Stalker Díaz emplea "herramientas propias de uno de los géneros más transitados de la historia del arte, la vanitas: por lo general, un conjunto de objetos que en una primera lectura parecen elegidos y dispuestos de forma casual y cuya misión no va más allá de la seducción y la demostración de la pericia del artista. En una lectura más detenida, el ojo entrenado puede descodificar símbolos y mensajes, que a pesar de ser estereotipos en la mayoría de las ocasiones, pueden transmitir emoción, o incluso algún poder que puede definirse como mágico, espiritual". 

Sobre imágenes del londinense Brompton Cementery y el Père Lachaise de París, en la serie Al fin una casa, introduce "edificios que pueden asociarse a la representación que los niños hacen de una casa: cuatro paredes y cubierta a dos aguas".

Adosados, por su parte, "está compuesta por dípticos pintados al óleo, todos del mismo tamaño. Una de las dos piezas, la de mayor superficie, tiende a la saturación, a la sobrecargada de referencias. La segunda, monocroma, puede leerse como una zona de descanso, un espacio en donde guarecerse. También puede ser la representación de un ataúd, de una mortaja, un pedazo de sudario que ha sido intervenido. O quizás sea una ampliación de una porción de su pala vecina, un juego de escalas. También podría ser la abstracción de una puerta que lleva a otro lugar".

Stairway to Heaven toma como escenario La Almudena y el Père Lachaise, donde a través de fotografías el artista sitúa distintos tipos de escaleras. "No se ve el fin y aunque poco probable, las fotos plantean la posibilidad de que los peldaños se prolonguen hasta el infinito".

En Reposo la mirada del artista se coloca en asientos que guardan la impronta de quienes los usaron y los emplaza en escenarios de los cementerios Pére-Lachaise y de Montparnasse. "Siempre me han gustado las sillas, sobre todo las que han pertenecido a muchas personas y ya apenas se usan. Objetos que pueden decir algo o mucho de sus antiguos propietarios, de los que los utilizaron y a través de los cuales se podría reconstruir algo de ellos, como si se tratase de muestras de ADN del difunto. Una forma de resurrección".

La exposición ha sido comisariada por Jesús Cámara, comisario y crítico de arte, periodista y coleccionista y cuenta con el apoyo y colaboración de la Junta Municipal de Arganzuela. El horario de apertura es de lunes a sábado, de 10 a 14 horas y de 17 a 19 horas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats