¿Dónde colocarías la cabina de homenaje a Antonio Mercero?

Recreación de la cabina-homenaje a Mercero, en un punto de Conde de Valle de Suchil (no definitivo) | SOMOS CHAMBERÍ

Madrid prepara ya su homenaje al cineasta Antonio Mercero en forma de monumento. El cineasta y realizador de televisión tendrá una cabina telefónica que recuerde su figura, en homenaje a uno de sus trabajos más recordados. El Ayuntamiento ya le está buscando hueco, después de que se haya confirmado que aprobará su colocación el próximo martes en el pleno, con el apoyo de todos los grupos políticos.

Una vez que está claro que habrá homenaje, queda decidir en qué lugar será colocada la cabina. El impulsor de la idea original, el guionista David Linares, defiende que el monumento se coloque en un espacio próximo al lugar en el que originalmente rodó Mercero La cabina.

"La plaza del Conde Valle de Suchil es el lugar perfecto para colocarla, porque está cerca del lugar de rodaje, no tiene ningún monumento de relevancia y hay sitio suficiente", explica Linares a Somos Chamberí. "Los técnicos municipales serán los que tengan que decidir el espacio para su ubicación", añade.

La cabina se rodó en el patio interior de varios bloques de viviendas ubicado entre las calles Rodríguez San Pedro y Arapiles, con un gran edificio de oficinas blanco de telón de fondo. El acceso a este lugar es privado, por lo que Linares ve lógico que se elija un lugar público del distrito de Chamberí.

Junto a este patio privado hay numerosos espacios en los que podría tener cabida el monumento: la propia Plaza del Conde Valle de Suchil alberga muchos metros cuadrados de acera -desde su borde con Alberto Aguilera hasta su extremo norte- en los que cabría y, si se quisiera destacar especialmente, sería sencillo ubicarla en la isleta existente en el cruce de este lugar con la calle Arapiles, a escasos 300 metros del lugar de rodaje.

El monumento también podría ocupar un lugar más destacado, en una calle con mayor paso de personas. En ese caso el espacio hábil más cercano sería el de la calle Fuencarral, justo en su intersección con la glorieta de Quevedo. O en la Glorieta de Ruiz Giménez. Y si el Ayuntamiento de Madrid quisiera buscar al monumento un espacio más tranquilo, podría aprovechar la próxima remodelación del Parque José Luis Sampedro para instalar allí la cabina. O llevarla hasta la calle San Bernardo, hasta el punto en el que se cruza con Magallanes donde dispone de una pequeña explanada para realzar el homenaje.

Un guiño a López Vázquez

¿Cómo será esta escultura? David Linares siempre se imaginó una cabina clásica antigua, de color rojo y con cristaleras. "Pero ahora que veo que se va a aprobar, igual debería estar hecha de un material que perdure en el tiempo", admite. Por ello la estructura debería estar construida con materiales firmes y cristales dresistentes.

Como idea, Linares propone que la cabina contara con un vinilo que simulara la silueta de José Luis López Vázquez encerrado, para recordar también al actor y que el monumento se convierta en un homenaje al cine español. "Y una plaquita en un lugar cercano, hablando de toda la historia de Mercero y que ganó un EMI con esta producción", añade.

Ana

Si no se puede instalar en el lugar original, que sería lo suyo como quiere el bendito autor de la idea, yo la pondría en la Gran Vía, inaugurando una especie de Paseo de la Fama dedicado al cine y la música españoles, donde podrían colocarse más elementos dedicados al cine (qué tal otro en Callao dedicado a Santiago Segura colgado del letrero de Swepppes, otro dedicado a Carmen Maura bajo las cuádrigas, otro en Palma dedicado a Almodóvar donde el piso de las Costus, otro dedicado a Antonio Vega junto al Penta en Malasaña, otro a la gran Alaska en donde ella diga.....) En Conde Valle Suchil no va a ir nadie, y si lo ponemos en el centro va a ser un sitio de culto donde se van a sacar miles de fotos
Etiquetas
Publicado el
20 de julio de 2018 - 10:00 h

Descubre nuestras apps

stats