La portada de mañana
Acceder
Felipe VI calla ante el intento de la extrema derecha de patrimonializar su figura
Familias de la concertada reniegan de la campaña contra la Ley Celaá
Opinión – Baladronadas a estribor, por Elisa Beni

De dormir en San Antón a un "Hogar de Oportunidades" en Chueca

Los residentes, "acompañantes" y profesionales del "Hogar de Oportunidades" para jóvenes con el Padre Ángel | SOMOS CHUECA

La gran afluencia de jóvenes sin techo a la Iglesia de San Antón en los últimos meses ha motivado la creación de un proyecto social que, bajo el nombre "Hogar de Oportunidades", apuesta por su reinserción social y laboral a través de viviendas con el calor de un hogar.

La primera de ellas, que está gestionada por Mensajeros de la Paz y se financia con los recursos económicos y materiales de la propia ONG, acaba de abrir sus puertas en el barrio de Chueca con ocho plazas para ocho chicos, todos ellos hombres y mayores de edad, que tienen asignado también un equipo de calle del SAMUR Social.

No se trata de una casa dormitorio ni un albergue, sino de un espacio seguro en el que puedan encontrar una segunda familia junto a sus compañeros. En este piso recuperarán las rutinas básicas de aseo personal y los horarios, aprenderán a realizar las tareas domésticas y a gestionar una casa y trabajarán aspectos emocionales tan importantes como la autoestima y la relación con los demás.

No estarán solos en su camino hacia una nueva vida llena de oportunidades. Junto a ellos habrá ocho "acompañantes" (uno por cada residente), una trabajadora social y una coach que, coordinados por el director del proyecto y responsable del piso, Álvaro Suárez, trabajarán todos los aspectos necesarios para que cada joven pueda conseguir un trabajo y volar en solitario en el año que dura la estancia en el Hogar de Nuevas Oportunidades.

Uno de sus residentes, Ilyas, llegó a España desde Marruecos en los bajos de un camión cuando aún era menor. Desde su llegada a nuestro país como MENA con tan solo 14 años fue pasando por diferentes Centros de Menores. Cuando estaba a punto de alcanzar la mayoría de edad se quedaba sin un lugar donde vivir. Gracias a la ayuda de uno de los educadores se puso en contacto con la Iglesia de San Antón, que le ha brindado esta nueva oportunidad que afirma va a aprovechar.

Si todo va bien y supera el curso de cocina que está realizando desde hace dos meses, pronto tendrá un trabajo que le permitirá ser independiente económicamente y su plaza será ocupada por otro joven de los muchos que esperan en la lista del Padre Ángel esa nueva oportunidad. Una demanda tan alta que el Padre Ángel tiene intención de abrir otros cuatro o cinco hogares de oportunidades más este mismo año.

El día a día en el Hogar de Oportunidades de Chueca

Leo, otro de los residentes natural de Colombia, nos explica que cada uno de los chicos tiene un cuaderno en el que van apuntando "los valores y virtudes" que deben mejorar. Unos mensajes positivos que se refuerzan con los de los cuadros que adornan la vivienda y que son mucho más que elementos decorativos.

El salón, los pasillos, los dormitorios... cada rincón de la casa encierra mensajes de superación con valores concretos que luego los residentes trabajan en otras actividades con su "coach" y el director del piso de manera individual.

"No tengo un nuevo camino sino una nueva manera de caminar", "Tú creas tus propias oportunidades", "Atrévete a vivir tu propia aventura" o "Si luchas por lo que quieres tarde o temprano llegará" son algunos de los motivacionales mensajes que les acompañan en su día a día.

También tienen muy en cuenta la comunicación con todos sus compañeros, con los que ya han comenzado a crear un vínculo casi familiar. Cada uno de ellos tiene asignada una función y vela porque sus compañeros cumplan con sus tareas, pero también por su bienestar.

Por ejemplo, los chicos tienen libertad para entrar y salir de la casa, pero cada vez que uno de ellos deja la vivienda tiene la obligación de anotar en una pizarra en la cocina que ha salido y dónde se encuentra. De esta manera todos saben quién está en casa en ese momento.

En cuanto a cómo es la vida diaria en este piso, Herculano, de Guinea Ecuatorial, nos explica que siguen una rutina diaria que comienza con la ducha y el desayuno. Una vez que ya ha arrancado el día cada uno de ellos cumple con las tareas domésticas que tiene asignadas (lavar la ropa, limpiar alguna zona de la casa, la comida...), que están anotadas en la puerta de la nevera junto a todos los horarios.

También toman decisiones sobre la gestión de la economía doméstica de manera conjunta. Se sientan a la mesa y analizan los gastos que ha habido en el mes y, con el presupuesto económico que tienen, estudian la manera de mejorar aún más su capacidad de ahorro.

Además de las actividades terapéuticas y formativas (van a recibir clases de inglés y español, por ejemplo, y quienes lo desean aprenden el oficio de sus sueños), el programa también tiene en cuenta otros aspectos importantes como el deporte (consideran que el ejercicio es fundamental para el desarrollo integral de las personas) y el tiempo libre, por lo que los chicos elaboran un plan de tiempo libre conjunto donde priman las actividades gratuitas.

Encontrar un piso donde poder abrir este "Hogar de Nuevas Oportunidades" no ha sido tarea sencilla. Los prejuicios hacia las personas sin hogar y las malas experiencias con proyectos similares como el piso tutelado para Menores que tuvo que ser clausurado en la calle Hortaleza por diferentes problemas legales no les han puesto las cosas nada fácil.

A pesar de ello, no han dejado de buscar un lugar donde poder echar a volar y donde establecer relaciones con el vecindario. Quieren hacer barrio y, por eso, han llamado puerta por puerta a todos los vecinos del inmueble y les han invitado a merendar para que les conozcan y sepan cómo es el proyecto en primera persona.

Otras iniciativas contra el "sinhogarismo"

El Hogar de Oportunidades que acaba de echar a andar da cobertura a una de las necesidades detectadas durante los cuatro años que lleva abierta la Iglesia de San Antón como lugar de asistencia a personas sin hogar, pero no es la única iniciativa de la ONG para acabar con el "sinhogarismo".

Junto a esta vivienda, Mensajeros de la Paz también gestiona otrosotro pisos para personas sin hogar y tres para familias sin recursos en Madrid, así como treinta plazas para personas mayores sin hogar entre sus residencias de La Bañeza (León) y Morata de Tajuña (Madrid).

A ellos se suman los cuatro hogares del programa "Construyendo hogar – Housing First" del Ayuntamiento de Madrid y la EMVS cuya gestión se le ha asignado a la ONG este año y que complementarán a estos pisos para jóvenes sin hogar.

Hector

Que no ponga la direccion exacta del "Hogar de Oportunidades" es señal de algo?



Lo digo porque no creo que los vecinos de un edificio estén muy contentos al meter en su edificio gente con cierta problemática social....y luego dicen de los pisos turísticos, espero ver manifestaciones de las asociaciones de vecinos manifestándose en contra de este piso.



Un pregunta: ¿Que preferís un piso turístico o un piso de realojo donde entran y salen personas con problemas sociales y menores no tutelados?

capa212

Desde luego es mucho mejor esto que el trasiego de indigentes en la iglesia y en el barrio. Estas acciones si que integran y no la perpetuar la exclusión…Pero una pregunta, todo tiene que estar en Chueca? O en el centro de Madrid? Es insostenible…
Etiquetas
Publicado el
16 de enero de 2019 - 07:38 h

Descubre nuestras apps

stats