Un contenedor marrón para residuos orgánicos, una de las novedades del nuevo contrato de recogida

El Ayuntamiento de Madrid hacía públicos el pasado 7 de julio los detalles de los nuevos pliegos de condiciones del contrato de gestión de servicios públicos para la contenerización, recogida y transporte de residuos en la ciudad de Madrid, que se enmarca en el nuevo Plan de Gestión de Residuos 2017-2022.

En cuanto al plazo de ejecución, será de cuatro años (hasta 2020), prorrogable por dos años más, y comenzará el 1 de noviembre de 2016 con importantes novedades en el modelo, que desde el Ayuntamiento esperan mejore los espacios públicos y su limpieza.

Así, se incorporará una recogida especial de cartonaje y vidrio para los comercios y se añadirá un quinto contenedor, de color marrón, en el que se depositará exclusivamente la basura orgánica para su transformación en compost de mayor calidad que el actual.

Esta innovadora experiencia piloto arrancará a finales de año o principios de 2017 en barrios de nueve distritos (Chamberí, Tetuán, Moncloa, Ciudad Lineal, San Blas, Hortaleza, Puente de Vallecas, Arganzuela y Carabanchel), primero entre los grandes generadores de residuos, como hoteles y restaurantes, y luego a nivel doméstico, para trasladarse a toda la ciudad en 2018.

El coste del contrato será de 687 millones de la licitación (35 millones más que el anterior), lo que en cálculos poblacionales supone una subida de 14 euros por habitante más al año (de 39,9 a 53,8 euros por madrileño). Una cantidad que irá aumentando cada anualidad, de acuerdo a la implementación de la fracción orgánica.

Será el primer gran contrato que, además de las condiciones de solvencia económica y técnica, incluirá cláusulas sociales (se tendrá en cuenta, especialmente, la conversión en fijos a jornada completa de contratos temporales, lo que refuerza la exigencia de subrogación y el mantenimiento de la plantilla) y medioambientales (camiones "cero emisiones", informadores ambientales y ambientólogos de apoyo a las campañas de implantación de las fases piloto de la recogida de biorresiduo...).

Cambio de zonificación

La nueva distribución territorial no solo se plantea desde un punto de eficiencia de recursos y economías de escala, también cumple con la obligación, por mandato europeo, de facilitar la concurrencia en servicios públicos. Además, en enero de 2015 la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) dictó una resolución sancionadora por prácticas colusorias a varias empresas en el ámbito de la gestión de residuos en Madrid.

El contrato se divide en tres lotes (ESTE, OESTE y SUR), que serán adjudicados a diferentes empresas, aunque una misma empresa concursante podrá operar hasta dos de los tres lotes. En el caso de Chueca y Salesas, como el resto de barrios del distrito Centro, le corresponde el lote OESTE, en el que también se incluyen Chamberí, Tetuán, Latina, Moncloa-Aravaca y Fuencarral-El Pardo.

En cuanto a la recogida de animales muertos y la fracción de pilas y baterías usadas, serán asumidas en todo el término municipal de la ciudad por la adjudicataria del lote 3 (SUR).

Renovación de la flota de camiones

Renovación de la flota de camiones

Actualmente, el servicio de recogida de residuos se realiza con 428 camiones, 257 de ellos recolectores. De acuerdo a la licitación, todos los vehículos que formen parte de la flota de recogida de residuos deberán ser renovados y el Ayuntamiento cederá el 42,4%: 109 camiones los comparará directamente, tras una inversión de 20,5 millones de euros.

Estos 428 vehículos ser repartirán de manera equitativa entre los tres lotes: 149 prestarán servicio en el 1 (ESTE), 154 lo harán en el 2 (OESTE) y 127 se encargarán del 3 (SUR).

Más información:

Pliegos gestión residuos en la ciudad de Madrid

Pliegos gestión residuos en la ciudad de Madrid

Etiquetas
Publicado el
12 de julio de 2016 - 13:45 h

Descubre nuestras apps

stats