Obras Madrid
La fuente de las conchas vuelve a Plaza de España

Fuente de las Conchas, durante el proceso de instalación al sur de la plaza

Somos Madrid


2

La Fuente del nacimiento del agua, conocida popularmente como Fuente de las Conchas, ha vuelto a ser colocada en Plaza de España. Operarios de la empresa encargada de sus obras colocan estos días cada una de las piezas que la conforman en su nueva ubicación, en el extremo sur de la nueva plaza, camino del Templo de Debod.

Las recreaciones del proyecto ganador de Plaza España en Madrid y su resultado final

Las recreaciones del proyecto ganador de Plaza España en Madrid y su resultado final

El surtidor de forma elíptica fue retirado de la plaza al inicio de las obras y ha permanecido almacenado durante casi tres años hasta que los trabajos avanzaron y ha sido posible su instalación en la zona, una vez acabada la urbanización de todo su entorno.

Esta fuente monumental fue proyectada en el año 1969, fruto de un diseño de Manuel Herrero Palacios, por aquel entones director de Parques, Jardines y Estética Urbana en el Ayuntamiento de Madrid. Las ninfas en genuflexión que adornan sus platos con forma de conchas son obra del escultor murciano Antonio Campillo. Se colocó junto al cruce con la calle Princesa, cerca de la calle Leganitos, para evocar el agua que regaba las huertas que en el pasado poblaron esta zona de la capital.

No es la única novedad que ha llegado recientemente a esta plaza todavía en obras, aunque su parte principal fuera inaugurada el pasado mes de noviembre. Los trabajos siguen avanzando en la zona sur y ya se han colocado algunas de las puertas monumentales para el acceso a los Jardines de Sabatini, actualmente clausurados. Las principales estarán situadas junto a la fuente de reciente creación colocada junto a las escaleras que dan a la Cuesta de San Vicente.

También están rematándose estos días los jardines que dan acceso a la zona más cercana al Templo de Debod, donde se ubican los restos arqueológicos pertenecientes al antiguo Cuartel de San Gil, que aparecieron durante los trabajos de construcción del túnel. Están rodeados de jardines y de bancos corridos de granito, con la misma estética que los dispuestos en el resto del entorno.

Toda esta zona ha sido abierta al público este fin de semana y ya es posible pasear junto a estos restos arqueológicos y contemplarlos de cerca.

En los tres meses que han pasado desde que la Plaza de España fue reabierta al público los operarios han ido arreglando algunos pequeños fallos de diseño en la plaza, la mayoría imperceptibles para los viandantes. Uno de los que se demostraron más necesarios fue la creación de dos caminos de losetas de granito hasta las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza, en la parte posterior del monumento a Cervantes.

El diseño inicial planteó jardines alrededor de ellos, pero la costumbre de sacarse fotos posando junto a Rocinante, muy arraigada entre los madrileños y los visitantes de la ciudad, acabó por hacer desaparecer la vegetación, creando dos senderos que ahora han sido consolidados con la creación de un paso de piedra hasta las escalinatas quedan acceso a las figuras.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats