Calle del Limón: los vecinos de ayer y los de hoy

De San Bernardino a la calle de Monserrat, avanza en cuesta la calle del Limón, una de las pocas del barrio que debe su nombre a una fruta y no a una persona. Los limoneros a los que hace referencia desde hace siglos la calle debieron ser los de alguno de los jardines que hubo allí en la transición del bosque de Amaniel al Madrid urbanizado.

Los vecinos de hoy y de ayer

Encontramos en un portal a dos vecinos a los que pedimos que excarven en su memoria y compartan con nosotros otras calles del Limón. Aurora, de casi 90 años, no tiene recuerdo de que la calle haya cambiado demasiado en realidad, siempre fue, como ahora, calle de tabernas. Se acuerda especialmente de unos traperos que ocupaban el local del bar Río Miño, de la atención con la que escudriñaban cada cucharilla que llevaban en mercancía. Alfonso, de 60, cuenta que hubo en la calle una panificadora bastante importante en un edificio que ya no está, se acuerda de los coloniales de Teodomiro al cruzar la Travesía del Conde Duque y nos dice que nadie menciona ya que además de la fábrica de la Mahou el imponente edificio de ladrillo del final de Limón fue también, y precisamente en la parte que da a la calle, fábrica de hielo.

Otros establecimientos de tiempo de los que hemos tenido noticia son una fábrica de escobas a la altura del 29, de la que sabemos que en los años 30 seguía en activo, y durante muchos años el Colegio de la Purísima Concepción en el 14, nada que ver con el del Luisito Cadalso de Miau (novela de Pérez Galdós), que estuvo a un paso, en la Plaza de los Guardias de Corps.

La calle ha tenido a algunos vecinos ilustres a los que no hemos podido entrevistar aunque ya nos hubiera gustado. En la calle del Limón nació en 1899 Pedro Chicote, el barman más conocido del país. Poco pudo jugar Pedro por la entonces empedrada calle, dado que se quedó huérfano a los siete años y tuvo que ponerse a trabajar en la taberna del vecino mercado de los Mostenses, donde sirvió los primeros tragos mucho antes de convertirse en casero de barra de estrellas en la Gran Vía. Por edad es muy posible que el niño Chicote coincidiera con Eugenio Noel, escritor y periodista bohemio hoy un tanto olvidado, pero de éxito a principios de siglo. Republicano, contertulio de Valle Inclán en el Nuevo Café de Levante y activista antitaurino de principios de siglo, murió en Barcelona sin un duro, tal y como nació en la calle del Limón, donde su padre tenía una barbería.

Otro joven de origen humilde que transitó la calle Limón fue Pablo Iglesias, que trabajó en una imprenta de la calle. Cuenta Gustavo Vidal Manzanares en su biografía del fundador del PSOE que allí vivió un episodio que ayudó a forjar su carácter reivindicativo cuando el dueño le hizo regar el jardincillo anejo a la imprenta. El joven Iglesias le dijo que era tipógrafo y no jardinero y allí le dejó, con sus tintas y su papel.

La calle del Limón en 2010

El primer tramo de calle tiene hoy pocos locales, ninguno hasta llegar a la esquina con la Travesía de Conde Duque, donde un taller de Montesa y Río Miño, un gallego de cierta raigambre, anuncian el tramo de más animación. En esta primera vía el protagonismo lo tiene el lateral del Palacio del Marqués de Santa Cruz, edificio del XVIII que alberga desde los años ochenta viviendas. Justo a continuación adosada, una casita baja muy modesta en ladrillo que contrasta mucho con la arquitectura del resto de la calle. Según nos cuenta Alfonso se trataba de la casa de los guardeses del palacio.

A partir de la travesía y al menos hasta darse de bruces con la plaza de la Guardia de Corps y la callecita del Cristo, la calle de Limón se puebla de las tabernillas y cafés tan habituales en la zona de Conde Duque, a saber: Rustika Café, la Taberna de Abajo, la

Taberna del Limón...

Luego, al llegar a la Plaza de la Guardia de Corps, que en tiempos fue por cierto la Plaza del Limón, se abre un mundo de amplitud y bares, con el cuartel a izquierda y la callecita de pueblo del Cristo a la derecha. Justo en ese tramo tiene casa Blanca Berlín, la factotum de una importante galería donde han expuesto algunos de los mejores fotógrafos del país.

Sobrepasando la placita, y hasta la antigua fábrica de la Mahou, poca cosa hay que alegre la vista, a excepción de La Cajita de Nori, un pequeño restaurante primorosamente decorado con pinturas en el exterior.

Y al final de la calle llega, efectivamente, la antigua fábrica de la Mahou, la que fuera durante años la casa de la cerveza favorita de los madrileños, fundada en 1890 como Hijos de Casimiro Mahou, fabrica de hielo y cerveza. La Mahou se fue del barrio en los sesenta y desde los noventa la cerveza más madrileña ya ni siquiera se hace en Madrid. Tras una remodelación del complejo el edificio fue sede del Archivo Regional, que luego cambió de marca de cerveza para instalarse en su actual sede de la antigua Fábrica de Cervezas El Águila.

Hoy los obreros se afanan en terminar una nueva rehabilitación que, con modernos aditamentos de metal, convertirá el edificio en el Museo ABC de Dibujo e Ilustración. Allí pronto podremos visitar la obra de los dibujantes que durante más de un siglo han adornado las páginas de ABC y sobre todo del antiguo Blanco y Negro. La apertura está prevista para octubre de este año, pero mucho tienen que correr para que las obras estén acabadas y los cientos de miles de dibujos – de Dalí y Juan Gris a Mingote – estén colgados en sus paredes.

Escrito en la pared

Me encanta esta calle. La fachada que mostráis es obra de 3ttman y amigos, de quien(es) habéis hablado otras veces por aquí. Eso sí, luce incluso más con las puertas cerradas.



Saludos.

lopin

esta chula la fachada! pero cuanto tardaran en destrozarla los graffiteros analfabetos d emadrid que son el 90%!

cuestion de semanas!

José Nombela

Dónde quedaron aquellos años en los que la calle del Limón era un trasiego de vecinos que bajaban a la lechería del nº 18 o a la tienda de ultramarinos esquina a la calle del Cristo, a comprar de fiao. Qué agradable algarabío el de la chavalería jugando en la plaza de los Guardias de Corps, aún sin árboles, y en la que a menudo había un borriquillo atado a la fuente pública, objeto de chiquilladas.

Hoy, paseo por entre sus edificios y ya no me parece mi antigua calle. Faltan rostros, tiendas y trajines del pasado, y, sobre todo, algunos edificios como la antigua fábrica de cervezas Mahou, la fábrica de pan, la cestería o la casa del nº 28 donde nací y pasé toda mi niñez. Que poco tiene en común el nuevo edificio del nº 28 que sistituye al antiguo de corredor en el que, debido a la extrechez del espacio de sus cuartos, las muchas personas que en el vivían hacían su vida más de puertas afuera que de puertas adentro.

Agradecido por haberme traído tantos recuerdos, le envío un cordial saludo.

Antonio (Peque o Chiqui)

Como me acuerdo d ela Plaza de los guardias de corps. Hablo de los años 60-70. que gran grupo de chavales éramos. Algunos ya desparecidos´, todos del barrio de Limón, de conde duque, de Juan de Juan, de San Bernardino, de la Travesia... allí nos juntabamos todos los días, nuestros cigarrillos bisontes y antillanas, el bar de Pepe, la tienda mencionada por José Nombela, la tiendecilla de aramelos en Conde Duque, las zarzuelas que se rodaban en el cuartel, El Nani, Tote, Alcalde, El Narpias, Zorrilla, Jesús el Orejas, los Marban, los Morenos, Demetrio el de la Lecheria, Mario, Llamas y Cornejo, El Peque, Rafa, Puli, Amparito, Teresa, Mª Carmen, Merche, Victoria, Pilina, Eusebio el Fonta..... la tienda de patatas fritas en la calle el Cristo, Dani, Rafa, los Gimenos...la garulla y el pan, los solares.....madre mia... que partidos de fútbol en la plaza... que unidos estabamos todos.... el barrio nos queria y nosotros queriamos al barrio... gracias opor publicarlo.

Antonio (Peque o Chiqui)

Perdón en el anterior comentario puse la calle Juan de Juan, es Juan de Dios.

JOSÉ NOMBELA

Hola Antonio: Me agrada que hayas leído y contestado a mi comentario. No te recuerdo de la Plaza, no sé si por que seremos de pandillas distintas o por el tema de apodos. Hablando de apodos, que de chavales todos teníamos, el mío era "el risas". Durante los años60-70, me tocó cumplir con el servicio militar. Quiero recordar y, tal vez, tu seas de la panda de la travesía. La tienda de caramelos que menciono, recurso que era una estanco en el que también nos vendían las chuches. Es curioso, porque no hace mucho, paseando por el barrio, me topé con Eusebio "el fonta" que recuerdo vivía en el 13 de Limón. De mi panda, además de Eusebio "el fonta", recuerdo a "el chamarro" en el bar de Conde Duque, a los hermanos Curro y Daniel, "el choche", Jose el del cuartelillo, ... Qué tiempos aquellos y que lejanos los veo ya. Un saludo.

Goyo Martin

Queridisimos vecinos del barrio gracias por recordarme lo que fue el barrio y la calle del Limon yo recuerdo comercios como el de Morales con Angel y Ricardo con su padre Teodomiro, fruterias como la del Cristo y la de la calva inprentas dos en el trece y lo que es hoy la taberna de Corsp,tambien una cacharreria en travesia,una fontaneria con Manolo y Eusebio,garitos de lumis Del coro al caño La madan o el Naykas seguro que los conoceis.Tambien recuerdo un estanco en conde duque, El bar de Raul, el de pepe, el bar Ezequiel, Graciano El rio miño donde muchos del barrio supieron lo que era el marisco(o algo parecido)talleres de motos como Montesa Iniesta lo mas miserable del mundo imagino que lo paso muy mal en la posguerra(todos lo pasaron mal pero no eran tan miserables,desde aqui recuerdos a sus hijos pepe y a la solterona magui.

fletcher79

Interesantisimo artículo, como todos los de la web. Solamente un detalle, la plazuela del Limón estaría ubicada, más o menos, en lo que es hoy el patio de entrada al Museo ABC, o al menos así aparece en los planos de la época.

José Nombela

Ahora que veo que más de uno lee este artículo de nuestro antiguo barrio, quiero preguntaros:



¿Alguno recuerda ver corretear y pasear junto a su familia por la calle del Limón, aún niña, a la malograda actriz Imma de Santis?



Qué lástima de muchacha.

Gutiérrez Menéndez Pasión

yo nací en el 16 de limón 1º derecha,bueno yo y tooooda mi familia ..madre,tias,primos,hermanos...tooodos nacimos hay,el 16 de limón es una corrala,que ni se como se mantiene en pie,y claro que recuerdo todas esas historias que contáis,el señor morales sus hijos angel y ricardo..su mujer gene,a graciano y sus borracheras,a marcelína y su lechería,al señor nemesio que tenia la fruteria en cristo..el taller de motos del nº 13...la electricidad del señor enrique en el 14,la bodega del señor ezequiel ..que luego su hijo hizo bar ,,el barcito de la travesia que se llamaba "la mina" que ponian unas gambas a la plancha de muerteeee....

Angel

Estoy buscando datos sobre una pescadería llamada Pablo que pudiera haber estado en el número 16 de la calle Limón. Si alguien tiene inforamción que la deje en esta misma página. Saludos a todos.

Leny

Nadie ha comentado la señora Pilar que tenía un puestecito de caramelos al lado de las motos, donde me compraban por entonces Pirulis y sombreritos (años maravillosos) no teniamos móviles ni nada parecido, hacíamos yoyos con los carretes de la máquina de escribir y con botones, teléfonos con los tarros de yogur, jugábamos en la calle al,pañuelo , escondite etc. Yo contaba cuentos a los niños y puedo asegurar que fue una época preciosa.

Ah la hija de los dueños de la fábrica de escobas era amiga mía y se llama Teresa

Cibeles

He descubierto este blog por pura casualidad. Impresionadísima estoy con el comentario de José Nombela sobre Inma de Santis. Os informo que su madre todavía vive en la calle Limón. Yo ya le he informado y ella estaría encantada de compartir un rato con quien o quienes quieran para aportar todo lo que ella recuerda de la zona. Lleva viviendo en la misma casa 78 años. Su memoria es prodigiosa. También informo que Inma de Santis tiene un blog que seguro os gustará ojear a los que la recordáis. Podéis escribirme al correo que dejo abajo. Un saludo. Cibeles

Luis

Es el numero 8 de la calle Limón esquina a Travesía del Conde Duque el Palacete de la Condesa?

juan josé azcona azcona olóndriz

Buenos días amigos. Muy interesante vuestra web y el artículo sobre la calle del limón. Sólo comentaros que hay un dato que deberíais contrastar. La Plaza del Limón no estaba situada en la actual Plaza de Guardias de Corps. La Plaza del Limón estaba situada en el local que ocupaba la fábrica de Mahou, Precisamente este fue uno de los elementos de conflicto en los últimos años. El terreno, que era público, se cedió durante 99 años a la fábrica Mahou. Cuando llegó la hora de la reversión al ayuntamiento este lo vendió a una empresa que construyo las viviendas que hay actualmente y los garajes. Hay mucha documentación en el ayuntamiento sobre ese proceso.

La casa que actualmente es Montserrat 34 y desde donde se puede ver toda la calle del Limón en las escrituras originales figura como Plaza del Limón 1, bastante alejada de lo que es actualmente la Plaza de Guardias de Corps. También hay otro detalle curioso. A la calle del Limón dan balcones de unas casas que por la otra parte dan a una antigua calle actualmente cerrada que partía del callejón del Cristo.

Un cordial saludo y muchas gracias por vuestras informaciones.

JOSEP LLUIS VAZQUEZ CARRERA

El meu pare José Luis Vazquez Cervela Ruiz Diosayuda va neixer al número 6. Per a mi sempre ha estat un lloc màgic

Des de Figueres , un sincero abrazo y gracias por Vuestro trabajo
Etiquetas
Publicado el
10 de mayo de 2010 - 11:02 h

Descubre nuestras apps

stats