La portada de mañana
Acceder
El mapa de todas las inmatriculaciones de la Iglesia
¿A qué enfermos crónicos vacunar primero?
Opinión – No, no ha lugar, por Esther Palomera

George Santayana: un filósofo de talla mundial que nació en San Bernardo

santayana

Seguro que habéis escuchado la cita aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo. Probablemente no sabéis quién la pronunció, sin embargo, porque su autor, pese a ser español, no ha tenido aquí el mismo reconocimiento del que ha gozado en Estados Unidos, donde desarrolló la mayor parte de su carrera como filósofo, poeta y ensayista. Hablamos de George (o Jorge) Santayana (1863-1952).

Hijo de Josefina Borrás y del zamorano Agustín Ruiz de Santayana, nació en el número 69 de la calle de San Bernardo. En realidad, la placa está colocada sobre otra casa, que ocupa la finca donde estaba el inmueble original, ya desaparecido, en San Bernardo 67.

Santayana permanecería en Madrid sólo hasta los tres años, cuando su familia se mudó a Ávila primero y, en 1872, a Boston. Estudió en la Universidad de Harvard, donde posteriormente dará clase de Filosofía. Con problemas para encajar en la institución, abandonó la universidad para viajar por Europa con la herencia familiar.

Satayana fue portada de la revista Times, piropeado por Bertrand Rusell y una figura intelectual de nivel mundial, pero nunca encontró eco en una España que apenas había pisado y cuyo Régimen recelaba de su homosexualidad y ateísmo.

En 1980 ABC dedicaba una página completa  al filósofo, con un artículo titulado Un madrileño sin calle. El texto acababa lamentándose de que no hubiera calle en su honor en Madrid "ni una lápida lo evoca en la casa de la calle San Bernardo donde nació". Años después, en 2013, el Ayuntamiento de Madrid cumplió este último deseo de Antonio Manuel Campoy, que firmaba la página, y hay quien sigue reclamando también la calle desde la prensa.

"Mi vida ha transcurrido durante la peor época de su historia", dijo para explicar su retiro a un convento de Roma (pese a ser ateo), en lugar de a algún paraje tranquilo de su añorada Ávila. Antes, también había preferido vivir en París y en Oxford, aunque nunca quiso aceptar la nacionalidad norteamericana.

En la sección Su nombre en una placa recogemos las semblanzas de los vecinos y vecinas de Malasaña que figuran en las placas conmemorativas del Ayuntamiento de Madrid para que conozcas más de sus vidas.

Más información:

Más información:

Etiquetas
Publicado el
30 de julio de 2017 - 13:35 h

Descubre nuestras apps

stats