La quinta ola de Covid-19 desborda la atención primaria en Malasaña, el barrio con más positivos en la Comunidad de Madrid

Entrada al centro de salud Palma Norte, en Malasaña

El ambulatorio de la calle Palma está desbordado por el coronavirus. La abundancia de positivos en las últimas dos semanas en Malasaña, unido al periodo de vacaciones, ha hecho que los pacientes que quieran pedir cita tengan que esperar entre una y dos semanas para conseguir ser atendidos por los profesionales del centro de salud, según denuncian los vecinos y ha podido comprobar este periódico.

La quinta ola de Covid-19 sube rápidamente y Madrid vuelve al riesgo extremo: estos son los distritos con más contagios

La quinta ola de Covid-19 sube rápidamente y Madrid vuelve al riesgo extremo: estos son los distritos con más contagios

Según el último informe de la Consejería de Sanidad, la de Palma-Universidad es el área de salud sanitaria con mayor incidencia del coronavirus en toda la Comunidad de Madrid, su tasa de nuevos contagios es de 600 por cada 100.000 habitantes. Es decir, 154 positivos entre sus vecinos en las últimas dos semanas. Es una de las más elevadas de toda la pandemia en el barrio y la abundancia de casos y contactos de Covid-19 ha colapsado el sistema en los últimos días.

Si un paciente tiene síntomas de haber contraído esta enfermedad, en el teléfono de información de Covid-19 le derivan a que llame a su centro de salud para pedir cita con un especialista. Cuando llama, le dicen que la primera consulta disponible es para dentro de al menos seis días. Hasta entonces no puede hacerse una PCR, test de antígenos o similar, ni tampoco sabe si se tiene que confinar o avisar a los contactos de sus últimos días días, porque no ha confirmado si es portador del virus.

En el caso de los contactos de positivos ocurre lo mismo. Incluso estos pacientes pueden llegar al final de su cuarentena de 10 días sin haber conseguido hablar con un médico. Es el caso de un vecino de la zona de Conde Duque contactado por Somos Malasaña, que tuvo el último contacto con un positivo el pasado fin de semana, que se confirmó días después: en el centro de salud de Palma le ofrecen cita para el 21 de julio, cuando se acabaría su hipotética cuarentena. Ningún rastreador le ha llamado y el confinamiento solo depende de lo que ha leído o le han aconsejado sus allegados, porque ningún profesional sanitario le ha indicado lo que tiene que hacer. "No tiene sentido que cuanto haya terminado la cuarentena me den cita", lamenta.

Las dilaciones son aún mayores para el resto de la atención primaria del centro. En función del profesional que tenga asignado cada paciente, la espera para la primera cita puede ser para dentro de dos semanas, como ha podido comprobar este periódico.

Explosión de casos en Malasaña y Chueca

El colapso del sistema de citas en Palma coincide con un fuerte incremento en la incidencia del coronavirus en Malasaña durante la última semana, que también se ha extendido a barrios aledaños como Chueca y Sol-Letras. El distrito Centro es el que mayor proporción de nuevos casos acumula en la ciudad durante una quinta ola que está registrando numerosos contagios entre jóvenes, especialmente en el grupo de 15 a 29 años de edad.

En el caso de Centro se aprecia una gran diferencia entre los barrios del norte y del sur, donde la incidencia del coronavirus es notablemente inferior. Todas las zonas básicas de salud, no obstante, se encuentran en riesgo extremo por Covid-19, que la Organización Mundial de la Salud establece a partir de los 250 nuevos casos por cada 100.000 habitantes.

A día de hoy, la incidencia acumulada en Malasaña ya ha superado el pico de contagios que se alcanzó durante la cuarta ola de la enfermedad (549), aunque todavía está lejos de llegar a la alcanzada durante el pasado verano, durante la segunda ola (781), y del máximo al que se llegó a principios de febrero, después de la tercera ola, laque vino a continuación de las vacaciones de navidad (1.239), como muestra el gráfico publicado sobre estas líneas.

La evolución de esta quinta ola es una incógnita, en un contexto en el que gran parte de la población se encuentra vacunada y el coronavirus se está extendiendo principalmente entre los grupos de población que no han recibido la primera dosis o la pauta completa de vacunación. Desde esta semana ya se está inyectando a los mayores de 16 años en toda la región.

Etiquetas

Descubre nuestras apps