Triball pone sus ojos en el mercado de Mostenses

No es la primera vez que se anuncia un plan para la rehabilitación del Mercado de los Mostenses, ni que vemos bocetos y proyectos de lo que parece que se va a hacer en este mercado tan vivo como necesitado de una buena intervención, algo que debería haber puesto en marcha ya el Ayuntamiento dentro de su Plan de Innovación y Trasformación de los Mercados Municipales de Madrid, iniciativa que está a punto de cumplir 10 años. Sí es en cambio novedad que se anuncie que quien está detrás de este nuevo intento de transformación del mercado, del que informaba el fin de semana pasado el diario El Mundo, sea el grupo inversor Triball, que financiaría con dinero privado una idea del estudio Rehabitar que estaría más en consonancia con lo que los comerciantes de Mostenses vienen reclamando desde hace año y medio: una reforma integral, sin demolición ni nueva construcción, que contemplara terrazas sobre la cubierta del edificio como solución recaudatoria para hacer frente a las obras que son necesarias acometer.

Con este proyecto, Triball ampliaría su radio de acción a toda la zona de la trasera de Gran Vía comprendida entre las calles de Fuencarral y San Bernardo, triplicando prácticamente el territorio en el que viene actuando como gestor inmobiliario y creador de un 'barrio marca': el triángulo formado por las calles Ballesta, Corredera Baja de San Pablo y Desengaño.

'Zurciendo' el mercado

'Zurciendo' el mercado

Miguel Ángel Santa, arquitecto responsable del nuevo proyecto de Los Mostenses, y socio de Rehabitar junto con Eduardo Moreno (ambos a su vez cabezas visibles de la marca Triball), indicaba en El Mundo que el edificio de los Mostenses no tiene problemas estructurarles ni fisuras, "sino un deficiente mantenimiento", por lo que la actuación sobre el mismo que propone es la del "urbanismo de zurcido: en lugar de tirar abajo lo que hay y volver a construirlo, de lo que se trata es de recuperar los espacios que se han devaluado".

En ese 'zurcido' del que habla Santa, el actual mercado crecería dos alturas y en su azotea, con suelo de cristal pisable, se instalarían terrazas descubiertas y ajardinadas, generando una especie de plaza en altura. El edificio aumentaría un 25% su superficie y eso supondría ganar 400 metros cuadrados que se destinarían a restauración y 700 metros cuadrados más, en los que abrirían 40 nuevos puestos de alimentación.

En contrapartida a la inversión necesaria para llevar a cabo la reforma integral de los Mostenses, estimada en unos seis millones de euros, Triball gestionaría todos los nuevos espacios surgidos mediante una concesión administrativa que expiraría en el 2037, según El Mundo. La ubicación del mercado, junto a plaza de España y Gran Vía, lo convierte en una de las zonas comerciales más apetecibles de la ciudad.

Al parecer, todo el proyecto contaría con el beneplácito del concejal del distrito Centro, David Erguido, podría iniciarse en el mes de mayo de 2014 y estaría concluido 18 meses más tarde. Además, durante la reforma del edificio, los 87 comercios que en él operan en la actualidad no tendrían que cesar su actividad. Se arreglarían techos, suelos y paredes y se adecuarían  instalaciones comunes, mientras que correría por cuenta de cada comerciante la renovación de sus propios puestos.

El mercado de Los Mostenses es uno de los más animados y concurridos de la ciudad. En los últimos años, la comunidad latinoamericana y la asiática ha animado de manera admirable su actividad. En él no existen puestos vacíos e, incluso, sirve como 'activador comercial' de las calles de alrededor -Álamo, Antonio Grilo, Beatas, General Mitre, Ricardo León y García Molina-, donde han abierto numerosos comercios y almacenes de alimentación, especialmente asiáticos.

         MÁS INFORMACIÓN SOBRE TRIBALL



La encrucijada de los mercados tradicionales



Con cada remodelación, los mercados de barrio del distrito han ido haciendo guiños a la modernidad cuando no, directamente, entregándose a ella y a la colonización de productos de precios turísticos. El de San Miguel y el más reciente de San Antón son ejemplos de ello. Tanto Ayuntamiento como promotores de esta reforma de Mostenses, al igual que la gestora de comerciantes que guía el mercado, han manifestado que no desean que  en éste suceda algo parecido y que apuestan por mantener su carácter de mercado de vecindad y de servicio al ciudadano. En idénticos términos se han pronunciado los responsables municipales con el nuevo Mercado de Barceló, cuyo estreno es de esperar que se produzca a partir de febrero de 2014. Recientemente, la profesora Sara González, de la Escuela de Geografía de la Universidad de Leeds (Gran Bretaña), abordó el tema de los mercados tradicionales en una interesante coferencia ("Los mercados tradicionales: entre el declive y la gentrificación") que puedes escuchar pinchando en este enlace.

Helter Skelter

A mí el boceto me parece de una estética muy viejuna. Me recuerda a las peores soluciones de Azca o a la zona comercial de las plantas superiores de Chamartín. Un sitio en donde sólo funcionó la macrodiscoteca Macumba.



Se dice que el mercado actual no tiene problemas estructurales, que necesita un lavado de cara. Si toda la operación se calcula que cuesta unos 6 millones de euros y se va a recrecer dos plantas y aumentar el volumen del edificio en un 25%, es fácil llegar a la conclusión de que el grueso de la inversión irá a parar a la parte nueva, al nuevo negocio. Es decir, metemos un millón y medio o dos y con una manita de pintura dejamos al antiguo mercado como nuevo. Es un decir.

Y a cambio de meter otros 4 millones, ganamos miles de metros cuadrados a dos metros de la Gran Vía para instalar restaurantes y bares.

Señoras y señores, a mí esto me huele al clásico pelotazo.

Uno más en los tiempos que corren.

Vivaldi

Estaba pensando en que me recordaba la estética fracasada de AZCA, con sus rincones, escaleras y urbanismo fallido, y leo que ya hay un comentario en esa dirección. Es una estética muy rancia y fracasada. Yo lo siento pero los mercados tradicionales no me gustan y no compro en ellos y menos en este que huele desde la Gran Vía. Da asco.

Rosa

Ya se van a cargar la autenticidad del único mercado vivo de Madrid, vivo con gente normal, variopinta, multicultural... y lo van a convertir en una nueva pijada en la que ya no podremos comprar las cosas como solíamos hacerlo antes. Adiós a Mostenses y sus curiosos alrededores. Ascazo de Triball y sus buitres leonados. Quedaros en vuestras lindes, coño!

Javier

¿Mostenses es "el único mercado" vivo de Madrid? O las ganas de atacar a triball ciegan la razón o el que ha escrito eso no ha pisado un barrio de Madrid en su vida
Etiquetas
Publicado el
6 de noviembre de 2013 - 11:27 h

Descubre nuestras apps

stats