La portada de mañana
Acceder
La negativa de Madrid a cerrar bloquea el plan de Sanidad para Semana Santa
Villarejo sale de la cárcel con la mitad de sus grabaciones aún encriptadas
Opinión - Hablemos del exdirector del CNI, por Neus Tomàs

La fórmula de Peugeot contra la incertidumbre: menos compra y más alquiler de modelos electrificados

La familia electrificada de Peugeot.

P. U.

La tenencia en propiedad de un vehículo ha dejado de ser hace tiempo una meta a la que se aspire de manera incondicional, y mucho menos entre la población más joven, para la que el coche no suele ser ya un objeto de deseo per se. Los reveses económicos tampoco ayudan precisamente a incentivar la compra tradicional, como tampoco lo hacen la reciente subida de precios por la entrada en vigor definitiva del ciclo de homologación WLTP ni otras incertidumbres de diverso signo.

A la falta de certezas se suman en los tiempos actuales las dudas, naturales entre los usuarios, sobre el tipo de tecnología que se impondrá en el futuro -el hidrógeno es ahora mismo la panacea de los entendidos-. Y cuando se trata de atarse a un vehículo durante, pongamos, un lustro o una década, incluso quienes están deseosos de estrenar un eléctrico o un híbrido enchufable dan un paso atrás pensando si su inversión no valdrá nada a la vuelta de pocos años debido a los avances vertiginosos en elementos clave como las baterías.

Ante esta situación, son muchas las marcas que ofrecen a sus potenciales clientes la opción de esperar y ver cómo se desarrollan las cosas proponiendo fórmulas alternativas a la compra, proceso que discurre en paralelo al de su propia transformación -forzada también por el cambio social en marcha- de fabricantes tradicionales de coches en proveedores de lo que hoy se llama soluciones de movilidad.

La francesa Peugeot, por ejemplo, tiene claro que la mejor elección en estos momentos de incertidumbre tecnológica es el alquiler a largo plazo, típicamente 48 meses, en lugar de la compra, así como decantarse por modelos electrificados -esto es, eléctricos puros o híbridos enchufables- si el usuario pretende pagar lo menos posible por utilizar su vehículo, como es natural.

Los números parecen dar la razón a la marca del león, a la vista de una comparativa sobre coste total de uso (TCO por sus siglas en inglés) que acaba de dar a conocer. Para elaborarla ha escogido dos de sus modelos más avanzados: el Peugeot 3008 Hybrid, que representa con mucha propiedad a la legión de híbridos enchufables (PHEV) que son la mejor alternativa actual a los omnipresentes diésel de antaño, y el e-2008, un eléctrico puro, y los ha enfrentado a sus correspondientes versiones de combustión interna.

Comenzando por el primero, tenemos que el renting a 48 meses para particulares de Peugeot ofrece un 3008 Hybrid de 225 CV en acabado Allure que, ya de entrada, es más económico que el de un diésel BlueHDi de 130 CV con cambio automático EAT8: 525 frente a 547 euros. En cuanto a gastos, este último precisa de 113 euros mensuales de gasoil, supuesto un consumo medio de 6,5 litros/100 km y un precio del combustible de 1,05 euros/litro. El PHEV supone 37 euros al mes sumando la gasolina y la electricidad, calculados con base en un consumo de 21 kWh/100 km en modo eléctrico y 6 litros de carburante en híbrido, y con el precio de la gasolina a 1,15 euros/litro y el de la electricidad, en tarifa supervalle, a 0,05 euros/kWh.

Echadas las cuentas, el cliente que opta por el alquiler deja de gastar unos 76 euros mensuales en combustible, que, sumados a los 22 de la cuota, hacen un total de 98 euros. Multiplicados por los 48 meses del renting, donde no hay que desembolsar ninguna cantidad como entrada ni como cuota final, el ahorro se va a 4.704 euros en lo que dura el contrato.

Recordemos que el renting incluye mantenimiento en servicio oficial, cambio de neumáticos, seguro a todo riesgo sin franquicia, servicio de gestión de multas y asistencia en carretera todos los días del año. Y también que tanto los híbridos enchufables como los eléctricos disfrutan de una serie de beneficios -mensurables y de otra índole- por la etiqueta Cero emisiones que lucen en el parabrisas.

Para no ser parciales, al cuadro que pinta Peugeot hay que añadirle en verdad los gastos que le corresponderán al usuario si quiere disponer de un punto de carga en su domicilio, además del muy posible cambio en el término de potencia que tenga contratado con la empresa eléctrica que le presta servicio.

Si se compara el 3008 PHEV con la versión de gasolina PureTech de 130 CV y cambio EAT8, este cuesta 12 euros más al mes (537 euros) y se lleva 143 euros en carburante, con un consumo medio de 7,5 litros/100 km. El ahorro alcanza aquí los 106 euros mensuales en combustible y los 5.664 euros en el cómputo global.

Coste del eléctrico frente al de combustión

La comparativa de coste total de uso entre el e-2008 y sus versiones térmicas asimilables presenta un aspecto algo diferente, pero arroja parecidas conclusiones. En este caso, la cuota es mayor en el eléctrico, 566 euros, por los 461 de un 2008 Allure BlueHDi 130 CV EAT8. La diferencia se enjuga considerando los 105 euros mensuales de gasóleo frente a los 13 euros de electricidad que paga el vehículo de baterías.

Al final, son 6 euros más al mes los que hay que pagar por este, pero se antoja poco sobreprecio si a cambio uno puede disfrutar de aparcamiento gratuito en el centro de la ciudad, acceso ilimitado al mismo, descuentos en peajes y otros privilegios.

Con respecto a un 2008 de gasolina de 130 CV y cambio EAT8, que gasta 7 litros/100 km, el e-2008, que consume 16 kWh/100 km, presenta una cuota 37 euros más cara y 121 euros menos de gasto en energía al mes. Al término de los 48 meses de alquiler, el usuario del eléctrico se ahorra 4.368 euros en comparación con el del modelo de combustión interna.

Etiquetas
Publicado el
17 de febrero de 2021 - 14:54 h

Descubre nuestras apps

stats