La portada de mañana
Acceder
Los expertos alertan de que situar la Navidad como horizonte es un error
Madrid y Extremadura optan por el toque de queda laxo a pesar de estar en riesgo alto
Opinión - Si esto es una guerra, España va perdiendo, por Esther Palomera

La Policía Nacional reclama instalaciones "dignas y seguras" para coordinar la llegada de cientos de migrantes en pateras a Murcia en plena pandemia

Un grupo de argelinos en una de las carpas habilitadas

Las cinco organizaciones sindicales representativas de la Policía Nacional (JUPOL, SUP, SPP, CEP y UFP) se han unido en la Región de Murcia para reclamar una solución a las condiciones en las que desempeñan su trabajo los agentes destinados en el Puerto de Escombreras en materia de inmigración. "Los compañeros, y los migrantes que llegan a nuestras costas vía patera, necesitan unas instalaciones dignas y seguras", explica a elDiario.es Región de Murcia Alfonso Gálvez, portavoz de los sindicatos.

Gálvez se refiere al campamento instalado hace unos meses, tras el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), en el Muelle de Escombreras del Puerto de Cartagena, en una zona retirada de la ciudad, expuesta a las condiciones climatológicas -con temperaturas de más de 40º en verano-, con carpas a modo de refugio y -según denuncian desde los sindicatos- con medios precarios en cuanto al dispositivo de acogida: "Hay pocos aseos, una sola ducha, tienen que dormir con mantas en el suelo y no disponen de retén médico", denuncian algunos agentes.

Los CIE echaron el cierre - a instancias del Gobierno central- el pasado mes de mayo; en plena primera oleada de la COVID-19. El riesgo de contagios en estas instalaciones era elevado, y las repatriaciones tuvieron que cancelarse al cerrarse las comunicaciones con los países de destino de los migrantes que consiguen alcanzar España. El cerrojo en los CIE no ha frenado la llegada de pateras a las costas españolas. Solo a la Región de Murcia han arribado en lo que va de año por vía marítima más de 2.100 inmigrantes, frente a los cerca de 1.500 que lo hicieron en 2019. El sábado pasado, en menos de 24 horas, las costas murcianas vieron atracar a 31 embarcaciones clandestinas en las playas de Mazarrón, La Unión, Águilas y Cartagena. Viajaban con 454 argelinos a bordo, un 29% del total que lo consiguió el año pasado.

Gálvez reclama en nombre de los sindicatos policiales a los que representa la construcción por parte del Gobierno central de un Centro Temporal de Atención de Inmigrantes (CATE), "en Canarias se va a levantar uno con carácter urgente". Máxime, reclama, "en la situación epidemiológica en la que nos encontramos". La solución "tiene que ser a largo plazo" porque -explica- las costas murcianas son un destino dentro de la ruta de las mafias argelinas. Fuentes policiales aseguran que más de un millar de argelinos espera su turno para realizar el viaje.

El Gobierno de España proyecta un CATE en Cartagena

El delegado del Gobierno, José Vélez, que ha escuchado todas sus reivindicaciones este viernes en una reunión de hora y media, comparte con ellos la necesidad de crear un CATE en Cartagena y les ha trasladado que el Gobierno de España trabaja para convertir en realidad un proyecto que, ha recordado, fue bloqueado y descartado por el anterior presidente de la Autoridad Portuaria, Joaquín Segado, del Partido Popular. El delegado del Gobierno les ha adelantado que va a pedir a la Autoridad Portuaria que ceda de manera provisional una parcela industrial en desuso ubicada en el Puerto de Escombreras para la atención temporal de los inmigrantes.

Estos dos meses "las condiciones de trabajo han sido muy duras, a 40 grados al sol, sin agua y sin cobijo", se queja Gálvez al tiempo que señala que la Policía Científica y la de Extranjería se ha tenido que desplazar al muelle a realizar los protocolos de recepción, toma de huellas e identificación de los migrantes, en su mayoría todos argelinos. "Cruz Roja pone a nuestra disposición traductores para poder facilitar la tarea".

Las tiendas que se han habilitado -apunta- "son insuficientes, tenemos muchas veces problemas de espacio aunque se han ido instalando más en las últimas semanas". Lo mismo ha sucedido con los aseos, que este sábado tuvieron que triplicarse -según relatan fuentes policiales- dado el elevado número de personas que alcanzaron las costas murcianas. Los sindicatos ponen el acento en que el dique en el que se levanta el campamento temporal se inunda en invierno y las olas se pueden llevar las tiendas con el peligro que puede suponer para los inmigrantes y para los policías.

Este miércoles el Ejecutivo central anunciaba la reapertura de los CIE. "Se van a retomar también las repatriaciones", advierte Alfonso Gálvez, para quien ha habido un "efecto llamada" en los últimos meses. La construcción del CATE, considera, serviría para poder realizar un mejor control de los migrantes durante el tiempo que permanecen bajo custodia policial, "donde nuestros compañeros puedan prestar su servicio en unas condiciones adecuadas de seguridad, sin tener que soportar las adversidades climatológicas en la dársena de Escombreras". En octubre, dicen, empiezan a bajar las temperaturas y "no hay donde refugiarse del frío".

Más de 130 colectivos han firmado este viernes un comunicado ante la reactivación de los CIE en el que denuncian el reinicio del internamiento de las personas que llegan en patera a las costas españolas. "Nos oponemos frontalmente a las detenciones en estos espacios de vulneración de derechos y sufrimiento y apelamos a que las autoridades competentes acaben definitivamente con esta medida desproporcionada e injusta".  

Etiquetas
Publicado el
25 de septiembre de 2020 - 16:17 h

Descubre nuestras apps

stats