Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El Supremo se contradice para intentar tumbar la amnistía
CRÓNICA | Sánchez abona las deudas pendientes para amarrar el apoyo de ERC a Illa
OPINIÓN | Estese a lo acordado, por Elisa Beni

Ni de EH Bildu ni socialista: la izquierda explora un candidato de transición de otro partido para gobernar en Pamplona

El candidato a la Alcaldía de Pamplona por Geroa Bai, Koldo Martínez.

Rodrigo Saiz

8

El sábado 17 de junio, día en el que se conformarán los ayuntamientos, muchas miradas estarán puestas en Pamplona. La capital de Navarra puede convertirse en el escenario de una operación coordinada de la izquierda para evitar un nuevo Gobierno municipal de UPN, ganador de las elecciones ahora de nuevo en solitario pero sin una mayoría suficiente que le garantice el bastón de mando, incluso con el apoyo del PP del tránsfuga Carlos García Adanero. Ante el veto que se han interpuesto de manera recíproca EH Bildu y PSN para darse la Alcaldía, aunque ambos partidos se necesitan para garantizar también la continuidad de un Gobierno foral progresista liderado por la socialista María Chivite, se ha comenzado a gestar entre las fuerzas de izquierda una tercera vía. El plan -necesariamente un parche temporal- consistiría en investir alcalde a uno de los dos candidatos con menor representación, Koldo Martínez (Geroa Bai, dos escaños de 27) o Txema Mauleón (Contigo/Zurekin, sin más compañeros). Se buscaría, en definitiva, un candidato de consenso que contara con el apoyo de los socialistas y de EH Bildu para impedir un nuevo Ejecutivo de la derecha, ahora liderada por Cristina Ibarrola.

UPN ganó las elecciones en Pamplona con nueve concejales, lejos de la mayoría absoluta de catorce ediles, pero suficientes para hacerse con la Alcaldía si no hay otra candidatura que reúna esos apoyos. Del otro lado, EH Bildu con ocho concejales necesita del apoyo del PSN, con cinco, para gobernar. La candidata socialista, Elma Saiz, ya ha descartado ese escenario y ha retado a la coalición abertzale que sean ellos quienes les den sus votos para ser alcaldesa, al igual que hizo HB con el socialista Julián Balduz en 1979. La argumentación que hace el PSN es que trasladan a Pamplona el mismo formato que en Navarra: tripartito con Geroa Bai (la coalición de Socialverdes y PNV) y Contigo/Zurekin (Podemos, IU, Equo, Alianza Verde y Batzarre, el pequeño partido local de Mauleón). “PSN + Geroa Bai + Contigo/Zurekin sumamos 28.732 votos; EH Bildu 27.752”, escribió en Twitter Saiz, exconsejera y muy próxima a Chivite. Sin embargo, Joseba Asiron, de EH Bildu y alcalde de 2015 a 2019, también ha rechazado esa posibilidad.

Así, si el 17 de junio EH Bildu y PSN no coinciden en el sentido de su voto, Cristina Ibarrola será la alcaldesa de Pamplona por ser UPN el partido con más concejales. Pero los socialistas no están dispuestos a hacer alcalde a Joseba Asiron, quién ya estuvo al frente del Ayuntamiento de Pamplona entre 2015 y 2019 con el PSN en la oposición, y a quien acusan de “imponer” el euskera en las escuelas infantiles o en la plantilla orgánica del Ayuntamiento y la ikurriña “ondeándola en el balcón consistorial el seis de julio” durante el Chupinazo de los Sanfermines. Saiz también responsabiliza a EH Bildu de los altercados de la calle Curia del año pasado, en los que varios policías y miembros de la corporación municipal resultaron heridos en la procesión del 7 de julio, el día grande de la ciudad. Y no solo eso, desde el PSN son conscientes del contexto político en el que tocará negociar los ayuntamientos, inmersos en plena precampaña de unas elecciones generales, y sabedores de que cualquier acercamiento a EH Bildu origina un frente político para el PSOE en Madrid.

Tampoco Asiron quiere investir a la candidata socialista. El exalcalde de EH Bildu saca músculo por “ser la fuerza progresista más votada y la única que ha crecido” y reivindica su posición “para liderar las conversaciones” de un nuevo Gobierno municipal. Para ello además, desde EH Bildu comienzan a jugar con su otra baza, el que en sus manos esté la investidura de la socialista Chivite como presidenta de Navarra. El coordinador general de la coalición abertzale, Arnaldo Otegi, ya ha puesto en duda el apoyo de EH Bildu a los socialistas, con quienes está legislatura ha pactado los cuatro presupuestos. “Tú no le puedes decir a la gente 'yo llevo cuatro años aprobando los presupuestos con EH Bildu, llevo haciendo acuerdos con EH Bildu, pero ahora no me gusta nada EH Bildu', porque no es creíble”, ha explicado.

Un candidato de consenso

Para evitar que el veto entre EH Bildu y PSN termine con UPN en la Alcaldía, las otras dos fuerzas de izquierdas que han logrado representación en el Consistorio, Geroa Bai y Contigo/Zurekin, ya se han ofrecido para liderar un Gobierno progresista con un candidato de consenso. Es una tercera vía que no descartan desde las filas socialistas y que Asiron, aunque por el momento lo rechaza, podría aceptar antes de un nuevo mandato de la derecha. “Asumo que el desbloqueo de la situación puede venir de dar un paso adelante. Desde Geroa Bai nos ofrecemos para liderar esa propuesta de Gobierno municipal progresista, plural y transversal para una Pamplona que ha votado progresista”, ha señalado este miércoles el candidato de Geroa Bai, Koldo Martínez. También se ha ofrecido como candidato-puente Txema Mauleón, el único concejal de su formación en el Ayuntamiento. “Son fórmulas posibles con un número humilde pero capaz de concejales”, ha apostillado Koldo Martínez.

De lograr el consenso de EH Bildu y PSN, la operación dejaría un escenario insólito en Pamplona: un alcalde de un grupo municipal con apenas dos, o incluso un, concejal. Algunas fuentes consultadas indican que, pasado el actual contexto electoral y de negociaciones en Navarra, este parche podría ser ya sustituido por otros acuerdos más estables. Porque, de nuevo, sería necesario el concurso conjunto de EH Bildu y PSN para sacar adelante unos presupuestos, por ejemplo.

En la mesa paralela, la de la negociación del Gobierno foral, este jueves la socialista María Chivite tendrá una primera toma de contacto con quienes esta legislatura han sido sus dos socios de Gobierno, Geroa Bai y Contigo/Zurekin, para “empezar a explorar un nuevo Gobierno de progreso para nuestra comunidad”, apuntan desde el PSN.

Etiquetas
stats