Pamplona recupera las llaves de dos puertas de su muralla halladas por los Traperos de Emaús

Las llaves de la muralla de Pamplona encontradas por los Traperos de Emaús

Traperos de Emaús ha recuperado dos de las llaves que abrían antiguos portales de la muralla. La entidad ha donado al Ayuntamiento estas dos llaves de los portales de Taconera y San Nicolás que han sido encontradas en una recogida domiciliaria.

Traperos de Emaús se encarga de la recogida selectiva de las mancomunidades de Navarra y, en su labor de recuperación, en 2020 se hizo cargo de más de 11.000 toneladas de residuos que intentan, en la medida de lo posible, reciclar y reutilizar. A veces, entre los desechos, hacen hallazgos de valor histórico, cultural o artístico.

Es el caso de dos llaves 'de uso' antiguas que corresponden a las puertas de San Nicolás y Taconera, portales que, con otras cuatro entradas monumentales, cerraban el perímetro fortificado de la ciudad, y que fueron desmontadas a principios del siglo XX para ser reubicadas años después.

Este lunes Marta Lacueva y Jose María García, directores y miembros del equipo de coordinación general de Traperos de Emaús Navarra, Amaia Olaverri, de ese mismo equipo y Alba García, responsable de recogidas especiales dentro de la entidad, han querido devolvérselas a la ciudad en una recepción en la Casa Consistorial presidida por el alcalde, Enrique Maya.

En ella han participado otros miembros de la corporación municipal y han estado también presentes Félix Segura, jefe de sección del Archivo Real y General de Navarra, y Susana Irigaray, directora del Servicio de Museos del Gobierno de Navarra, ha informado el Consistorio pamplonés en un comunicado.

Las llaves fueron encontradas por un equipo de Traperos de Emaús Navarra en una recogida domiciliaria y se detectó su presencia en el momento de la separación de residuos. Una, la de San Nicolás, está unida a un llavero de bronce grabado con el nombre del portal que abría; la otra está inserta en un llavero de madera y cuerda, con una leyenda en papel pegado que la asocia con el antiguo portal de Taconera.

Traperos se puso en contacto con las direcciones del Archivo Real y General de Navarra y del Museo Etnográfico de Navarra que, tras un análisis inicial, pudieron constatar que se trataba de dos piezas únicas, originales y de gran valor para Pamplona. Dada esta importancia, dieron traslado del hallazgo al Consistorio para que este pudiese adquirir las llaves para su custodia y conservación.

El Ayuntamiento de Pamplona ha querido con este acto poner en valor "la encomiable labor que hace diariamente Traperos de Emaús con la recogida de residuos", así como su "labor de concienciación con la protección del medioambiente apostando por la reutilización de muebles y enseres" y, como en este caso, también el trabajo que realizan por "la conservación de nuestro patrimonio".

Como agradecimiento a esta entrega de las llaves, el alcalde ha regalado a los representantes de Traperos de Emaús Navarra una reproducción de la Fachada de la Casa Consistorial.

Seis puertas, siete llaves

En el zaguán de la Casa Consistorial, entre otros objetos íntimamente relacionados con la historia o el ceremonial de la ciudad, como el facsímil del Privilegio de la Unión (carta fundacional), o las tres mazas de plata que desfilan en los actos protocolarios, hay una vitrina que exhibe reproducciones de las llaves de las seis puertas que regulaban el paso a través del perímetro amurallado de Pamplona: Rochapea, Portal de Francia, Tejería, Taconera, San Nicolás y Portal Nuevo.

Fueron fabricadas por el cerrajero Marcos Vergara en 1828 para Fernando VII y Maria Josefa Amalia de Sajonia como regalo protocolario y, ya entonces, reproducían otras anteriores: las que confiscaron los franceses a los portaleros en 1812 y que estaban bajo custodia del virrey de Navarra.

Pero consta la existencia de llaves en la muralla desde 1560. Algunas de las palabras que acompañan a las llaves encontradas por Traperos son un tanto indescifrables, pero en el llavero de bronce consta la inscripción grabada 'Puerta de San Nicolás'. Ahora, las 'llaves de uso' recuperadas por Traperos de Emaús deberán ser estudiadas, catalogadas y depositadas en el Ayuntamiento para su custodia como elementos patrimoniales de la ciudad.

Los portales de Taconera y San Nicolás fueron desmontados en 1906 y 1907, respectivamente y su reconstrucción corrió diferente suerte. El de San Nicolás se volvió a ensamblar en 1929 en la actual calle Bosquecillo, dando entrada al parque de la Taconera, y los escudos del Portal de Taconera estuvieron durante años en los jardines de Antoniutti, hasta que en el año 2002 se reconstruyó la puerta completa en su lugar original.

En la vitrina del zaguán, que inicialmente estuvo en el despacho de Alcaldía, hay una séptima llave, diferente a las demás: la de la Casa de Toriles municipal. Ese inmueble era desde el que la corporación presidía los espectáculos taurinos. La llave es de factura barroca y fue realizada en el siglo XVIII, una época en la que las corridas de toros se realizaban en la plaza del Castillo.

Más de 11.200 toneladas de residuos

Traperos de Emaús recoge diariamente a través de los servicios de recogida selectiva de las mancomunidades un sinfín de objetos y materiales que se recuperan (reutilización y reciclaje) y vuelven a sus ciclos de utilidad: muebles, adornos, libros, electrodomésticos, textil, etc.

En 2020, a pesar de la pandemia, se recogieron más de 11.299 toneladas (7.100 de Mancomunidad de Pamplona y 4.199 en el resto de Mancomunidades de Navarra) que fueron descargadas y tratadas en el Centro de Preparación para la Reutilización y Reciclaje de Berriozar y Estella. El sistema "puerta a puerta" (recogida domiciliaria) de Voluminosos, RAEEs, Titos y Textiles permite una relación cercana con la ciudadanía y posibilita significativamente una mayor recuperación de los objetos recogidos (80%). Cada año se visitan más de 42.000 domicilios.

Etiquetas

Descubre nuestras apps