Los socios de Gobierno y EH Bildu piden a Chivite endurecer las restricciones en Navarra para frenar la tercera ola

Transeúntes caminan por una calle de Pamplona, Navarra (España), a 13 de octubre de 2020

La pandemia de la COVID-19 continúa en expansión en Navarra, que en los últimos días además de registrar un crecimiento de los contagios y de la tasa de positividad, también ha sufrido un incremento de la presión hospitalaria, que si bien sigue siendo inferior a la de otras comunidades autónomas, empieza a preocupar al Departamento de Salud. También muestran su preocupación los socios del Gobierno de la socialista María Chivite, que junto con EH Bildu, consideran que es necesario endurecer las restricciones que entraron en vigor este sábado y que mantienen abierta la hostelería, aunque solo las terrazas, y el toque de queda de 23:00 a 6:00, entre otras medidas.

GUÍA | Qué se puede hacer y qué no en Navarra hasta el 11 de marzo

GUÍA | Qué se puede hacer y qué no en Navarra hasta el 7 de febrero

La mayoría parlamentaria ha respaldado que el Ejecutivo foral endureciera las medidas la semana pasada, cerrando por ejemplo el interior de los bares y restaurantes, adelantándose a los 15 días que se habían marcado inicialmente de margen para valorar si estaban teniendo efecto las anteriores restricciones. Con todo, varios de los grupos del arco parlamentario le han pedido a María Chivite una nueva revisión de las restricciones para endurecerlas de nuevo, al igual que están haciendo otras comunidades, para frenar la expansión de la tercera ola.

El más insistente es EH Bildu, que no es socio de Gobierno, pero sí de los Presupuestos, y que plantea adelantar el toque de queda, actualmente fijado en Navarra entre las 23:00 y las 6:00. En palabras de Adolfo Araiz, portavoz de la coalición abertzale, esta es una medida "necesaria para que se restrinjan más los contactos sociales". Lo cierto es que el Gobierno de Navarra tiene poco margen para adelantar el toque de queda, en concreto podría hacerlo tan solo una hora y fijarlo desde las 22:00 a las 6:00, algo que desde Salud por ahora descartan, ya que aseguran que no tendría gran efecto, además de que supondría mayores complicaciones en los controles de la policía porque muchos turnos de noche finalizan a esa hora.

Para adelantar más el toque de queda sería necesario modificar el actual estado de alarma, como solicitaron varias comunidades en el Consejo Interterritorial de Salud de la semana pasada, pero a lo que el Ministerio de Sanidad se negó. Araiz ha apuntado que desde EH Bildu estarían "dispuestos a hablar" sobre el cambio en la norma estatal para poder restringir más la movilidad nocturna.

También consideran necesario tomar nuevas medidas los socios del Gobierno foral, como Geroa Bai. Su portavoz, Uxue Barkos, ha mostrado su "preocupación" por la situación sanitaria, pero también por la económica. A su juicio, se debe "realizar una segunda mirada igualmente importante a la situación económica" de la comunidad. Otro de los socios, Izquierda-Ezkerra, también considera "necesario" aplicar nuevas restricciones. La portavoz de I-E, Marisa de Simón, ha señalado que se trata de medidas que "tienen afecciones a sectores como el ocio, la hostelería... y hay que insistir en las medidas de apoyo a estos sectores".

Desde el PSN, principal partido del Ejecutivo, sostienen que se están tomando "las medidas más correctas" y que, al igual que ocurrió en las navidades, se endurecerán más las restricciones si desde el Departamento de Salud se considera necesario.

Etiquetas
Publicado el
25 de enero de 2021 - 19:52 h

Descubre nuestras apps

stats