“Enfrentar a los pobres de aquí con los pobres de allí es algo demagógico”

La portavoz de Medicus Mundi Navarra, en la sede de la ONG.

Navarra ha perdido, según Medicus Mundi, su papel de referencia en España en cooperación al desarrollo. La ONG recuerda que, en 2012, recibió del Gobierno Foral una aportación de 1,5 millones; en 2014, han sido 200.000 para desarrollar dos proyectos. Pero, ¿no es esto lo habitual ante la crisis económica? La portavoz de la entidad en la Comunidad Foral, Natalia Herce, asegura que se trata más de un reflejo de la voluntad política que de la falta de recursos, y pone como ejemplo el Ayuntamiento de Pamplona, también gobernado por UPN y que, sin embargo, ha mantenido sus aportaciones a esta materia. El perseguido 0,7%, en cualquier caso, parece ahora lejano. Esta representante de Medicus Mundi, entidad a la que está vinculada desde hace veinte años, repasa las razones de este retroceso, las próximas acciones a desarrollar (este sábado, por ejemplo, ha organizado en Pamplona una exposición de esculturas parlantes y una actuación de marionetas como parte de la campaña Nuestra salud, nuestro derecho sobre la desigualdad sanitaria) y el último balance como Medicus Mundi Navarra, antes de su próxima fusión con la entidad en Madrid y Aragón.

¿Qué partidos apuestan por la sanidad universal en Navarra?

¿Qué partidos apuestan por la sanidad universal en Navarra?

Medicus Mundi presentó esta semana, coincidiendo con la celebración el 7 de abril del Día Internacional de la Salud, su memoria de 2014. En ella, destaca que las actuaciones de la entidad se han mantenido gracias a la contribución de particulares. ¿Esto no debería ser lo habitual en una Organización No Gubernamental?

Desde nuestro punto de vista, el dinero que se destina a cooperación es público sale de los impuestos y no es del Gobierno. Las ONG al final gestionamos esos fondos siempre con un enfoque de fortalecer la sociedad civil y defender los derechos humanos, mientras que en las políticas gubernamentales eso puede resultar más complicado porque, por ejemplo, hay más intereses económicos. Pero también es verdad que las ONG a menudo nos hemos volcado en cumplir las exigencias de los financiadores, para acceder a convocatorias, y de alguna manera hemos dejado de lado a otra parte de la sociedad.

Medicus Mundi Navarra se fusiona con Aragón y Madrid. Parece una fórmula para aunar recursos y, básicamente, salir adelante como se pueda.

Sí, es así. Igual Navarra no lo necesitaba en el corto plazo, pero, si no cambiábamos, había acciones que desarrollamos en el Sur que se iban a caer. Por tanto, se trata de una mezcla de muchas cuestiones. La federación de Medicus Mundi tiene un trabajo conjunto, en sus líneas básicas, pero cada asociación es independiente. Sin embargo, con la crisis se vio que cada vez había menos financiación autonómica, salvo en el País Vasco, que es como un islote, y por eso nos planteamos aunar esfuerzos. Y con Aragón y Madrid habíamos trabajado a menudo en varios proyectos compartidos…

… ¿Eso no quita peso a las acciones que pueda desarrollar Medicus Mundi desde Navarra?

En Madrid la aportación autonómica era ya prácticamente inexistente, y se vio esa necesidad. Navarra, por su parte, es pequeña pero habíamos llegado a un tope. En la actualidad, contamos con 1.100 personas socias, y con esta unión pasaremos a ser 1.800. Navarra era la organización de Medicus Mundi más grande del país, y sí nos preocupaba que se pierda la esencia de que somos Medicus Mundi Navarra, pero seguiremos aquí, es solo que nos planteamos, por ejemplo, llegar a más gente con una misma actividad.

Ha hablado de la pérdida de financiación autonómica. La Coordinadora de ONGD aseguró que la partida del Gobierno de Navarra para cooperación al desarrollo había caído hasta suponer el 0,11% del presupuesto.Coordinadora de ONGD

Estamos a años luz de aquel 0,7% del que tanto se hablaba. Ahora podemos rondar el 0,14%.

Con la crisis, se ha planteado ese debate, de que primero hay que preocuparse por las necesidades de aquí, y después…

Eso es así. Desde el Gobierno lo han dicho de forma translúcida: su discurso es que no hay recursos, y que con eso tienen que gestionar todas las necesidades sociales y que, por tanto, tienen que priorizar. Y esto es posible, entre otras cuestiones, porque tampoco la sociedad lo demanda. Si el Gobierno de Navarra destina el 0,14% y no hay manifestaciones ni cartas en los periódicos, lo que vienen a defender es que están haciendo lo correcto. Ahora, movimientos como el de la Pobreza Cero, en el que estamos implicados diversos colectivos, pedimos que, si baja el presupuesto, el de cooperación también puede bajar, pero en la misma proporción. El Ayuntamiento de Pamplona, que es del mismo partido [se refiere a UPN] sí ha mantenido ese porcentaje, algo que demuestra que esta es una cuestión de voluntad política. Enfrentar a los pobres de aquí con los pobres de allí es algo demagógico. No tiene sentido. No puede ser que, en función de dónde hayas nacido, tengas más o menos derechos.

En cualquier caso, en Navarra ha descendido las partidas en cooperación, pero así ha ocurrido en otras comunidades: España es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que más redujo la ayuda al desarrollo en 2014.más redujo la ayuda al desarrollo

Navarra es una de las autonomías donde más ha caído, y éramos una de las comunidades que más destinaba a este tema.

¿Hemos perdido ese papel de referencia?

Vamos, perdidísimo.

Medicus Mundi también participa en el proyecto África imprescindible, que promueve conocer aspectos de África más allá de los paisajes y de la necesidad. ¿Qué le parece que, al hablar de la tragedia de Kenia, el presidente Rajoy se confundiera de país y hablara de Nigeria?África imprescindible

Bueno, lapsus podemos tener todos. No le daría tanta importancia, pero sí al hecho de que se tenga esa imagen de que África es toda igual, o de que hay mucha corrupción y de que es culpa de los africanos cómo está la situación. Los estereotipos son un problema. Por ejemplo, se suele pensar que nosotros tenemos que acudir hasta África para enseñarles, cuando, en realidad, igual les faltan conocimientos técnicos, pero lo que necesitan sobre todo son recursos. Y estos les faltan porque desde aquí se los seguimos robando.

Ahora afrontan una campaña llamada ‘Nuestra salud, nuestro derecho’. ¿Cuál es su opinión sobre la marcha atrás del Gobierno central, al facilitar el acceso de personas en situación administrativa irregular a la atención primaria? ¿Es un avance o una forma de salir del paso?la marcha atrás del Gobierno central

Es un avance, pero también una medida que les viene bien ponerla en marcha ahora. Prefiero quedarme más con el avance que con ese oportunismo electoral. Es verdad que la sanidad universal genera debate, pero ahí también hay mucha ignorancia. Hay gente que aún piensa que la sanidad se paga con la Seguridad Social, y no es así. La sanidad se paga al comprar plátanos, al echar gasolina al coche o al subirte en un autobús. Y, además, es mucho más eficiente para las instituciones gastarse sus recursos en la Atención Primaria y en la prevención que en las Urgencias donde, al final, todo el mundo está mal atendido.

¿El Gobierno, con esta medida, está reconociendo que metió la pata?

Es evidente. Lo querrán reconocer o no, pero metieron la pata. Solo con el ahorro que se logra al facilitar esta atención, que es lo que les mueve, era más práctico.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats