eldiario.es

Menú

Alonsotegi: dos millones para obras sin concurso y con informes contrarios

EH Bildu denuncia nuevas irregularidades en los informes de certificación de obras cuestionados por la interventora, pero a los que el alcalde dio el visto bueno

- PUBLICIDAD -
Vista del municipio vizcaíno de Alonsotegi./eldiarionorte.es

Vista del municipio vizcaíno de Alonsotegi./eldiarionorte.es

El Ayuntamiento de Alonsotegi, gobernado por el PNV, se ha convertido en un dolor de cabeza para el partido jeltzale. A la polémica suscitada el pasado mes de octubre con 50 familias a las que el Ayuntamiento pretendía obligarles a pagar 1,1 millones de euros por la urbanización de la plaza del pueblo, tras la quiebra de la constructora encargada de ello, después se sumó el demoledor informe del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas (TVCP). Ese informe realizado sobre la sociedad urbanística Alonsotegi Eraikiz, controlada por los alcaldes nacionalistas Gabino Martínez de Arenaza y Aitor Santiesteban, no cumplió la legalidad ni reflejó su "imagen fiel del patrimonio y la situación financiera" en su actividad antes de que acabara disonviéndose y endosando una deuda de 4,1 millones de euros al Ayuntamiento.

Ahora, es de nuevo el grupo municipal de EH Bildu el que pone sobre la mesa nuevas supuestas irregularidades en la gestión urbanística del municipio. Esta irregularidades, que supuestamente se produjeron entre 2008 y 2010, guardan relación con algo más de dos nillones de euros que el Ayuntamiento recibió de la Diputación y del Gobierno central para reparar los desperfectos ocasionados por las inundaciones. "Las irregularidades tienen como protagonistas al entonces alcalde, Aitor Santisteban, y al arquitecto Alberto Zulueta, contratado por el Gobierno municipal", señala EH Bildu. A Alonsotegi se le concedió una subvención foral de 1,7 millones de euros y otros 230.000 euros del Gobierno central.

"Los informes de certificación de obras en tres de los casos", expone el concejal de EH Bildu, Asier Intxausti, "son similares. Se copiaron los conceptos, hasta se incluye en todos un pipican que no existe, y solo cambia la unidad de obra. Las empresas adjudicatarias de los trabajos son las habituales: Laneder SL, Pabisa SA. Esas certificaciones recibieron el informe de reparo de la secretaria-interventora y la economista, a pesar de lo cual el alcalde, Aitor Santisteban, lo obvió y aprobó el total. Posteriormente, se remitieron a la Diputación, quien tampoco puso objeción alguna. Los informes de la secretaria-interventora dejan claro que no existió un 'acto administrativo previo y necesario para aprobar cualquier gasto'. Es decir, no se licitaron en un concurso abierto y con publicidad, otorgándose los contratos a empresas afines por todos conocidas".

"El PNV tiene mucho que explicar"

No quedan ahí las irregularidades detectadas. La propia factura que giró la empresa que realizó las labores de asesoría técnica, Arkideiak SL, motivó otro informe de reparo de la secretaria-interventora. "El texto de la factura no recoge descripción de la parte de trabajos desarrollados en virtud de la subvención foral que iban a recibir a su ejecución, ni tampoco se especifica la naturaleza de los honorarios por los que se pretende cobrar. La secretaria incide en que no consta en el registro municipal la presentación de los proyectos de obra correspondientes a los trabajos ejecutados ni informes de análisis de ofertas, al no haberse tramitado los procedimientos correspondientes, tal y como es preceptivo por la ley de contratos del sector público".

Por sus honorarios, la empresa de Alberto Zulueta facturó 132.042,58 euros, lo que lleva a la Intervención del Ayuntamiento a cuestionar que no se llevara a cabo un procedimiento abierto para la presentación de ofertas por las empresas interesadas, promoviendo la concurrencia.

"Son numerosas las irregularidades que hemos descubiertas que los propios servicios de control del Ayuntamiento detectaron y sobre los que advirtieron, pero que el alcalde no tuvo en cuenta y lo que es más grave, la Diputación dejó pasar. En el caso del Gobierno central sucede lo mismo. Sin el concurso del arquitecto Alberto Zulueta, esto no pudiera haber sucedido, cuya empresa, Arkideiak SL, se benefició durante años, al igual que otras, del amparo del PNV".

El PNV tiene mucho que explicar, según EH Bildu, de las obras que se acometieron en la primavera de 2009. "De los destrozos provocados por las inundaciones de mayo de 2008 algunos obtuvieron beneficios gracias a las subvenciones públicas, los de siempre. Viendo lo que hemos sido capaces de descubrir con nuestros modestos medios y los problemas que encontramos habitualmente para acceder a la información, nos preguntamos qué no habrá. Queda claro que la negativa del PNV a auditar la gestión de los últimos años en el Ayuntamiento lo único que parece que quiere ocultar son casos como el que hoy os damos a conocer", reitera Intxausti.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha