eldiario.es

9

¿Cuántos turistas vienen a Euskadi?

El Ejecutivo de Urkullu, dispuesto a posicionar Euskadi como un destino único y diferenciado, imprime el "basque style" en casi todas sus acciones de promoción turística.

De momento no ha conseguido convencer a los turistas y a excepción de los datos de la pasada Semana Santa, la entrada de viajeros no se incrementa desde hace tres años.

Los agentes implicados no ponen en duda el esfuerzo y compromiso institucional hacia un sector que ya en Gipuzkoa aporta el 7,4% del PIB, tanta riqueza como el metal.

¿Qué hace que un turista decidido a visitar la cornisa cantábrica se decante por acercarse hasta la Concha y no a la playa del Sardinero de Santander? ¿O por recorrer el remodelado curso de la Ría de Bilbao con parada en el Guggenheim, en vez de conocer el legado prerrománico de Oviedo?

Es un enigma que tratan de resolver desde diferentes estamentos vascos como el centro de Investigación Cooperativa en Turismo, CICtourGUNE o desde la Agencia vasca de Turismo Basquetour. Dar con la fórmula que aumente el grado de competitividad del sector es su cometido y el resultado esperado de la codiciada combinación, captar más y más turistas.

De momento, los agentes implicados bastante tienen con capear la crisis y no perder la clientela que les llega del resto de España. Pero al mismo tiempo se han propuesto posicionar el País Vasco como un destino único y diferenciado y  aumentar la notoriedad de la marca turística de Euskadi en mercados prioritarios como Alemania, Francia y Reino Unido. La estrategia diseñada pasa por ofrecer diversidad pero sin olvidar imprimir el sello vasco o el lo que el PNV denomina el 'basque style' en casi todas sus acciones de promoción turística. “El posicionamiento se basa en dos pilares: el estilo vasco o ‘basque style’, que se fundamenta en una gastronomía vital o gastronomía para vivirla; una forma de ser o carácter propio, un idioma único, fiestas y mitología, así como una evolución y transformación cultural con una oferta de vanguardia y modernidad. El otro pilar es la diversidad en el destino con ciudades complementarias de vanguardia: Bilbao, San Sebastián, y Vitoria-Gasteiz; entornos rurales a 15 minutos de las ciudades, costa vasca, viñedos en Rioja Alavesa y todo fácil de recorrer en un máximo de dos horas”, así lo resumen desde el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad.

En la propia ventana oficial del área abierta a cualquier viajero del mundo a través de Internet, el Ejecutivo de Íñigo Urkullu presenta entre sus secciones destacadas una bajo el titular, 'Conoce nuestra ikurriña'. El apartado despliega en el verde, rojo y blanco de la bandera múltiples dibujos de la iconografía vasca. El Gobierno está seguro de su apuesta pero los métodos empleados no siempre convencen a todos y de momento, a los viajeros, tampoco, a excepción de la última Semana Santa, en la que sí se registró un alto grado de ocupación hotelera.

Pero es difícil encontrar voces disonantes, al menos en ámbito público, hacia ese planteamiento. “En general, los videos y mensajes, son de indudable calidad. Puestos a ofrecer alguna objeción, quizás el intento de que siempre se ofrezca un tratamiento igualitario para los tres territorios produzca un resultado que no siempre es totalmente satisfactorio en función a las aspiraciones de cada uno” se limita a comentar Ángel T. Gago, secretario general de la Asociación de Hostelería de Bizkaia.

El techo del 2011, con máximo de 2.465.167 turistas

Hubo un tiempo no muy lejano en que, a juzgar por los resultados, acertaron con la pauta. Pero ya hace tres años que Euskadi no supera el record histórico de visitantes que registro en el 2011. Aquel año marcó su máximo con 2.465.167 turistas en un ejercicio favorecido por el anuncio del fin del terrorismo de ETA. En el 2012 no fue tan sobresaliente. A pesar de que el sector se animó al vivir su mejor verano de la historia, con un 0,2%  de incremento de viajeros respecto al mismo período del exitoso 2011, el resto del año se estancó y no pasó de los 2.449.000 anuales. Y el pasado 2013 se cerró con un dato aún peor, una caída en la entrada de visitantes del 2,1 % , 52.027 turistas menos, que han situado el registro en cifras muy discretas- 2,368 millones- y muy alejadas del techo del 2011.  

Pero este comportamiento a la baja tras meses consecutivos de descenso de viajeros no desalienta al sector turístico vasco, que vislumbra un soleado futuro para su industria emergente y más tras los pronósticos anunciados por la Organización Mundial del Turismo (OMT). Este organismo prevé 1.600 millones de viajeros en el mundo en 2020 y un incremento interanual del 4% en los ingresos derivados del turismo internacional. Y a parte de esa jugosa tarta quieren optar desde Euskadi. No dejarán pasar la oportunidad de aumentar el nivel de rentabilidad, facturación y empleo de las empresas turísticas y en incrementar su contribución a la generación de riqueza en Euskadi. Ya han dejado escritas estas intenciones en el Plan Estratégico del Turismo Vasco 2020.

Uso político

Ahora mismo el turismo aporta el 5,6% del PIB, representa a unas 22.600 empresas y emplea a cerca de 86.000 personas.  “Es una actividad económica basada en la movilidad humana, integrada por 37 industrias de 7 grupos de actividad económica, como son el transporte, servicios de alojamiento, servicios de alquiles e inmobiliarios, agencias de viajes, actividades recreativas y culturales, y restauración. En provincias como Gipuzkoa el sector turístico aporta el 7,4% del PIB, generando tanta riqueza como el metal”, destacan desde CICtourGUNE.  Y este peso alcanzado por el sector se corresponde con el esfuerzo y compromiso institucional. Parece que nadie lo pone en duda. “El Gobierno hace un gran esfuerzo en la promoción turística, aunque siempre habrá opiniones sobre cómo se puede mejorar las campañas o incluso las propias relaciones con los territorios y ayuntamientos principales”, resalta Ángel T. Gago.

Pero no sólo el actual Gobierno es consciente de la importancia del turismo. Según las encuestas el 77% de vascos opina que es muy importante para el desarrollo económico y el empleo y el 79% ven el turismo como elemento positivo en la vida cotidiana. Y los políticos no han pasado por alto la valoración de la ciudadanía. Algunos sucumben a la tentación de hacer uso político de las cifras de entrada de turistas incluso cuando éstas no son del todo positivas. El organismo encargado de recopilar esa información es el EUSTAT. Pero si la medición no regala resultados óptimos, ¿por qué no cambiar de fuente? El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, (como antes hicieron otros alcaldes) suele recurrir a esta práctica y hace pasar como entradas de viajeros a cualquier visitante que recale en la Oficina de Turismo de la ciudad. “Desde Turismo Bilbao ofrecemos ambos datos porque el recuento de las Oficinas de Turismo llega antes que el del Eustat. Ahora bien, siempre hacemos diferenciación entre uno y otro. Por las oficinas pasa incluso gente que es de la ciudad, excursionistas que están de paso y no se quedan ni medio día en la zona”, advierten.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha