¿Esto lo pagamos unidos o entre todos?

Vecinos aplaudiendo durante la cuarentena del coronavirus

Si en algún momento la máxima de la redistribución de la riqueza tiene sentido es ahora, cuando tenemos que parar el virus que está matando a miles de personas en nuestro país. Las medidas de protección social y laboral decretadas por el gobierno, que tienen un impacto económico tremendo, las vamos a pagar entre todos, de nuestro bolsillo. Ya sé que suena obvio, pero es que cuando se reclama justamente la ayuda del gobierno a los más desprotegidos, a los centenares de miles que estarán en los ERTE, a los que perderán su trabajo o a los que no podrán pagar sus alquileres, quienes vamos a apechugar con esa factura somos los ciudadanos de a pie con nuestros impuestos. Y no lo haremos de forma igualitaria, como siempre. Los asalariados, los autónomos y los pequeños empresarios, que no tienen la capacidad de las grandes empresas transnacionales, los fondos de inversión o los que eluden al fisco en paraísos fiscales, contribuirán en mayor medida a pagar las consecuencias de esta pandemia. 

Esto lo paramos unidos, sí, pero de forma desigual entre todos. Cuando Europa es incapaz de reaccionar con rapidez de forma solidaria para atajar la crisis económica a la que nos arrastra la sanitaria es porque solo mira hacia los conceptos macroeconómicos, a no perder un paso en la carrera de la competencia y el crecimiento frente al resto del mundo. Lo mismo le pasa al BCE que tiene que mantener a raya la inflación para que el euro sea fuerte frente al dólar. Todo está montado sobre niveles financieros que hace imposible que se atienda con urgencia el problema a pie de calle. Solo cuando los bancos arrastraban una crisis que los llevaba a la bancarrota tuvimos que dedicar los esfuerzos de todos los ciudadanos para salvarlos y todavía seguimos pagando esa deuda.

El Gobierno impone y administra nuestros impuestos, decide si los invierte en mejor sanidad, en defensa, ciencia o en cultura. Si no le reclama a los que más pueden contribuir y lo hace solo a los asalariados descompensa la balanza de la justicia social, pero si lo que recauda no lo dedica a lo prioritario, como vemos con los recortes que se hicieron en los últimos años en sanidad, estará defraudando a los ciudadanos.

Tenemos que dar gracias por tener un gobierno sensible a lo social, aunque esté limitado en su acción por los escasos recursos y por la falta de apoyo de Europa. Seguro que hará todos los esfuerzos, lo está haciendo ya, para sacarnos lo mejor parados de esta. Cuando oigo las críticas del PP de Casado o el anuncio de las querellas criminales de Vox pienso en cómo estaríamos con ellos al frente de esta crisis sin precedentes, pero me preocupa también que el Gobierno y alguna Comunidad Autónoma abran cuentas de solidaridad para hacer frente al coronavirus; alguna como la de Madrid anuncia una bajada de impuestos sin precedentes.

No hay duda de que esto lo vamos a parar y a pagar juntos, pero no tan unidos como se repite, para ello es necesario que se unan también los que más tienen y menos pagan.

Etiquetas
Publicado el
1 de abril de 2020 - 22:31 h

Descubre nuestras apps