Cuando a Abascal, a Casado y al estratega de Ayuso no les importaba que se negociara con ETA, solo datos

Pablo Casado y Santiago Abascal, durante un Pleno del Congreso.

39

Julio de 1997. ETA secuestra y asesina al concejal del PP Miguel Ángel Blanco.

  • Pablo Casado tenía 16 años. El atentado le marcó tan profundamente que, según él mismo ha contado en multitud de ocasiones, ese crimen fue el que le hizo interesarse por la política y, años después, le empujó a militar en el PP.
  • Santiago Abascal formaba parte del comité provincial del PP en Álava.
  • Miguel Ángel Rodríguez era secretario de Estado de Comunicación y portavoz del Gobierno de José María Aznar. Ocupó ese cargo hasta julio de 1998.

28 de noviembre de 1997. Miguel Ángel Rodríguez, portavoz del Gobierno, afirma que “En el problema del terrorismo etarra no debe haber ni vencedores ni vencidos”.

Noviembre de 1997 a febrero de 1998. ETA asesina a 3 concejales del PP y a la esposa de uno de ellos.

1 de marzo de 1998. Ante las informaciones que apuntan a la posibilidad de que ETA declare una tregua, José María Aznar afirma: “Estoy dispuesto a ser generoso si es necesario, a ser comprensivo, si eso ayuda al final del terrorismo (…) Estoy convencido de que en un final dialogado, si se produce un abandono definitivo de las armas, la sociedad española y el Estado sabrá ser generoso y sabrá adoptar medidas que nos sirvan para mirar hacia el futuro y procurar que se superen cuestiones tan dolorosas del pasado”.

3 de mayo de 1998. Aunque Euskadi sigue sufriendo una kale borroka de alta intensidad y ETA sigue cometiendo atentados, Aznar declara al diario ABC: “Merecería la pena hacer el esfuerzo de la generosidad si con ello conseguimos la paz”.

Tres días después ETA asesina al concejal Tomás Caballero.

8 de mayo de 1998. ETA asesina al subteniente de la Guardia Civil Alfonso Parada.

25 de junio de 1998. ETA asesina al concejal Manuel Zamarreño.

12 de septiembre de 1998. Ocho partidos nacionalistas, incluido Herri Batasuna, y 16 organizaciones sociales y sindicales nacionalistas vascas firman el Pacto de Estella. Se trata de un acuerdo que llevaban muchos meses negociando y que se relacionaba con una inminente tregua de ETA. El pacto, se creía, podría empujar a ETA a dejar las armas y a apostar por la vía política, ya que asumía las principales reivindicaciones de los terroristas, entre ellas la autodeterminación.

Cuatro días más tarde ETA anuncia una tregua indefinida que entra en vigor el 18 de septiembre de 1998.

Septiembre de 1998. El Gobierno autoriza el traslado de cuatro presos de ETA a cárceles del País Vasco y concede el tercer grado a otro de ellos.

Octubre de 1998. Han pasado 15 meses del asesinato de Miguel Ángel Blanco, poco más de tres meses del último atentado mortal de la banda terrorista y dos semanas del anuncio de tregua. 

  • José María Aznar realiza un anuncio solemne: “Quiero decirles que el Gobierno incorporará una nueva orientación de la política penitenciaria consensuada, flexible y dinámica que acompañe los avances que se vayan produciendo en el aseguramiento de la paz (…) Seguiré adoptando las iniciativas que considere más adecuadas para la consecución definitiva de la paz”.
  • José María Aznar no cree necesario que ETA pida perdón por sus crímenes: “No estoy pidiendo, y podría hacerlo, que asuman todos los pronunciamientos electorales que ha habido en estos veinte años, ni siquiera que hagan explícita condena de sus propios crímenes, pero sí que acepten las reglas democráticas desde el momento en que anunciaron el cese de la violencia”.
  • Miguel Sanz, presidente de Navarra, no cierra la puerta a que se ponga sobre la mesa la “cuestión navarra”: “Podemos hablar y negociar y ahí Navarra va a estar y será generosa”.

4 de noviembre de 1998. Aznar anuncia el inicio del diálogo con ETA: “El Gobierno y yo personalmente he autorizado contactos con el entorno del Movimiento Vasco de Liberación. Lo he autorizado personalmente y quiero que los españoles lo sepan”.

5 de noviembre de 1998. José María Aznar: “Por la paz y por sus derechos no nos cerraremos, sino que, por el contrario, nos abrimos a la esperanza, al perdón y a la generosidad, y por la paz pondremos lo mejor de nuestra parte para hacerla definitiva con la ayuda y la esperanza de todos”.

11 de diciembre de 1998. El Gobierno se reúne en secreto con Herri Batasuna. El jefe de gabinete de Aznar, Javier Zarzalejos; el secretario de Estado de Seguridad, Ricardo Martí Fluxá; y el asesor personal del presidente del Gobierno, Pedro Arriola; dialogan en un chalé de la comarca burgalesa de Juarros con Arnaldo Otegi, Pernando Barrena y Rafael Diez Usubiaga.

18 de diciembre de 1998. José María Aznar no excluye a Herri Batasuna de los partidos políticos que deben ser la base de una Euskadi en paz: “El cese definitivo de la violencia no es un objetivo partidista, ni un dictado humillante, ni la contrapartida de un precio político. Es la piedra angular sobre la que asentar el proceso de normalización, que corresponde a las instituciones y a todas las fuerzas políticas vascas sin excepción”.

12 de enero de 1999. Aznar anuncia más avances en el acercamiento de presos de ETA a cárceles del País Vasco: “Ya no hay ni un solo preso de ETA fuera de la Península. Todos han sido trasladados, todos”.

19 de mayo de 1999. El Gobierno, con la misma delegación que había dialogado con HB, se reúne con la cúpula de ETA en Zurich. Zarzalejos, Arriola y Martí Fluxá negocian, cara a cara, con los dirigentes etarras Mikel Antza y Belén González Peñalva.

Junio de 1999. Santiago Abascal es elegido concejal en Llodio por el PP. Se trata de su primer cargo público. 

Junio a noviembre de 1999. El Gobierno solicita, reiteradas veces, una nueva reunión a ETA. 

  • Josep Piqué, portavoz del Gobierno: “El Gobierno está dispuesto a hablar de paz”.
  • Jaime Mayor Oreja, ministro del Interior: “Estamos dispuestos a dialogar, a flexibilizar la política penitenciaria y estudiar una reinserción de los miembros de ETA. A hacer lo que sea necesario, sin exigencias previas, sin negociar la entrega de armas. Pero la paz depende de ellos”. 
  • Ricardo Martí Fluxá, secretario de Estado de Seguridad: “La entrega de las armas por parte de los terroristas supone una petición absurda”.

28 de noviembre de 1999. ETA anuncia el final de la tregua.

  • La tregua ha durado 439 días.
  • El Gobierno ha acercado a más de 120 presos de ETA a cárceles próximas al País Vasco.
  • El Gobierno ha permitido el regreso a España de más de 300 etarras que residían en el extranjero.
  • El Gobierno ha excarcelado a varias decenas de presos de la organización terrorista.
  • El Gobierno se ha sentado a negociar con Herri Batasuna y con ETA.
  • ETA ha seguido extorsionando a empresarios españoles y realizando robos de explosivos y de armamento en el sur de Francia.
  • La kale borroka ha seguido activa, con más de 1.000 actos violentos a lo largo de la tregua.
  • Santiago Abascal no solo no ha criticado ni una sola vez la estrategia de su partido, sino que se ha incorporado a la ejecutiva del PP de Álava.

28 de noviembre de 1999. José María Aznar analiza la ruptura de la tregua.

  • Resalta las cesiones realizadas: “El Gobierno ha adoptado decisiones significativas en materia de política penitenciaria. El Gobierno ha promovido fórmulas que facilitaran el regreso de aquellos que, por su relación pasada con la violencia terrorista, residían fuera de España”.
  • Deja abierta la puerta a una nueva negociación: “El Gobierno ha hecho, hace y hará todo cuanto esté en su mano para buscar los caminos de una paz definitiva”.

29 de noviembre de 1999. Josep Piqué, portavoz del Gobierno: “El Gobierno está dispuesto a seguir trabajando por la paz, en la que ya trabajaba en el marco de una tregua que era indefinida”.

3 de diciembre de 1999. Federico Trillo, presidente del Congreso: “Que reflexionen los terroristas. Que no hay otro camino para resolver los conflictos políticos que el diálogo”.

18 de diciembre de 1999. Francisco Álvarez Cascos, vicepresidente del Gobierno: “Estamos dispuestos a hablar, hemos estado dispuestos a dialogar, hemos actuado con responsabilidad y con transparencia”.

19 de enero de 2000. José María Aznar: “En política penitenciaria hemos dado pasos, hemos dialogado con la organización ETA, hemos dialogado con los grupos que apoyan a la organización ETA. Se ha invitado a volver a España a quienes residían en el extranjero. Se ha puesto de manifiesto la verdadera voluntad de paz”. “(ETA) tiene que tener la virtualidad de aceptar las reglas del juego, aceptar la pluralidad sin posiciones excluyentes”.

21 de enero de 2000. ETA asesina al teniente coronel Blanco.

21 de enero de 2000. José María Aznar: “ETA pagará las consecuencias”.

23 de enero de 2000. Jaime Mayor Oreja, ministro del Interior: “El Gobierno está dispuesto a dialogar en la medida que ETA no mate. Retomar el diálogo depende de la organización terrorista”.

5 de febrero de 2000. Mariano Rajoy, ministro de Educación y Cultura: “Hay que enviar un mensaje claro a ETA. No se negociará con ETA mientras siga matando nada”.

19 de febrero de 2000. José María Aznar: “En España todo el mundo puede defender lo que quiera. Se puede defender la autodeterminación y la independencia siempre que se respeten las reglas del juego”.

22 de febrero de 2000. ETA asesina al portavoz del Partido Socialista de Euskadi, Fernando Buesa, y a su escolta Jorge Díaz Elorza.

27 de febrero de 2000. José María Aznar. “Aprovecharé todas las oportunidades para llevar la paz al País Vasco como he hecho siempre”.

5 de marzo de 2000. José María Aznar. “No hay que descartar que ETA vuelva a intentar hacer lo mismo que ya ha hecho. Nosotros mantendríamos la misma actitud: intentar aprovechar las oportunidades”.

12 de marzo de 2000. José María Aznar gana las elecciones generales con mayoría absoluta y endurece su discurso contra ETA y su entorno.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats