Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión a miopinion@eldiario.es. Consulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

'Madrileñofobia' no, 'madrileñohastío'

La Gran Vía de Madrid.

Lorett Rodríguez Schaef

26

Todos, incluso en los más remotos rincones de nuestro país, donde durante la primera ola del coronavirus no hubo a penas contagios o en ciudades mayores con pocos casos, tuvimos que estar expuestos a las imágenes de hospitales madrileños atestados de enfermos, personal sanitario sin material de protección exhausto y llorando de agotamiento, militares que encontraban cadáveres de ancianos en residencias o féretros acumulados en el Palacio del Hielo de Madrid… 

Sí, Madrid.

Compartimos, en esos momentos el sufrimiento de la capital, compartimos en esos momentos quizás en exceso la torpe escenificación de control de un ayuntamiento y una comunidad autónoma desbordada por la circunstancias y durante demasiado tiempo al borde del caos. Una capital como símbolo y ejemplo de lo que podía pasarnos a los demás, con menos medios, menos profesionales de renombre, en definitiva mas pobres y provincianos.

Afortunadamente, gracias al estado de alarma pudo aplanarse la famosa curva. En lugares con apenas casos estuvimos encerrados durante semanas porque en Madrid la gente abarrotaba los hospitales y moría. Ahora, con muchos más casos que durante del confinamiento, trabajamos, los establecimientos están abiertos, salimos a la playa, de paseo o a hacer deporte y una vez más Madrid pretende marcarnos el paso. Esta vez poniendo en riesgo la salud de los ciudadanos, los propios y los ajenos.

Siendo España otra vez el país con más contagios de toda Europa, en la que Madrid vuelve lamentablemente a ponerse también a la cabeza de esta tragedia, las cosas sin embargo han cambiado sustancialmente en esta segunda oleada. Las autonomías, retomadas sus funciones, están ahora más centradas en resolver sus propios índices de contagios, unos mejor que otros y quizás, como indica Enric Juliana, comentador brillante de la actualidad de nuestro país, haya que empezar a mirar más hacia aquellas que lo están haciendo mejor y menos hacia un Madrid que, de vuelta a una situación crítica de contagios, prefiere enfrentarse políticamente al gobierno.

Es cierto que quizás haya que revisar algunas leyes que permitan, por ejemplo, a los archipiélagos hacer test de entrada a los viajeros que llegan a sus aeropuertos para proteger a sus ciudadanos y su principal medio de financiación: el turismo, sin la autorización del estado, o que permitan a las comunidades limítrofes con la Comunidad de Madrid hacer controles en las carreteras para impedir que el virus se extienda sin control por sus territorios. Cada autonomía con sus especificidades tendrá ciertamente que buscar y plantear sus propias estrategias para combatir al virus y el Estado tendrá que estudiarlo, caso a caso, para ver hasta qué punto puede reforzarlas.

Madrid es, en este caso, solo una comunidad más; importante, sí, pero su negativa a seguir los consejos sanitarios del gobierno de la nación, su intento de culpabilizarlo de su desgobierno económico y sanitario, y su pretensión de desestabilizarlo por intereses políticos propios, no parecen afortunadamente estar, al menos de momento, en la agenda ni en el interés de ninguna otra comunidad autónoma, ni tampoco de los votantes que legitimaron a este gobierno y a sus socios a través de las urnas.

Madrileñofobia no, madrileñohastío sí.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión a miopinion@eldiario.es. Consulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2020 - 18:11 h

Descubre nuestras apps

stats