eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Uno de los encausados en el juicio a los brigadistas que viajaron a Siria: "No he hecho nada ilegal, salvo ser comunista"

Primer día de juicio en la Audiencia Nacional para los seis acusados de crear una "organización criminal" dentro del partido Reconstrucción Comunista

La Fiscalía pide penas de hasta seis años y medio de cárcel para los dos jóvenes que combatieron al ISIS y de hasta ocho y medio para cuatro colaboradores

Imagen de uno de los españoles que combaten en las filas de las milicias kurdas de Siria.

Imagen de uno de los españoles que combaten en las filas de las milicias kurdas de Siria.

"No he hecho nada ilegal, salvo ser comunista". Así lo ha asegurado este lunes a preguntas de la fiscal Carlos Javier V. V., alias Gasolino, miembro del grupo de apoyo de los dos jóvenes españoles que viajaron a Siria en 2014 para combatir al ISIS y que están siendo juzgados desde este lunes en la Audiencia Nacional. La Fiscalía pide para los dos brigadistas y cuatro presuntos colaboradores, entre ellos Carlos Javier V. V., penas que van de los dos años y medio hasta los ocho y medio de cárcel por pertenecer a una "organización criminal" y tenencia de explosivos.

En su escrito de acusación, la fiscal mantiene que los acusados crearon, dentro del Partido Marxista Leninista-Reconstrucción Comunista, una "organización criminal" que "absorbió y se mimetizó con el propio partido" y que estaba dirigida a la comisión de delitos de lesiones, amenazas o coacciones "contra toda persona que no asumiera sus ideales políticos o que dentro del partido disintiera de ellos". 

En la primera jornada del juicio, Carlos Javier V. V., que formaba parte del equipo de seguridad del partido, ha negado haber amenazado o agredido a alguien o que la violencia sea un 'modus operandi' dentro de la formación, informa Europa Press. Ante la pregunta de por qué le fueron intervenidas en su teléfono móvil fotos de miembros históricos de ETA y los GRAPO, ha explicado que sus búsquedas en internet se extendían a todo tipo de organizaciones y que no hacía proselitismo de ninguna. "También veo mítines de Vox. Es simple curiosidad", ha remarcado.

Carlos Javier V. V., que se enfrenta a una petición de la Fiscalía de hasta ocho años y medio de prisión, resultó imputado en esta causa al serle incautadas en su casa varias armas prohibidas. Entre ellas, navajas automáticas, defensas extensibles o puños americanos. En el juicio, ha asegurado que el hecho de coleccionarlas "no significa que con ellas se hayan cometido delitos o agresiones con ellas". "No he hecho nada ilegal, salvo ser comunista", se ha lamentado. En ese momento, la fiscal le ha recordado que tener es ideología no era delito. "Pues lo parece", ha respondido él. 

"Situación insostenible"

Pablo D.O., uno de los dos jóvenes que viajó a Siria y que fue presentado como terrorista por la Policía aunque esa acusación ha sido rebajada por la Audiencia Nacional, está colaborando con la Justicia. Durante su declaración ha denunciado a sus antiguos compañeros, acusándoles de amenazarle a él y a su familia cuando volvió de Siria. Por esta razón la fiscal pide para él una atenuante en la pena que se le pide, dos años de cárcel por asociación ilícita y tenencia de explosivos.

"La situación era insostenible. Ejercieron presión constante a través de terceros para que no colaborase con la justicia, que no me moviese por determinados barrios, que no hablara del partido. Llegué a tal punto de saturación, de no poder aguantar, que llamé a la Brigada de Información de la Policía y me presté a colaborar con ellos a cambio de protección", ha afirmado en el juicio delante de sus excompañeros. Todos los excompañeros de Pablo D.O. han negado haberle amenazado o haber recurrido a la violencia.

Álvaro F. R., el otro brigadista que viajó a Siria, sí ha reconocido que suele llevar armas encima para protegerse porque asegura que ha sido amenazado por el Estado Islámico por su participación en Siria y la Policía no ha hecho nada por investigarlo. Por su parte, el líder de Reconstrucción Comunista, Roberto V. A., ha negado sentir simpatía por el grupo terrorista GRAPO y que en las manifestaciones que convocan todos los 14 de abril haya habido alguna bandera ensalzando su actividad o la del PCE(r). "Por supuestísimo que no", ha apuntado al ser interpelado por la fiscal.

Al salir del juicio, los acusados han abandonado las inmediaciones de la Audiencia Nacional y muy cerca de la plaza de Colón han sido recibidos por casi un centenar de jóvenes compañeros del partido y simpatizantes, que al verles han cantado 'La Internacional' con el puño en alto. También les han vitoreado y han coreado varias veces consignas a favor del pueblo kurdo. El juicio continuará este martes con la declaración de los testigos.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha