Andrés Betancor: juez en la Junta Electoral y parte en Ciudadanos

Andrés Betancor, en un acto de Ciudadanos en 2017

Por sus manos como asesor jurídico del grupo parlamentario de Ciudadanos pasaban algunos de los recursos que Albert Rivera presentaba a la Junta Electoral Central, sobre los que luego tenía que decidir. Andrés Betancor fue durante dos años juez y parte en algunos de los pleitos más polémicos de la política reciente. Estaba en nómina de Ciudadanos como asesor, y, a la vez dentro de la Junta Electoral Central, el órgano que supervisa los procesos electorales en España y que propició, entre otras decisiones relevantes, la inhabilitación del presidente catalán Quim Torra como diputado en el Parlament. Entró en ese organismo por el cupo de juristas reputados a propuesta de Ciudadanos, que escondió durante su examen en el Congreso de los Diputados que estaba recomendando a un empleado del partido.

La Universidad investiga a Betancor y tilda de "éticamente reprobable" que compaginara la JEC con un sueldo de Ciudadanos

La Universidad investiga a Betancor y tilda de "éticamente reprobable" que compaginara la JEC con un sueldo de Ciudadanos

La discreción con la que ha trabajado este catedrático a la sombra de Rivera se rompió este jueves tras destapar eldiario.es la vinculación laboral que tenía con Ciudadanos mientras ejercía como vocal en la Junta Electoral Central (JEC) presentando y resolviendo recursos, algunos del propio partido que le pagaba. El mismo partido que desde su irrupción en el Congreso ha enarbolado como bandera la necesidad de que los órganos institucionales dejen de estar "politizados" y sean "independientes".

A pesar de sus importantes funciones, el nombre de Betancor no ha figurado en el organigrama de Ciudadanos hasta que hace unos meses, tras la traumática despedida de Albert Rivera como presidente del partido, fue nombrado secretario jurídico de la gestora, el órgano de transición que dirige ahora el partido hasta la Asamblea General del próximo mes de marzo.

Betancor tampoco ha tenido una gran proyección pública, salvo cuando abandonó el cargo en la JEC. Oficialmente, en su despedida alegó "motivos personales".

Este experto en Derecho Administrativo es un viejo conocido en la formación que ahora aspira a pilotar Inés Arrimadas porque ya venía realizando ese mismo cometido, el de técnico y asesor jurídico, desde años atrás, tanto para el grupo parlamentario como para el propio partido. "Iba a su despacho del Congreso al menos dos o tres días por semana. Y los martes, era raro que no acudiera a las reuniones del grupo que convocaba Albert", cuenta un compañero que coincidió con él. Su presencia, sin embargo, pasaba desapercibida para los periodistas dado el carácter casi reservado de su labor como técnico.

Quienes le han tratado recuerdan que su vínculo con Ciudadanos comenzó en 2016 en Catalunya, donde ahora da clases como Catedrático de Derecho administrativo en la Universidad Pompeu Fabra, en Barcelona, ciudad a la que viaja desde Madrid dos veces por semana. "Ese trajín nunca le ha gustado", señalan sus compañeros de la formación.

Casado con una hija del prestigioso catedrático y jurista Manuel Jiménez de Parga, la familia se ubicó en el madrileño municipio de Pozuelo, donde residen muchos dirigentes políticos, entre ellos el propio Rivera. La agrupación local del partido en uno de los municipios con más renta de España le ha proporcionado alguno de sus últimos disgustos políticos: en Pozuelo triunfó la enmienda a la totalidad que han presentados los críticos de CsEresTu, plataforma que lidera Francisco Igea, que ha decidido plantar cara en las primarias a Arrimadas. Una derrota dolorosa para el propio Betancor, que ha sido uno de los dirigentes de Ciudadanos que redactó la Ponencia de los Estatutos -asumida por Arrimadas- en la que se niega, entre otras cosas, la posibilidad de que los afiliados elijan a los dirigentes autonómicos. "Ver cómo prosperaba la enmienda de los igeistas en Pozuelo no le gustó nada. Estaba muy contrariado", afirman alguno de los asistentes a la asamblea donde se votó ese texto. Como ponente de ese documento trabajó en equipo, entre otros, con el secretario de Organización, Fran Hervías, y junto a José María Espejo-Saavedra, uno de los valores en alza en el nuevo Ciudadanos que quiere promover Arrimadas.

Según explica Betancor en su currículum, que él mismo adorna con trazos sobre su vida, pero en el que tampoco dice una sola palabra de su trabajo en Ciudadanos, nació en Las Palmas de Gran Canaria (1961) y se licenció en Derecho por la Universidad de La Laguna (1979-1984). Posteriormente hizo el Doctorado en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid (1989) "con premio extraordinario".

En 1987 se traslada a Madrid y en 1990 se incorpora a la Universidad Carlos III en donde pasó a ocupar, sucesivamente, las plazas de Profesor Ayudante, Ayudante Doctor y Profesor titular de Derecho Administrativo. En la Universidad fue también director del Máster en Política y Gestión Ambiental.

"La ciudad de Madrid hizo acto de presencia en mi vida con la hospitalidad que la caracteriza. Esta ciudad engaña porque es el punto de encuentro de todo el mundo y todos son acogidos con la misma calidez. Es la tierra de provisión de España. Mi vida personal y académica se construyó definitivamente en Madrid. Si Canarias es mi tierra de nacimiento, Madrid lo es de mi crecimiento. Crecimiento como persona y como académico", confiesa en su biografía.

En 2003 se incorpora a la Pompeu Fabra tras ganar la Cátedra de Derecho Administrativo. La llegada de Betancor a esta prestigiosa universidad ya estuvo rodeada de cierta polémica. Algunos juristas de la facultad aseguran que su entorno pesó a la hora de ganarse la plaza en la Universidad. Su suegro, Manuel Jiménez de Parga, era entonces presidente del Tribunal Constitucional.

"No tenía relación con nadie, no hace vida universitaria y es un tipo bastante conflictivo", explican algunos de sus compañeros en la facultad de Derecho. Al poco tiempo de instalarse en Barcelona, decidió instalarse otra vez en Madrid: aseguraba sentirse "perseguido" por sus opiniones políticas. Desde entonces solo se desplaza a la capital catalana para dar clases.

La cátedra de Betancor en la Pompeu ha estado rodeada de polémicas prácticamente desde su llegada. Antes de que en 2017 pidiera permiso a la universidad para compatibilizar sus funciones con el cargo de asesor de Ciudadanos, en la facultad ya había inquietud porque, según fuentes de su departamento, el jurista combinaba su cargo con otros trabajos a pesar de las prohibiciones. "Al final apretaron y accedió a estar a tiempo parcial”, explica un profesor que lo ha tratado durante años.

Cuando eldiario.es le llamó para recabar su versión sobre cómo compatiblizó el puesto de asesor en Ciudadanos y el de miembro de la Junta Electoral se limitó a contestar: "Solo tengo que decir que ni confirmo nada ni desmiento nada".

Betancor se ha explayado en artículos en prensa. Sus últimas tribunas cargando contra los críticos que quieren reformar la vida del partido han sido muy contestadas en las redes por algunos de estos dirigentes. Algunos de ellos creen que tras la información que ha desvelado eldiario.es, Betancor debería dimitir de su cargo en la gestora mientras exigen que desde este órgano alguien dé explicaciones. Mientras tanto, la dirección de Ciudadanos atribuye la publicación a fake news y a una cortina de humo del independentismo.

Tras la información publicada por eldiario.es, este medio se ha puesto en contacto con la Junta Electoral para saber si van a tomar alguna decisión sobre Betancor, que incumplió el régimen de incompatibilidades de ese árbitro. Fuentes de la Junta afirman que no se van a pronunciar tras una información periodística, que Betancor ya no forma parte de ese órgano y solo tomarán alguna decisión si alguien presenta una denuncia documentada.

Etiquetas
Publicado el
27 de febrero de 2020 - 19:11 h

Descubre nuestras apps

stats