CRÓNICA

Nadie al volante en Madrid, pero lo primero es saber dónde está el volante

Carteles de la obra 'Esperando a Godot' en un quiosco de Madrid.

41

En las marquesinas y quioscos de Madrid, se anuncia 'Esperando a Godot', la obra de Samuel Beckett paradigma del teatro del absurdo que se ha convertido en el espejo perfecto en el que se mira la política madrileña durante la pandemia. No, no es publicidad de guerrilla ni una campaña política intencionada. Es una obra de teatro de verdad en un escenario de verdad y con actores de carne y hueso. El gobierno de Isabel Díaz Ayuso también es de verdad, o intenta serlo, con su presidenta de verdad y su vicepresidente y consejeros de verdad. En el mundo real, en el que nueve de las diez ciudades españolas con mayor número de casos de coronavirus se encuentran en la Comunidad de Madrid, la impresión es discutible, como se ha visto esta semana. Un viceconsejero de Sanidad anuncia medidas drásticas sin concretar que aún no están decididas, previo mensaje por WhatsApp a la presidenta. Un vicepresidente cancela la rueda de prensa semanal porque no sabe qué debe decir o no quiere comerse el marrón de dar la cara por todos. Un consejero de Sanidad tampoco está por la labor de ponerse ante los periodistas. El viceconsejero se niega a grabar un vídeo para desvelar el enigma, un vídeo que sirva como prueba de vida de que el Gobierno sabe lo que está haciendo. Los titulares dudan entre las palabras caos, desastre o incendio. Difícil elección.

Nadie al volante, dicen algunos. A lo que hay que responder: en primer lugar, las autoridades tendrían que saber dónde está el volante. Hay que esperar para saberlo, quizá este viernes. Godot no vendrá hoy, pero mañana seguro que sí.

Todo esto ocurre en la misma semana en que Díaz Ayuso afirma en un debate en la Asamblea que la oposición no le respeta y se queja de que "ha habido ensañamiento en Madrid". Contra ella, claro. Ante la acusación de pasividad en los meses de verano con el aumento drástico de contagios hasta llegar a una transmisión descontrolada que ha colocado a la región de Madrid como la que cuenta con más casos de Europa, la presidenta lo niega todo: "La Comunidad de Madrid (es decir, su gobierno) no se ha relajado en ningún momento".

"Cuesta entender cómo no se han adoptado medidas antes", ha dicho a El País Santiago Moreno, jefe de servicio de enfermedades infecciosas en el hospital Ramón y Cajal. "Recuerdo que en el mes de julio, mientras otras comunidades sufrían un importante aumento de casos, aquí en Madrid se decía que todo estaba bien y bajo control. Parece que hubo cierta relajación, que es lo que nunca hay que hacer con el coronavirus".

Los hospitales ya sufren las consecuencias. "No se puede ampliar la UCI porque no tenemos enfermeras", afirma a este medio Araceli Rojo, delegada de UGT en el Hospital Doce de Octubre. En varios centros de Atención Primaria, el personal coloca carteles en el exterior para anunciar cuántos médicos y enfermeras están trabajando ese día y a cuántos pacientes están atendiendo para que la gente sepa por qué se está tardando una semana en dar citas o por qué los teléfonos de los centros no responden a las llamadas.

Doce horas después del fin del pleno del martes, el Gobierno de Ayuso empieza a echar humo por todos los lados. Todos se miran entre sí para ver quién debe asumir la responsabilidad después de que el viceconsejero Antonio Zapatero, ojito derecho de Ayuso, haya anunciado el miércoles "confinamientos restrictivos" sin concretar dónde y cómo se harán y dando a entender que la presidenta está avisada. Todos se borran, aunque el consejero de Sanidad se ve obligado a grabar el vídeo al que Zapatero se ha negado. Ayuso, que estaba protagonizando una gira de entrevistas por varios medios, se queda callada. La noticia de que las nuevas medidas ya se contarán el viernes no sirve para acallar la polémica.

Al aumentar la presión periodística para saber qué está pasando, fuentes del Gobierno comunican en la tarde del miércoles a tres medios de comunicación que se prepara para reabrir el hospital de Ifema –¿con qué personal sanitario si ya falta en los ambulatorios?–. Los datos de hospitalización son los peores de España, 22% de camas ocupadas, pero están lejos de haber llegado al nivel de saturación. Es sólo propaganda para ganar un titular en las portadas de la prensa del jueves, cosa que se consigue con El Mundo y La Razón.

Fuentes de la presidencia madrileña envían a los periodistas un largo mensaje para sostener que las medidas que se están estudiando no son diferentes a las adoptadas en otras regiones. No explica por qué se ha tardado tanto en aplicarlas en Madrid. Quizá porque les salía políticamente más rentable hablar del aeropuerto de Barajas que del número de médicos y rastreadores. También explica las palabras del viceconsejero: "Zapatero habló de 'confinamientos selectivos', pero usó ese término como concepto para que todos lo entendiéramos, no dijo que vayan a aprobarse confinamientos selectivos, sino que en todo momento habló de restricciones". Zapatero sí se refirió a que estaban estudiando "confinamientos selectivos", pero el mensaje nos comunica que hablar de confinamientos selectivos no significa que se esté pensando en confinamientos selectivos. ¿Cómo pueden pensar algo así?

Aguado está nervioso. Se ha negado a dar la rueda de prensa semanal, pero aparece en un acto online el jueves sobre el deporte sin que los periodistas puedan hacerle preguntas. Finalmente, sí se refiere a lo que todo el mundo está hablando y hace un llamamiento que suena a desesperado: "Es necesario y urgente que el Gobierno de España se implique de forma contundente en el control de la pandemia en Madrid". Es difícil saber a qué se refiere con la palabra "contundente". No dice qué debería hacer Moncloa. ¿Dar órdenes a Ayuso? ¿Enviar más ayuda a la Comunidad? ¿Darles algún tipo de cobertura legal que ya el Gobierno puso a su disposición, como el estado de alarma?

Pocas horas después, Pedro Sánchez envía una carta a Díaz Ayuso en la que se ofrece a desplazarse a la sede de su Gobierno para reunirse y "trabajar conjuntamente" para encontrar una solución. La presidenta acepta la oferta, pero no puede evitar la tentación de dejar la patita con su acostumbrado "Madrid ha estado demasiado tiempo sola". Los que no tienen tanta suerte son varios alcaldes del sur de Madrid que iban a reunirse con ella el viernes vía telemática y conocer qué pasará en sus ciudades. Tendrán que seguir esperando a Godot, es decir, a Ayuso, porque su encuentro fue cancelado el día anterior.

Quienes también se sienten muy solos son los habitantes del los barrios del sur de Madrid en los que el viceconsejero había dicho que estaban teniendo una "relajación ciudadana" que estaba propiciando el aumento de los contagios. Personas que no pueden conseguir que les vean en los desbordados centros de Atención Primaria, frente a los que tienen que hacer colas en el exterior hasta que pueden atenderlos.

Flora, enfermera con una experiencia de 15 años que trabaja un centro de salud del barrio de Puente Vallecas donde hay cuatro de los seis médicos de baja y otro de vacaciones, explica a La Sexta quiénes son esas personas: "Es evidente. Solamente hay que ver: ¿quién trabaja? La clase obrera. ¿Quién se traslada? La clase obrera. ¿Quién no teletrabaja? La clase obrera. ¿Quién vive en 45 metros seis, ocho personas o más? La clase que vive en Vallecas, en Carabanchel, en Usera... Vamos, no hay que ser un lumbreras (para saberlo), hay que saber muy poquito de salud pública".

Esos sí que están solos. Son los que siguen esperando a que alguien haga algo.

Etiquetas
Publicado el
17 de septiembre de 2020 - 23:19 h

Descubre nuestras apps

stats