Sánchez llama a la prudencia para evitar una tercera ola en Navidad

Pedro Sánchez no esconde su preocupación ante el aumento de contagios de COVID-19 en los últimos días tras varias semanas de descenso de la incidencia acumulada desde la activación del estado de alarma que homogeneizó las restricciones en el conjunto del país. Ese aumento le ha llevado a hacer una advertencia clara a las puertas de los festejos navideños: planteará endurecer las medidas si continúa el repunte. “Si hay que endurecer el plan de Navidad no les quepa duda de que el Gobierno de España propondrá a los gobiernos autonómicos endurecer ese plan de Navidad. Porque no podemos relajarnos, no podemos bajar la guardia", ha avisado en su comparecencia en el Congreso en la que ha hecho balance de los dos primeros meses de estado de alarma y que servirá también para dar información sobre las últimas reuniones del Consejo Europeo.

El presidente ha defendido que la activación del estado de alarma por segunda vez durante la pandemia para el conjunto del territorio nacional "ha funcionado". Ha servido para reducir la incidencia acumulada, ha explicado, pero ha advertido de que no se puede relajar la población en lo que considera que es la recta final de la lucha contra el coronavirus ante el comienzo del proceso de vacunación. "En estos últimos días estamos viendo un preocupante aumento del número de contagios y, por tanto, hemos luchado mucho todo el año, unidos, y estamos ante este último esfuerzo, que es el que pedimos a los ciudadanos, a las puertas de las vacunas. No tiremos todo por la borda. Saldremos adelante pero depende de nosotros que no haya una tercera ola en el país”, ha expresado. 

Además de las palabras de Sánchez, y según ha adelantado la Cadena SER, el Ministerio de Sanidad llevará esta misma tarde al Consejo Interterritorial, la reunión semanal del ministro Salvador Illa y los consejeros autonómicos de la rama, una propuesta para endurecer las medidas. Según la propuesta de Sanidad, las comunidades podrían finalmente restringir los viajes de familiares y allegados a otras comunidades entre el 23 de diciembre y el 6 de enero; también reducir el número de las reuniones, que ahora es de 10; y adelantar el toque de queda, que para Nochebuena y Nochevieja se dejó a la 1:30 de la mañana.

Esas medidas se acordaron entre las comunidades el Consejo Interterritorial, que es el órgano de gobernanza del vigente estado de alarma, el pasado 2 de diciembre. Eran de obligado cumplimiento y, según explicó Illa, no podían modificarse: las comunidades no podían limitar las reuniones familiares a 6, los días señalados tenían que ser como máximo de 10. En la propuesta de hoy, se cambiaría ese punto. Además, según la Cadena SER, también podrían limitar más eventos como cabalgatas. El plan de navidad inicial las contemplaba con medidas de seguridad especiales, tales como celebrarlas de manera estática.

"En estas navidades se decide si evitamos la tercera ola"

El Gobierno ha duplicado las advertencias ante la cercanía de las fiestas ante el temor de que los encuentros sociales multipliquen los contagios, a pesar de las medidas restrictivas aprobadas, como el cierre perimetral de las comunidades excepto para reuniones con allegados, la limitación a diez personas en las cenas y comidas o el toque de queda a la 1:30 am los días clave. "La mejor manera de prevenir los contagios es que cada uno actuemos como si estuviéramos contagiados porque no sabemos si estamos contagiados -ha dicho Sánchez- Disfrutemos de la navidad en casa, salgamos solo para lo imprescindible, cuidemos la higiene, la distancia social". "En estas navidades se decide si evitamos la tercera ola. El mejor regalo a nuestros seres queridos es seguridad, es la forma más sencilla, eficaz, de decirnos que queremos seguir unidos", ha señalado.

Más allá de esas advertencias, el presidente ha hecho un discurso esperanzador en el medio y largo plazo dada la aceleración en la aprobación de las vacunas en la Unión Europea y ha reiterado que el cálculo del Gobierno es que en la primera etapa del proceso de vacunación -que englobará a personas en residencias de mayores y personal sanitario fundamentalmente- llegue a 2,5 millones de personas y que en mayo o junio un total de 15 o 20 millones de españoles estén vacunados. A partir de ahí, ha explicado, el Consejo Interterritorial de Salud priorizará al resto de segmentos de población a los que hay que seguir vacunando.

En todo caso, Sánchez ha enfatizado que la herramienta del estado de alarma ha funcionado frente a la pandemia, como a su juicio demuestran los datos de incidencia acumulada, que se encuentra por debajo de 200 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días frente a los 362 que tenía de media España cuando se activaron las nuevas restricciones: “Somos uno de los países con mejores datos”. “Todos los gobiernos europeos estamos trabajando con los instrumentos a nuestro alcance para salvar vidas”, ha dicho Sánchez y ha pedido solidaridad y respeto hacia los gobiernos europeos, “sean del signo que sean”, que hoy tienen tasas más elevadas. “No nos engañamos, ni somos mejores ahora ni éramos peores entonces”, ha dicho sobre el momento en el que España lideraba las tablas de contagios.

Antes de que comenzara el debate con el resto de grupos, Sánchez ha lanzado un mensaje al PP ante su negativa a apoyar las últimas prórrogas del estado de alarma en primavera así como en la última ocasión, cuando el Gobierno aprobó ese mecanismo para dar un paraguas jurídico a las comunidades autónomas para hacer frente a los rebrotes en la segunda etapa hasta el próximo 9 de mayo. "Quienes han cuestionado el elemento constitucional del estado de alarma, tanto en la primera como en la segunda fase, deberían reconsiderar su postura y arrimar el hombro por el país", ha sentenciado.

"Empezamos a ver la luz al final del túnel", ha terminado Sánchez en su primera intervención en la que ha dicho que, a partir de ahora, el Gobierno pretende seguir adelante con las "transformaciones" que planteó en el debate de investidura hace casi un año. El presidente ha asegurado que "la legislatura será larga" una vez que los Presupuestos Generales del Estado están garantizados y ha aprovechado para recordar que se ha reforzado "la pluralidad de la Cámara".

Casado: "Esto no es un estado de alarma es una alarma de Estado"

De nada ha servido el llamamiento de Sánchez al principal partido de la oposición para arrimar el hombro. Pablo Casado ha mantenido un durísimo discurso contra la coalición: "Nada ha cambiado en estos seis meses, seguimos en una crisis muy grave en España. El Gobierno que aglutina todo lo contrario de lo que dijo en campaña. Usted ha puesto en el puente de mando de la nación española a los que quieren llevarlo a las rocas". "Esto no es un estado de alarma, es una alarma de Estado", ha exclamado el líder del PP, que ha cuestionado las cuentas públicas del país al considerar que "ahondan en la depresión". "Aquí los únicos que salen más fuertes son Rufián, Otegi e Iglesias", ha expresado Casado, para quien el Gobierno "está negociando indultos". "Usted no sabe a donde va, solo le importa el poder", le ha recriminado.

En la misma línea de las últimas semanas en las que el PP ha tildado al Gobierno de "autoritario" y que, a su juicio, busca "destruir las libertades", Casado ha asegurado que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, "lo que quiere es que en España no haya control parlamentario y judicial. El líder del PP ha hablado de una "crisis institucional tremenda" por los "ataques" de los socios del Gobierno "a la democracia y a la monarquía".

En ese punto, Casado ha exigido a Sánchez que "diga que rechaza categóricamente los ataques de sus socios del Gobierno al rey de España". Pero además, el presidente del PP ha preguntado al jefe del Ejecutivo si "lamenta las víctimas de ETA", y le ha pedido explicaciones sobre "por qué ha pactado con los herederos de Batasuna". "Usted quiere pasar de un estado de derecho para pasar a un derecho de estado y para pasar a un estado sin derecho", ha añadido en alusión a la política de Moncloa sobre Catalunya. A juicio de Casado, "lo que está haciendo" Sánchez "con sus socios es dar la posibilidad de que desde la cárcel se dicte la política penitenciaria del país". Sobre la pandemia, Casado ha pedido a Sánchez que "sienta como Merkel, con lágrimas en los ojos, lo que está pasando en este país".

Al comenzar su réplica, Sánchez le ha contestado en tono irónico al reproche que le había hecho Casado de que no felicitara abiertamente la Navidad en "un país cristiano". "Felices fiestas, feliz Navidad. Hágaselo mirar, hombre", le ha dicho. "En Alemania llora una estadísta, en España se ríe un frívolo", le ha replicado el jefe de la oposición, que ha repetido la acusación de "ser el palmero de quienes no condenan los asesinatos de ETA". Sánchez le había recriminado que use a ETA en su discurso: "Habla de terrorismo, del de hace diez años, del que dejó de matar, al que vencimos entre todos". Ha aprovechado para recordar que la banda terrorista fue derrotada con "un Gobierno socialista en Madrid y en Euskadi".

Sánchez ha sido duro también contra el jefe de la oposición en su réplica y ha insistido en situarle en la extreme derecha. También ha ironizado sobre las palabras del jefe de la oposición, que aseguró que merecería la pena arriesgar la vida, como la oposición en Cuba o Venezuela, por la libertad. “Ya le digo que puede estar tranquilo, va a vivir muchos años y no va a tener que arriesgar la vida ni nada por el estilo para defender la libertad. La libertad en España no corre peligro. Hay libertad y Constitución para rato”, le ha dicho tras recordarle precisamente que el líder opositor venezolano, Leopoldo López, vive en España.

El presidente ha aprovechado el debate en el Congreso para afear a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que justificara a los militares que enviaron una carta al rey advirtiendo en contra del Gobierno de coalición. Lo ha hecho refiriéndose directamente a Pablo Casado: “¿Quién pone más en riesgo la democracia? ¿Un Gobierno legítimamente elegido o una presidenta autonómica que defiende punto por punto la carta de unos militares retirados llamando al golpismo en nuestro país?”. “Deje de parecerse a la ultraderecha en discursos y acciones políticas”, ha expresado Sánchez, que ha pedido tanto a Casado como a Abascal que “regresen a la tierra”.

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha reclamado a Sánchez que convoque elecciones en un discurso en el que ha hecho varios comentarios xenófobos, como la recriminación de que haya inmigrantes "en aviones yendo donde les da la gana mientras los españoles sufren un estado de alarma mientras de forma arbitraria e ilegal". La diputada de la CUP Mireia Vehí ha pedido la palabra tras esa intervención para reclamar que se retiraran expresiones como esa del diario de sesiones por haber vinculado "inmigración con terrorismo". La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, se ha negado al considerarlo "libertad de expresión". El líder de la extrema derecha también ha aplaudido a Hungría y Polonia por sus imposiciones respecto a los fondos europeos, que amenazaron incluso con el bloqueo. "Gracias a esa exigencia en la negociación no habrá condiciones ideológicas", ha dicho Abascal, que ha afeado al PP que no defienda a Victor Orbán.

Sánchez se ha referido a la teoría de la conspiración que promueve Vox y que mezcla el origen del virus en "la China comunista", la figura del multimillonario George Soros o los apoyos del Gobierno como un todo que ataca a la nación española. "Parece que la realidad es ajena a la crítica de algunos grupos", ha respondido Sánchez. "La gente que se asome al Congreso y escuche hablar al señor Abascal de una dictadura judeomasónica, una república comunista y bolivariana, con un virus chino que nos van a meter por la sangre y que con el 5G nos van a controlar... ¡Señor Abascal, por favor!".

Unidas Podemos pide "valentía" a Sánchez

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha reclamado este miércoles a Pedro Sánchez "valentía" para afrontar los "retos inmediatos" que, ha dicho, tiene que afrontar España en materia de "recuperación y ampliación de derechos humanos, civiles y sociales y la protección de la economía de las familias y los pequeños negocios". 

Echenique ha mencionado algunos de los elementos que están generando tensiones dentro del Gobierno. La 'ley Trans'; la de Libertades Sexuales (la del 'solo sí es sí', pendiente de tramitarse en el Congreso); la paralización de los desahucios de personas vulnerables sin alternativa habitacional y la prohibición de los cortes de suministros; la subida del SMI; la mejora del ingreso mínimo vital; la derogación de la reforma laboral, "como figura en el acuerdo de gobierno"; una "reforma fiscal en la que grandes fortunas y grandes corporaciones" para que "paguen más impuestos". 

Echenique también ha planteado como objetivos "la comisión de investigación sobre la Operación Kitchen". "Y por eso me temo también que, después del portazo de ayer del PP, no nos va a quedar otra que modificar el método de renovación del Consejo General del Poder Judicial", ha concluido.

En este sentido, el líder de Unidas Podemos y vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha respondido a las palabra del presidente del PP, Pablo Casado, precisamente sobre el CGPJ y en las que ha confirmado la negativa de su partido a renovar el gobierno de los jueces. En un mensaje en Twitter, Iglesias ha planteado que la única alternativa al bloqueo es recuperar la reforma legal sobre la fórmula del nombramiento de los vocales, un día después de que el Congreso diera el primer paso para limitar las competencias del CGPJ mientras está en funciones.

Etiquetas
Publicado el
16 de diciembre de 2020 - 09:33 h

Descubre nuestras apps

stats