Sánchez Llibre: "Si ERC rompe el acuerdo parlamentario con CiU buscaremos otras alianzas"

Sánchez Llibre desvela que quiere volver a presentarse a las elecciones generales

Josep Sánchez Llibre (Vilasart de Mar, Barcelona, 26 de mayo de 1949) es más que el portavoz económico de CiU en el Congreso. Es el brazo derecho de Duran Lleida, en el que el portavoz de CiU y dirigente de Unió Democrática ha depositado toda su confianza. Fundamentalmente, a la hora de negociar acuerdos con el Gobierno y con el resto de las fuerzas parlamentarias como portavoz adjunto de la coalición nacionalista, papel en el que asegura que se encuentra cómodo ya que prefiere estar en un discreto segundo plano. De hecho, reconoce que es poco amigo de conceder entrevistas.

Dimite el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce

Dimite el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce

¿Qué valoración hace de la actitud del presidente Rajoy y la respuesta que ha dado frente al debate soberanista y la consulta del 9N?

La posición del presidente del Gobierno, lamentablemente, ha estado muy desacertada. Rajoy ha sido incapaz de plantear un diálogo abierto, sin límites. Ha sido incapaz de presentar una contrapropuesta al presidente Mas. No ha tenido la cintura política para resolver esta situación que de llegar a enquistarse, podría comportar consecuencias muy negativas para la economía española.

Desde el punto de vista de un partido no independentista como el suyo, Unió, ¿cuál sería la solución para resolver el conflicto entre Cataluña y España?

Estoy convencido de que la solución tiene que pasar por que el PP y el PSOE se han de concienciar que para resolverlo tiene que haber una consulta. Una parte muy importante del pueblo quiere que esa consulta legal se pueda materializar. La que ha habido solo ha sido una participación ciudadana. No ha sido una consulta legal. Y esa consulta legal creo que se celebrará cuando acabe la legislatura, el contexto político sea diferente y haya una nueva composición del Parlamento español después de las próximas elecciones generales. La consulta se debe materializar para que Cataluña pueda decidir su futuro.

¿A qué cree que obedece el cambio de tendencia hacia el ‘no’ a la independencia que refleja una reciente encuesta del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat?

Las encuestas no son determinantes, solo indican tendencias en un momento concreto. Para mí, lo más relevante es que la consulta se tiene que hacer sí o sí.

¿Con quién cree que Cataluña podría negociar mejor sobre la cuestión soberanista: con el PP en minoría, con Pedro Sánchez en el Gobierno, o con uno presidido por Pablo Iglesias?

Más que indicar preferencias, creo que el problema de Cataluña con mayorías absolutas es irresoluble. Pero la solución pasa por que el PP y el PSOE estén de acuerdo en buscar una solución conjunta. Hay que evitar caer en el mismo error que cuando se planteó la reforma del Estatuto de Cataluña, en el año 2006. Entonces solo se pudo hacer con el acuerdo del PSOE, dejando al margen al PP. Esto se ha demostrado que fue un error. El PP lo llevó al Constitucional con las consecuencias que ha llevado esto hasta hoy.

Ese pacto de Estado y ese acuerdo entre el PP y el PSOE parece imposible en las actuales circunstancias.

Hoy es prácticamente imposible porque estamos en vigilias electorales, y PP y PSOE están pensando más en las elecciones autonómicas y municipales de 2015 que en el problema entre Cataluña y España.

Desde Unió se ha apostado claramente por que no haya elecciones anticipadas pero ERC aprieta a Mas. ¿Sería un error convocarlas?

Desde Unió le hemos planteado al president Mas, la necesidad de acabar la legislatura y que se produzcan las elecciones en el año 2016. Para ello es necesario que se aprueben los Presupuestos de 2015. Por eso hemos hecho un llamamiento a la racionalidad a ERC y también al PSC del señor Iceta para que conjuntamente o uno de ellos pueda aprobar los presupuestos y se pueda gobernar todo el año 2015 porque en Cataluña hay muchos problemas pendientes por resolver.

¿No está dando sensación de que el presidente Mas está siendo rehén de Junqueras?

Aquí se ha dado un pacto de legislatura entre el president Mas y el señor Junqueras. Hay que recordar que otras fuerzas políticas no han querido entrar en ese pacto parlamentario y de gobernabilidad. No es que Mas esté siendo el rehén del señor Junqueras. Se trata de que CiU necesita que los acuerdos de gobernabilidad que se plantearon hace dos años se materialicen hasta el final de la legislatura. Si el señor Junqueras no cumple este acuerdo, se habrán de buscar otras posibilidades y otras salidas.

¿No descarta entonces que se rompa el acuerdo con ERC y acabar la legislatura con el PSC, por ejemplo?

Si ERC, por motivos electorales, rompe el acuerdo parlamentario con CiU, lógicamente deberemos buscar otras alianzas.

Si hay una lista unitaria en las próximas elecciones autonómicas, como ha sugerido Mas, ¿Unió acudiría por su cuenta?

Yo pienso que no va a haber elecciones anticipadas en Cataluña. Es cierto que las relaciones entre Convergència y Unió han pasado por momentos difíciles, como ha ocurrido en otras legislaturas y a lo largo de estos 30 años que llevamos en coalición. Pero desde Unió entendemos que la coalición con Convergència hoy todavía es muy importante para satisfacer las necesidades de un electorado de Cataluña que precisa que esta coalición siga adelante. Yo siempre he dicho que esta coalición no tiene fecha de caducidad a pesar de sus dificultades.

En cuanto a esa lista única... yo creo que no se producirá. Está claro que ERC no está por la labor, ICV tampoco, las CUP tampoco… así que es muy difícil.

¿Y con qué fin entonces ha puesto en marcha Duran la plataforma Construïm?

De la misma manera y forma  que Convergencia puso en marcha “la casa gran del catalanismo”, Unió también ha planteado la posibilidad de reforzar el espacio sociológico de Convergència y Unió -que se había escorado en la dirección única y exclusivamente independentista-, para poder llegar a formar un gran movimiento de democracia social para dar más volumen participativo a nuestra proyección ideológica.

¿No es entonces un primer paso para configurar un partido o una lista separada de Convergència?

No. De momento, es una idea para reforzar el papel de Unió Democrática a través de este movimiento social.

Si llega a haber ruptura, ¿quién perdería más? En Convergència hay quien sostiene que Unió desaparecería.

A mí me gustaría que nunca se produjera esa ruptura. Pero si llega finalmente un día en que hemos de caminar solos, la historia dice que Unió tiene mucha viabilidad y muchas posibilidades de un buen futuro. Como ya se vio en el año 79. Cuando sale el sol, sale para todo el mundo. Unió no moriría, se lo puedo asegurar.

Usted que tiene contactos con el mundo empresarial ¿ha notado inquietud por una posible independencia de Cataluña?

Muchísima. Muchísima inquietud, aunque los interesados no lo planteen abiertamente. Porque los interesados la única cosa que quieren es que su empresa funcione bien. Pero existe una gran preocupación de que haya una posible secesión de Cataluña y un enfrentamiento entre Cataluña y España. Y eso no se manifiesta públicamente.

¿Qué cree que pasaría si al final hay una declaración unilateral de independencia?

Sería letal para los intereses de Cataluña. Pero, lógicamente, también sería muy mala para los intereses españoles. Por eso es importante evitar esta situación y que el Gobierno español y el PSOE se pongan las pilas para evitar una situación de esta envergadura, que, repito, sería letal. Yo voy a dedicar todos mis esfuerzos para evitar esta situación porque quiero que en Catalunya se plantee una consulta.

Vista la experiencia de estos años con ERC, ¿con quién estaría más cómoda CiU gobernando después de unas elecciones autonómicas?

El socio que tendríamos que escoger es el que se aviniera más a los planteamientos programáticos. Hay varios candidatos. Uno, la misma ERC y otro el PSC. Pero hemos de mirar los programas de cada uno y evidentemente, los resultados, para que fuera efectiva la gobernabilidad del país.

¿Considera, como Miquel Iceta, líder del PSC, que el Gobierno debería condonar la deuda de las Comunidades?

Yo creo que este planeamiento de condonación de deuda no es posible en la coyuntura actual española y europea. Lo que hay que hacer es resolver los problemas de financiación de las Comunidades Autónomas. Que el Estado resuelva aquellas situaciones de déficit estructural de aquellas comunidades a las que se han visto abocadas por la política llevada a cabo por el señor Montoro. El problema grave radica en que el Estado y el Ministerio de Hacienda han centrifugado el déficit del Estado español en perjuicio de las CCAA y en beneficio de la Administración del Estado y esta es una situación que hay que resolver, no a través de una condonación, sino de una nueva financiación que posibilite que las Comunidades tengan los ingresos que les corresponden en función de sus actividades.

El Gobierno estaba muy molesto con Torres-Dulce porque en un principio se resistió a seguir sus directrices de presentar una querella contra Artur Mas. ¿Es el fiscal general del Estado la primera víctima del 9N?

Efectivamente, Torres-Dulce es la primera víctima y no va a ser la última. El fiscal general ha hecho lo que tenía que hacer, no aceptar las interferencias ni las presiones que seguramente le deben haber inculcado para presentar una querella que al menos él, de entrada, parecía que no quería presentar. Las manifestaciones de Alicia Sánchez Camacho, presidenta del PP catalán, anticipándose en el anuncio de la presentación de esa querella, han motivado que estos desencuentros den al final el resultado de la dimisión del fiscal.

También desde el Ejecutivo se ha impulsado la salida del juez Ruz de la Audiencia Nacional y el relevo de varios mandos policiales que investigaron el caso Gürtel. ¿Cómo puede interpretar la ciudadanía estas decisiones políticas?

Seguramente, no las interpretarán nada bien. Pero en el caso del juez Ruz, creo que su comisión de servicio había expirado y por ley, y de acuerdo con el CGPJ, la limitación de su mandato estaba agotada. Desconozco si hay intencionalidad política tras estas decisiones. Como no lo sé, prefiero no opinar.

¿Qué opina de todo lo que está ocurriendo en torno al caso Pujol? ¿No les va a hacer mucho daño electoralmente?

Esta es una situación que está sub judice. Yo continúo pensando en la presunción de inocencia.

Pero sí hasta el propio Pujol ha reconocido que tenía cuentas en Suiza y no las había declarado.

Yo prefiero pensar en los momentos excepcionales de los 23 años del gobierno Pujol y en las muchísimas cosas buenas que hizo para Cataluña. La declaración que hizo el presidente Pujol sobre estas situaciones anómalas de sus finanzas particulares nos ha sorprendido, es verdad, y ha creado un estado de shock en la sociedad catalana y entre nuestros votantes. Pero como esto está en manos de la Justicia no voy a ser quien juzgue a la familia Pujol.

¿Y eso tapa toda la supuesta corrupción?

No, no… Después de su declaración y de la regularización de sus finanzas, esto ya está en manos de los tribunales. Yo parto de la base de que la Justicia actuará. Hasta que no haya el fallo definitivo, yo siempre he aplicado el principio de presunción de inocencia y de aquí no me voy a mover.

¿No debería comparecer en el Parlament Artur Mas para dar explicaciones sobre este caso, como reclama la oposición?

Bueno, hay una serie de partidos que han votado en contra de su comparecencia. Si CiU y ERC han votado que no era necesaria esa comparecencia, yo lo doy por bueno.

Son los dos partidos que gobiernan, pero políticamente no se entiende. A todos los partidos se les está pidiendo que den explicaciones por sus casos de corrupción, al PP, al PSOE...

Pero en Cataluña somos la excepción, somos los únicos en donde se ha formalizado una comisión de investigación donde espero que se podrá aclarar todas aquellas circunstancias para las que se creó.

Pero tampoco va a comparecer en ella Mas.

Ha habido una serie de partidos, entre ellos CiU, que creían que no era necesaria esa comparecencia. No voy a ser yo el que lleve la contraria a mi propia formación política con la que estoy de acuerdo.

Que usted esté de acuerdo con esta decisión es normal, pero no sé si lo entenderán los ciudadanos.

Lo que no entienden los ciudadanos es que con lo que está pasado en el resto de las comunidades autónomas o con todo lo que está sucediendo en Madrid, el PP no haya creado ninguna comisión de investigación a instancias de todos los partidos que se lo han pedido. Y en Cataluña sí se ha abierto una investigación. Es verdad que allí hay mayoría absoluta y aquí no la hay, pero nosotros hemos votado a favor.

¿Pondría la mano en el fuego por Xavier Trias, el alcalde de Barcelona?

Sí. Él ha manifestado públicamente que no tenía cuentas en Suiza y yo me creo al señor Trias. Las informaciones que ha publicado un periódico de Madrid tampoco se sabe de dónde han salido y después tampoco ha habido una afirmación real por parte de los pertinentes organismos de Hacienda o Interior justificando que esto era cierto. Por lo tanto, yo me creo al señor Trias.

Rajoy ha dado por acabada la crisis, ¿usted, como economista, cómo lo ve?

Desde el punto de vista macroeconómico esta afirmación es relevante pero en la coyuntura actual que en estos momentos vive España, la crisis se habrá acabado cuando realmente el paro haya bajado a los niveles europeos. Esta percepción no llega a lo que se llama “la economía real”. Hay mucho trabajo todavía por hacer para que esta afirmación pueda ser creíble para todos los ciudadanos españoles.

¿Va a ser ésta la última legislatura de Duran y Sánchez Llibre?

La de Duran no lo sé. Pero yo voy a volver a presentarme a las próximas elecciones generales si el partido me da su confianza. Ya sé que llevo muchísimos años pero quiero volver a presentarme.

Etiquetas
Publicado el
20 de diciembre de 2014 - 20:24 h

Descubre nuestras apps

stats