Sobre este blog

No nos gusta la palabra "discapacitado". Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a "retroceder". La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Nuria del Saz y Mariano Cuesta, dos retrones con suerte, intentaremos decir las cosas como son, con humor y vigilando los tabúes. Si quieres escribirnos: retronesyhombres@gmail.com

Otras Voces: Era un sábado cualquiera

Olga Fernández

Olga Fernández nos cuenta lo difícil que hacer una portabilidad de móvil si eres sordo. Y ha preparado un vídeo en lengua de signos para que todos puedan comprender su post.

___________________

Era un sábado cualquiera. Me disponía a contratar un par de tarifas móviles después de semanas valorando ofertas y precios. La operadora elegida: Jazztel. Con el ADSL ya contratado en casa salía más económico. Y de cobertura, suficiente. ¿Qué otras variables teníamos que valorar?. Pronto lo descubriríamos. En la pertinente llamada del comercial para cerrar la oferta me comunican que nos harán una nueva llamada para hacer la “verificación” de la portabilidad desde Vodafone.

  • Perfecto -contesté-pero para la línea de mi marido no va a ser posible. Es sordo y no puede hablar por teléfono.

Y dejó de ser un sábado cualquiera.

Le propuse que buscáramos otra alternativa, un correo electrónico, por ejemplo. Me dijo que sí, que me pasaba con atención al cliente y que lo solicitara. Pero atención al cliente no conocía ese protocolo. No existía esa posibilidad.

  • Entienda usted –me dijo- que el valor de una firma y un DNI escaneados…

Debo ser yo la única rara que piensa que tendrá el mismo valor, o más, que una llamada telefónica. Y se lo hice saber.

  • Perdona, pero creo que una firma tiene más valor. Para la llamada telefónica me hubiera bastado con pedir a mi vecino que contestara, haciéndose pasar por mi marido.
  • Hombre, eso depende de la honestidad de cada uno, señora.

No podía creerlo. Me hablaba de honestidad, cuando era yo la que, honestamente, les estaba explicando desde hacía media hora que mi marido es sordo y no puede “verificar” nada por teléfono.

  • Pues a ver cómo lo hacemos –le dije.
  • Hay una solución –me propuso.- Cambie usted la titularidad de la línea de su marido en Vodafone, póngala a su nombre y hace usted misma la verificación.

Se me nubló la mente. Es posible que no pensara con claridad llegado este punto. Y me rebelé.

  • Mira, la línea de mi marido es de MI MARIDO. No mía. Es SU línea y la porta ÉL, no yo. No pienso cambiar ninguna titularidad.

Respiré hondo y proseguí.

  • Puedo hacerlo yo, como intérprete. Le tengo a mi lado.
  • No es posible –me dijo- debe hacerlo el titular de la línea que vamos a portar. Su marido no oye pero, ¿tampoco puede hablar?. Puede usted decirle lo que le vamos preguntando pero que conteste él.
  • Sí, puede hablar -respondí abatida- pero no le vais a entender.

Aún así lo intentamos. No sé cómo se me ocurrió acceder a aquella propuesta. Es un episodio un tanto bochornoso y difícil de relatar. Finalmente, tuve que intervenir en la llamada.

  • Lo siento señora, es que no le entiendo. Yo la comprendo. Pero al haber intervenido una tercera persona ya no es válida la verificación.

Ya me lo temía.

La verificación la hicimos unos días después, gracias a una voz masculina que se ofreció amablemente. Así fue. Y que alguien me hable de honestidad. Lo siento, por ahí no paso.

Sé que mi marido podía haber hecho la llamada por medio de un intérprete. Conocido es entre las personas sordas que, en estos casos, es mejor que el intérprete sea de tu mismo sexo. Y no dar muchas explicaciones.

Fantaseé durante días con la idea de haberlo hecho yo, con mi voz, y que el operador se atreviera a decirme:

  • Perdone, Sr. Álvarez, pero su voz suena demasiado femenina para ser usted.
  • Sí, discúlpeme –le diría- es que me estoy hormonando.

Pero quedó en eso, en una fantasía. Hay que tener cuidado con el humor y la ironía. Pueden ofender a quién menos lo merece.

_______________

A esta web me remitieron para ver las condiciones de la tarifa cuando culminó la contratación: http://www.jazztelaccesible.com. En ella dice: Para la portabilidad necesitamos: Número de teléfono y datos del titular de la línea. Es imprescindible durante el alta poder hablar con el titular.

Sobre este blog

No nos gusta la palabra "discapacitado". Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a "retroceder". La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Nuria del Saz y Mariano Cuesta, dos retrones con suerte, intentaremos decir las cosas como son, con humor y vigilando los tabúes. Si quieres escribirnos: retronesyhombres@gmail.com

    Autores

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2013 - 20:06 h

Descubre nuestras apps

stats