El consejero de Educación presionó al rector de la URJC el día que estalló el caso del máster de Cifuentes

El consejero de Educación, Rafael van Grieken, en una imagen de archivo.

El consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Rafael van Grieken, presionó al rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Javier Ramos, el día que eldiario.es desveló que la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, había obtenido su título de máster con notas falsificadas.

Javier Ramos, el rector accidental que torció el futuro de la Rey Juan Carlos

Javier Ramos, el rector accidental que torció el futuro de la Rey Juan Carlos

Así consta en un documento que el abogado de la URJC envió el pasado 27 de abril a la Fiscalía de Mostoles, según publica este miércoles el diario digital El Independiente.

"Durante todo el día 21 de marzo de 2018, el rector recibió multitud de llamadas desde el móvil personal de D. Rafael van Grieken Salvador (consejero de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid) en las que le solicitaba la totalidad de la documentación correspondiente al Máster Universitario en Derecho Público del Estado Autonómico cursado por la Sra. Cifuentes Cuencas y especialmente el acta del Trabajo Fin de Máster", expone el letrado en el documento que ha remitido a la fiscalía.

El abogado de la URJC señala que las llamadas de van Grieken "se intensificaron" tras la comparecencia de prensa del rector y de los catedráticos Enrique Álvarez Conde y Pablo Chico de la Cámara. Los tres comparecieron el mismo día que eldiario.es publicó que Cifuentes había obtenido su título con notas falsificadas para negar las irregularidades y atribuirlas a una "mala transcripción". Según el abogado, las llamadas del consejero de Educación fueron aumentando "según iba avanzando la tarde".

La presión del Gobierno de la Comunidad de Madrid a la URJC ya le costó el cargo a la asesora de la consejería de Educación, María Teresa Feito Higueruela. Feito, amiga personal de la expresidenta, fue la enviada de Cifuentes a la universidad para que buscase una coartada que evitase la dimisión. El 21 de marzo, la asesora asignada al consejero van Grieken pasó por el rectorado de la URJC y habló con Javier Ramos antes de la rueda de prensa con la que la Universidad trató de tapar el escándalo.

Van Grieken era el jefe directo de Maite Feito, que ha sido imputada por la jueza y dimitió el pasado 11 de mayo después de que la profesora Cecilia Rosado la señalase como la persona que les amenazó: "O arregláis esto o Cifuentes y el rector os van a matar". La firma de Rosado es la única firma auténtica del acta que certifica que la expresidenta de la Comunidad de Madrid presentó su Trabajo de Fin de Máster ante el tribunal examinador. Un tribunal que nunca llegó a reunirse.

Tras la dimisión de Feito y la dimisión de Cristina Cifuentes, el nuevo presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, decidió mantener a Rafael van Grieken en su cargo, al frente de la consejería de Educación.

Desde la consejería de Educación, un portavoz ha confirmado a El Independiente que el consejero van Grieken llamó al departamento del rector el pasado 21 de marzo, pero han negado "cualquier tipo de presión". De hecho, según la versión de la consejería fue el propio rector el que llamó primero al consejero de Educación y enmarcó estas conversaciones en "la relación institucional, de cordialidad y de respeto a la autonomía universitaria" que mantienen ambas instituciones. "El tono fue absolutamente normal y las llamadas se hicieron para pedir la documentación después de las explicaciones que habían dado en la rueda de prensa", señalan.

Etiquetas
Publicado el
30 de mayo de 2018 - 08:20 h

Descubre nuestras apps

stats