La portada de mañana
Acceder
El PP se juega 35 años de poder en Castilla y León
Los pequeños ganaderos que quieren regenerar la tierra contra la crisis climática
'Las mentiras de Casado sobre la carne, el paro y el turismo', por Ignacio Escolar

La OMS recomienda un fármaco usado contra la artritis reumatoide para tratar pacientes con COVID grave

La OMS ha dado el visto bueno a tratar la COVID-19 con Baricitinib, un medicamento que se emplea contra la artritis reumatoide. La revista British Medical Journal, BMJ por sus siglas en inglés, ha publicado una actualización de la tabla de medicinas que ha seleccionado la Organización en la que se expresa que este medicamento "está altamente recomendado" para pacientes con COVID-19 "crítica o grave". 

Preguntas y respuestas sobre el Paxlovid, el antiviral de Pfizer que va a comprar España

Saber más

Los pacientes con COVID-19 grave presentan signos de neumonía o dificultades respiratorias, y aquellos que tienen la enfermedad en estado crítico tienen problemas respiratorios agudos o requieren un tratamiento para mantenerse con vida.

Además del Baricitinib, la OMS también recomienda para los pacientes con COVID-19 en sus estadíos más graves otros fármacos que se emplean igualmente contra la artritis reumatoide, como es el caso de los inhibidores de interleucina-6, que también tendrían, aseguran los expertos, efectos similares. No obstante, se recomienda que no se empleen ambos al mismo tiempo y se sugiere que, a la hora de elegir uno, se tengan en cuenta factores como los costes o la disponibilidad.

Ambos casos, Baricitinib o los inhibidores de interleucina-6, pueden combinarse, dice la OMS con corticosteroides, unas hormonas con las que también se trata, además de la artritis reumatoide, enfermedades como el asma o las alergias. Los expertos expresan que su recomendación se basa en la certeza de que estos medicamentos mejoran la supervivencia y reducen la necesidad de ventilación externa. También dicen que no se ha observado en su uso un aumento de los efectos adversos. 

Pero no todos los tratamientos contra la artritis reumatoide son válidos, subraya la OMS. Mientras los expertos sí recomiendan el Baricitinib o los inhibidores de interleucina-6, no se posicionan a favor del uso del ruxolitinib y tofacitinib para pacientes con coronavirus grave. En el caso de estos medicamentos, aseguran, en los ensayos que se han llevado a cabo no se han mostrado beneficios respecto a la mortalidad o al uso de respiradores y, sin embargo, aparece "un posible aumento de efectos adversos graves" con el segundo de ellos.

Por otro lado, para pacientes que no tienen COVID-19 grave, la OMS recomienda el uso de sotrovimab, aunque para aquellos que tienen más riesgo de hospitalización. Estos individuos, expresan los expertos, son por lo general, personas no vacunadas, mayores o con enfermedades crónicas como la diabetes.

También para pacientes que no tengan el coronavirus en estado grave, la OMS avala el uso de casirivimab e imdevimab –aunque estos los acepta en casos graves o críticos– siempre que se trate de pacientes que no hayan adquirido anticuerpos contra la COVID-19 de manera natural.

La Organización sigue posicionándose en contra del uso de corticosteroides para pacientes con COVID-19 no grave, así como del uso del Remdesivir, la hidroxicloroquina, el plasma de personas convalecientes, el Lopinavir/ritonavir (usados contra el VIH) o la ivermectina, que solo la considera en el contexto de pruebas clínicas.

Las recomendaciones que ha emitido la OMS se basan en el estudio de siete ensayos en los que han participado más de 4.000 pacientes con COVID-19 no grave, grave y crítica. Para elaborar estas pautas, los expertos han considerado los beneficios y los daños o los problemas de viabilidad.

La OMS ha dado el visto bueno a tratar la COVID-19 con Baricitinib, un medicamento que se emplea contra la artritis reumatoide. La revista British Medical Journal, BMJ por sus siglas en inglés, ha publicado una actualización de la tabla de medicinas que ha seleccionado la Organización en la que se expresa que este medicamento "está altamente recomendado" para pacientes con COVID-19 "crítica o grave". 

Preguntas y respuestas sobre el Paxlovid, el antiviral de Pfizer que va a comprar España

Saber más

Los pacientes con COVID-19 grave presentan signos de neumonía o dificultades respiratorias, y aquellos que tienen la enfermedad en estado crítico tienen problemas respiratorios agudos o requieren un tratamiento para mantenerse con vida.

Además del Baricitinib, la OMS también recomienda para los pacientes con COVID-19 en sus estadíos más graves otros fármacos que se emplean igualmente contra la artritis reumatoide, como es el caso de los inhibidores de interleucina-6, que también tendrían, aseguran los expertos, efectos similares. No obstante, se recomienda que no se empleen ambos al mismo tiempo y se sugiere que, a la hora de elegir uno, se tengan en cuenta factores como los costes o la disponibilidad.

Ambos casos, Baricitinib o los inhibidores de interleucina-6, pueden combinarse, dice la OMS con corticosteroides, unas hormonas con las que también se trata, además de la artritis reumatoide, enfermedades como el asma o las alergias. Los expertos expresan que su recomendación se basa en la certeza de que estos medicamentos mejoran la supervivencia y reducen la necesidad de ventilación externa. También dicen que no se ha observado en su uso un aumento de los efectos adversos. 

Pero no todos los tratamientos contra la artritis reumatoide son válidos, subraya la OMS. Mientras los expertos sí recomiendan el Baricitinib o los inhibidores de interleucina-6, no se posicionan a favor del uso del ruxolitinib y tofacitinib para pacientes con coronavirus grave. En el caso de estos medicamentos, aseguran, en los ensayos que se han llevado a cabo no se han mostrado beneficios respecto a la mortalidad o al uso de respiradores y, sin embargo, aparece "un posible aumento de efectos adversos graves" con el segundo de ellos.

Por otro lado, para pacientes que no tienen COVID-19 grave, la OMS recomienda el uso de sotrovimab, aunque para aquellos que tienen más riesgo de hospitalización. Estos individuos, expresan los expertos, son por lo general, personas no vacunadas, mayores o con enfermedades crónicas como la diabetes.

También para pacientes que no tengan el coronavirus en estado grave, la OMS avala el uso de casirivimab e imdevimab –aunque estos los acepta en casos graves o críticos– siempre que se trate de pacientes que no hayan adquirido anticuerpos contra la COVID-19 de manera natural.

La Organización sigue posicionándose en contra del uso de corticosteroides para pacientes con COVID-19 no grave, así como del uso del Remdesivir, la hidroxicloroquina, el plasma de personas convalecientes, el Lopinavir/ritonavir (usados contra el VIH) o la ivermectina, que solo la considera en el contexto de pruebas clínicas.

Las recomendaciones que ha emitido la OMS se basan en el estudio de siete ensayos en los que han participado más de 4.000 pacientes con COVID-19 no grave, grave y crítica. Para elaborar estas pautas, los expertos han considerado los beneficios y los daños o los problemas de viabilidad.

La OMS ha dado el visto bueno a tratar la COVID-19 con Baricitinib, un medicamento que se emplea contra la artritis reumatoide. La revista British Medical Journal, BMJ por sus siglas en inglés, ha publicado una actualización de la tabla de medicinas que ha seleccionado la Organización en la que se expresa que este medicamento "está altamente recomendado" para pacientes con COVID-19 "crítica o grave". 

Preguntas y respuestas sobre el Paxlovid, el antiviral de Pfizer que va a comprar España

Saber más

Los pacientes con COVID-19 grave presentan signos de neumonía o dificultades respiratorias, y aquellos que tienen la enfermedad en estado crítico tienen problemas respiratorios agudos o requieren un tratamiento para mantenerse con vida.