La verdad sobre la leche A1 y A2

lechea1a2

En los últimos tiempos se esta comercializando una leche y productos lácteos derivados bajo la denominación A2. La promesa es que esta leche evita los problemas gástricos y autoinmunes asociados al consumo de leche en algunas personas. ¿Tiene esto sentido?

El queso y la paradoja francesa

El queso y la paradoja francesa

La leche contiene dos tipos de proteínas: el 18% es proteína de suero, la parte que se elimina en la fabricación del queso, y con la que se fabrican los batidos de proteínas de tipo whey. El 82% del contenido de proteína de la leche corresponde a la caseína.

La caseína es en realidad una mezcla de diferentes proteínas, cada una con una composición de aminoácidos diferentes. Una de estas proteínas, la más abundante, es la beta-caseína, y las formas más comunes en la leche son dos:

  • Beta-caseína A1: presente principalmente en la leche de las vacas originarias del norte de Europa, como las Holstein Friesian, Ayrshire y Shorthorn.
  • Beta-caseína A2: esta proteína se encuentra en la leche de las vacas de la región del canal de la mancha y el sur de Francia, como las Guernsey, Jersey, Charolais y Limousin.

Originalmente, toda la leche contenía solo beta-caseína A2. Pero en algún momento de la historia se produjo una mutación, y aunque ahora todavía hay vacas que producen leche con caseína A2, la gran mayoría producen A1.

Dependiendo de la raza hay más o menos ejemplares con el gen para producir A2. El 90% de las vacas Guernsey producen leche A2. En el otro extremo, solo el 35% de vacas Holstein Friesian dan leche A2. El resto de las razas están alrededor del 50% de vacas A1 y vacas A2.

Así pues, la diferencia es individual entre una vaca y otra, y se puede conocer con un sencillo análisis de ADN del animal.

¿Y en España? Las tres razas mayoritarias de vacas productoras de leche son la frisona (Holstein Friesian, la típica vaca a manchas blancas y negras), con un 60% de la cabaña, la vaca parda, que se conoce en alemán como Braunvieh, originaria de los Alpes suizos, y después en menor proporción la pasiega, menorquina y la rubia gallega, aunque esta última se destina a la producción de queso.

Así pues, podemos afirmar que la mayor parte de la leche en España contiene beta-caseína A1. ¿Cuál es el problema con la leche A1?

La mayoría de los supuestos riesgos de la beta-caseína A1 provienen de un subproducto de su digestión. Cuando ingerimos A1 se descompone en beta-casomorfina-7 (BCM7). Si se inyecta directamente, la beta-casomorfina-7 tiene efectos inflamatorios en el organismo, provocando la secreción de histamina (la misma que produce los síntomas de la alergia).

La presencia de BCM7 se ha visto relacionado con enfermedades como la diabetes tipo 1, enfermedades cardiovasculares, y autismo.

Lo que no está tan claro es que la caseína de la leche A1 consiga pasar a la sangre como BCM7. En adultos por lo menos, no se han encontrado pruebas de que esto ocurra. Al contrario, los efectos en animales se dan cuando se les inyecta la BCM7, pero no cuando toman leche A1.

Según un extenso informe de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), hay muchas de estas relaciones que no tienen fundamento:

  • No hay pruebas de que la BCM7 pase a la sangre en adultos, ya que no consigue cruzar la barrera intestinal y pasar a la sangre.
  • La asociación entre leche A1 y enfermedades cardiovasculares se observó en conejos, pero no se ha visto relación causa-efecto en humanos.
  • La asociación con la diabetes tipo 1 es estadística, y no se puede separar de otros factores relacionados, como por ejemplo el gluten.

Aunque no se ha encontrado BCM7 en los adultos sanos que beben leche A1, sí se ha detectado en pequeñas cantidades en bebés con apnea y riesgo de muerte súbita. Lo mismo ocurrió en un experimento con bebés que recibieron biberón de leche de vaca maternizada, que tenían más riesgo de retraso del desarrollo psicomotor que los que tomaban leche materna.

Además de los bebés, las personas que sufren inflamación crónica o enfermedades autoinmunes también tienen la barrera intestinal debilitada. ¿Es esto suficiente para que sufran riesgo por absorber BCM7 de la leche? Los estudios son contradictorios. Hay quienes toleran perfectamente la leche y quienes no.

No solo es la lactosa

La mayoría de los problemas relacionados con la leche son molestias digestivas, que normalmente se atribuyen a la intolerancia a la lactosa. La cantidad de lactosa en la leche A1 y A2 es la misma, pero no es el único factor.

En un experimento en Finlancia se estudió a 206 personas, de las cuales el 20% tuvieron problemas digestivos al tomar leche. Sin embargo, solo un 6% tenía intolerancia a la lactosa. Esto indica que además de la lactosa, la caseína es una de las posibles causas de alteraciones digestivas. En otro estudio en EEUU se comprobó lo mismo: no todo el mundo a quien le sienta mal la leche es intolerante a la lactosa.

En este sentido, se ha comprobado en varios experimentos que la leche A2 produce menos molestias a las personas que tienen intolerancia.

¿Significa esto que la caseína en sí misma es dañina ? Difícilmente. La caseína tiene propiedades anticancerígenas, así como la latoferrina, otra proteína de la leche.

Según una revisión de multitud de estudios recientes, la leche y los lácteos tienen propiedades antioxidantes y cardioprotectoras, especialmente cuando son enteros y fermentados, como el queso, kéfir y yogur. El consumo de fermentados lácteos está asociado a menos casos de cáncer de colon y vejiga. Tampoco hay ninguna asociación probada entre el consumo de leche, queso y yogur y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

En resumen, la leche A1 puede suponer un riesgo para los bebés y molestias gástricas a las personas con intolerancia. En otros casos los lácteos, sobre todo fermentados, son extremadamente saludables.


¿En qué se basa todo esto?

Sequential release of milk protein-derived bioactive peptides in the jejunum in healthy humans.
Liberación secuencial de péptidos bioactivos derivados de proteínas lácteas en el yeyuno en humanos sanos.
Se muestra evidencia clara de la presencia de péptidos bioactivos en el yeyuno de humanos sanos que ingirieron caseína. Nuestros hallazgos plantean la cuestión sobre las condiciones fisiológicas en las que estos péptidos pueden expresar su bioactividad en humanos.
DOI: 10.3945/ajcn.112.055202

A naturally occurring opioid peptide from cow's milk, beta-casomorphine-7, is a direct histamine releaser in man.
Un péptido opioide natural de la leche de vaca, la beta-casomorfina-7, es un liberador directo de histamina en el hombre.
Estos hallazgos sugieren que la beta-casomorfina-7 puede considerarse como un liberador de histamina directo no citotóxico en humanos.
DOI: 10.1159/000236106

Review of the potential health impact of β-casomorphins and related peptides
Revisión del posible impacto en la salud de las β-casomorfinas y péptidos relacionados
Según la presente revisión de la literatura científica disponible, no se puede establecer una relación causa-efecto entre la ingesta oral de BCM7 o péptidos relacionados y la etiología o el curso de cualquier enfermedad no transmisible sugerida. En consecuencia, no se recomienda una evaluación formal del riesgo de EFSA de péptidos derivados de alimentos.
DOI: 10.2903/j.efsa.2009.231r

No evidence for the presence of beta-casomorphins in human plasma after ingestion of cows' milk or milk products.
No hay evidencia de la presencia de beta-casomorfinas en el plasma humano después de la ingestión de leche de vaca o productos lácteos.
DOI: 10.1017/s0022029900024730

The exogenous opioid peptides and DPPIV serum activity in infants with apnoea expressed as apparent life threatening events (ALTE).
Los péptidos opioides exógenos y la actividad sérica DPPIV en lactantes con apnea expresados como eventos potencialmente mortales aparentes (ALTE).
Hemos encontrado que el suero de algunos bebés después de un evento de apnea contenía más β-casomorfina-7 que el de los bebés sanos de la misma edad. DOI: 10.1016/j.npep.2011.01.005

Beta-casomorphins-7 in infants on different type of feeding and different levels of psychomotor development.
Beta-casomorfinas-7 en lactantes con diferentes tipos de alimentación y diferentes niveles de desarrollo psicomotor.
Los datos indican que la lactancia materna tiene una ventaja sobre la alimentación artificial para el desarrollo de los lactantes durante el primer año de vida y respaldan la hipótesis del deterioro de la eliminación de la casomorfina bovina como factor de riesgo de retraso en el desarrollo psicomotor y otras enfermedades como el autismo.
DOI: 10.1016/j.peptides.2009.06.025

Milk hypersensitivity in young adults.
Hipersensibilidad a la leche en adultos jóvenes.
Alrededor del 20% de los sujetos informaron molestias abdominales después de la ingesta de productos lácteos, mientras que solo el 6,4% había sido diagnosticado con intolerancia a la lactosa. DOI: 10.1038/sj.ejcn.1600819

Correlation of lactose maldigestion, lactose intolerance, and milk intolerance.
Correlación de la mala digestión con lactosa, intolerancia a la lactosa e intolerancia a la leche.
Los resultados sugieren que la causa de la intolerancia a la leche en hasta un tercio de los afroamericanos que afirman síntomas después de la ingestión de una cantidad moderada de leche no puede ser su contenido de lactosa.
DOI: 10.1093/ajcn/57.3.399

Effects of milk containing only A2 beta casein versus milk containing both A1 and A2 beta casein proteins on gastrointestinal physiology, symptoms of discomfort, and cognitive behavior of people with self-reported intolerance to traditional cows' milk.
Efectos de la leche que contiene solo beta beta caseína A2 frente a leche que contiene proteínas de beta caseína A1 y A2 sobre la fisiología gastrointestinal, los síntomas de incomodidad y el comportamiento cognitivo de las personas con intolerancia autoinformada a la leche de vaca tradicional.
El consumo de leche que contiene A1 β-caseína se asoció con un aumento de la inflamación gastrointestinal, empeoramiento de los síntomas de PD3, retraso en el tránsito y disminución de la velocidad y precisión del procesamiento cognitivo. Debido a que la eliminación de la β-caseína A1 atenúa estos efectos, algunos síntomas de intolerancia a la lactosa pueden deberse a la inflamación que desencadena, y pueden evitarse consumiendo leche que contiene solo el tipo A2 de beta caseína.
DOI: 10.1186/s12937-016-0147-z

A role for milk proteins and their peptides in cancer prevention.
Un papel para las proteínas de la leche y sus péptidos en la prevención del cáncer.
La proteína predominante en la leche, la caseína, sus péptidos, pero no los aminoácidos liberados, tienen propiedades antimutagénicas. DOI: 10.2174/138161207780363059

Antioxidant properties of Milk and dairy products: a comprehensive review of the current knowledge
Propiedades antioxidantes de la leche y los productos lácteos: una revisión exhaustiva de los conocimientos actuales.
La leche y los productos lácteos con propiedades protectoras tienen el potencial de actuar como coadyuvantes en las terapias convencionales, abordando enfermedades cardiovasculares, trastornos metabólicos, salud intestinal y propiedades quimiopreventivas.
DOI: 10.1186/s12944-019-0969-8

Etiquetas
Publicado el
18 de febrero de 2020 - 21:34 h

Descubre nuestras apps

stats