eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La unidad de España no es el principal problema

71 Comentarios

Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy.

Imaginen la escena: la organización ultraderechista y ultracatólica “Hazte oír” monta una perfomance, dice, en las inmediaciones de La Moncloa, sede del Gobierno español, con personas vestidas de gallinas repartiendo huevos. La escena quería llamar gallina, cobarde, al ejecutivo de Rajoy por no aplicar ya el artículo 155 de la Constitución a Catalunya. Lo ha explicado una redactora de la web vinculada a “Hazte Oír”, autorizada al selectivo uso de la palabra en la rueda de prensa del Consejo de Ministros. El portavoz, Íñigo Méndez de Vigo y Montojo, Barón de España, ha aprovechado la pregunta para explicar algunos postulados del Gobierno. España. Cuarta potencia europea. Año 2017. Siglo XXI. Ahora ya podemos empezar a analizar el momento que vive nuestro país.

Como en los oráculos de Delfos de la Grecia antigua, el gobierno suelta frases para ser interpretadas. Sugiere, por primera vez, “ sellar la fractura en el Parlament”, siempre que se renuncie a la declaración unilateral de independencia. Al presidente Puigdemont también le piden repensar la decisión miembros de su partido, de la antigua Convergencia que, como Artur Mas, nunca fue independentista. En este escenario ya puede ocurrir cualquier cosa. Solo que las graves heridas en la convivencia son reales. Las amenazas pendientes también. Y ha emergido una vieja España, muy preocupante, que hoy ha sido autorizada a sentarse con los periodistas y repartir huevos en los aledaños del palacio presidencial llamando “gallina” al Gobierno.    

El delegado del gobierno en Aragón ya le había puesto nombre al movimiento: “ Los sediciosos han despertado al toro español”, ha dicho. Según este político del PP, el toro “representa las esencias de un pueblo forjado durante siglos en el crisol de la historia". El crisol no suele aglutinar historia, sino razas o culturas, pero ese toro español va de todo lo contrario. Los ultras que acorralaron impunemente a varios cargos electos hace unas fechas en Zaragoza, han logrado ahora, al parecer, una nueva victoria con una campaña masiva para que Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, no fuera a recoger este sábado una medalla concedida por el Ayuntamiento. Lo último que se ha dicho es que no aparecerá en público.  Solamente por su procedencia e ideología tan contraria a la de ellos. Si esto sigue, es de temer dónde acabaremos. 

Seguir leyendo »

Se busca héroe o heroína (receta para resolver el conflicto catalán)

Diada 2017.

Soy de las que piensa que la opinión de cualquiera es tan valiosa como la de los analistas o la de los actores políticos responsables de las decisiones. De hecho, suelo atender en campaña más a lo que escucho en un taxi o en un supermercado que lo que pueda leer en los sesudos análisis de politólogos. Los votos valen lo mismo, tanto el del ciudadano raso como el del científico, pero los ciudadanos son muchos más. Esas son mis cuentas.

Ahora, como en campaña, es momento de que se escuche la voz de los ciudadanos y, además, de que se canalice. Si sabemos lo que la gente es, piensa, desea, teme, quiere, sabremos cómo moverla. Vean cómo se moviliza la gente cuando comprende que su opinión es importante y tomada en cuenta. Lo llevamos viendo varios años en las calles de Catalunya y en la resistencia exhibida el pasado domingo, en la jornada -llamemos- del “Votarem”. Creo que necesitamos una campaña nuestra, de los que defendemos los procesos democráticos, de los que no votaron, de los que no quieren que se rompa España. Cuántas veces hemos dicho que se necesitaba un relato emocional que rebatiera el relato independentista, y digo rebatiera, no que se enfrentara. Hablo de debate de relatos, no de guerra de relatos.

Hemos perdido la fe en la capacidad de los líderes políticos, todos ellos hombres rodeados de hombres, para resolver el problema, principalmente porque creemos que ellos no son la solución puesto que son el problema. Con su exhibición de testosterona, de medida de su fuerza, hemos quedado atrapados en la incertidumbre. Con esta confianza bajo mínimos parece que la única posibilidad es que sean los ciudadanos los que resuelvan el problema. La sensación que da es que los líderes naturales que podrán resolver la crisis serán de la sociedad civil y no de la política formal. “Hablemos” es una campaña emocional, de conexión, moderada y civilizada.

Seguir leyendo »

Iba a escribir sobre Aznar

43 Comentarios

José María Aznar y Mariano Rajoy.

Hoy, al sentarme delante del ordenador, empecé a escribir sobre la “brillante” aparición de José María Aznar en la crisis catalana. Tras recordar su papel en la guerra de Irak o en el 11M, me detuve también en las declaraciones del generalísimo Alfonso Guerra; en María Antonia Trujillo y su “Marcha Rojigualda” sobre Catalunya; en la alcaldesa popular que dio las gracias a la Falange por su patriotismo; en los policías que cantaban como si fueran hinchas de fútbol y que se comportaron como tales; en la expresidenta autonómica que estuvo en Cibeles cara al sol; en los periodistas políticos y deportivos que echan gasolina en las redes y en las teles a base de noticias falsas, exageradas o manipuladas; en el discurso partidista de un Rey; y en el presidente que, al quedar en evidencia su incompetencia, podría resultar más peligroso que nunca.

Salté después al otro lado y analicé la vulneración de casi todas leyes habidas y por haber; el descaro al dar por buenos los resultados de un referéndum celebrado en condiciones excepcionales; el acoso, perpetrado por una minoría pero absolutamente injustificable, a periodistas, policías y discrepantes; la osadía de querer declarar la independencia marginando a un amplísimo sector de la sociedad catalana. Al terminar, pensé que me había quedado a gusto. Sin embargo, cuando repasé por primera vez el texto, al ver amontonados en un solo papel todos estos hechos y declaraciones… empecé a sentir miedo. Un miedo tan intenso que me hizo arrojar a la papelera los dos folios y medio que había escrito y que me empujó a empezar de nuevo.

Los días que se avecinan son los más críticos que hemos vivido desde el 23 de febrero de 1981. Lo que está ocurriendo no es ninguna broma. Se está apelando tanto a las vísceras, al sentimiento irracional, a las banderas… que podemos estar a unas pocas horas de que se consume una gran e irreparable tragedia. He eludido hasta el día de hoy hacer comparación alguna con la Yugoslavia de los años 90. Viví algunas de aquellas guerras como corresponsal y sé las abismales diferencias que hay, afortunadamente, entre ambos casos. Aún así, es necesario recordar que también existen similitudes: el odio entre regiones alentado por políticos sin escrúpulos y mediocres, así como periodistas mercenarios e irresponsables; las llamadas populistas a agitar una bandera y quemar la del contrario; la tentación de dejar de considerar persona al vecino que no es o no piensa como tú… No. Estoy seguro de que no va a haber una guerra en nuestro país, pero sí creo que corremos el riesgo de que se produzcan hechos dramáticos, traumáticos y hasta sangrientos que nos estigmaticen como pueblo durante las próximas décadas.

Seguir leyendo »

Cualquiera se fía de nosotras

160 Comentarios

Las mujeres podemos ser más malas que cualquier hombre malo. No les ganamos a nada, pero a eso sí. Todo el mundo lo sabe. Somos peligrosas de una forma muy sutil y ellos, sin embargo, son más nobles, no llegan a ser tan retorcidos como nosotras. Por eso están doblemente indefensos: somos peligrosas y, además, ellos -impregnados de tanta nobleza- pueden no darse cuenta, por lo que son presa fácil de nuestra perversión. Ya lo avisó  aquel alcalde del PP: "Piensa que entras en un ascensor y hay una chica con ganas de buscarte las vueltas, se mete contigo, se arranca el sujetador o la falda y sale dando gritos diciendo que le has intentado agredir. Ojo con ese tema".

Y es verdad, porque todo el mundo sabe que a solas con un extraño hay muchas que se arrancan el sujetador, la falda y lo que haga falta. Y ellos no gozan de ningún recurso para librarse ni de eso ni de la condena asegurada que les caería. Es normal, por lo tanto, dudar siempre de las mujeres que denuncian agresiones sexuales, e incluso asegurar que mienten. Por eso hay que asegurarse de si cerramos bien las rodillas (aunque da un poco igual, en realidad, porque si las cerramos, lo cierto es que necesitamos también haber estado  muy borrachas para que algo así nos pasase).

Tampoco podemos esperar otra cosa cuando, cada pocos días, se anuncia que un hombre matado a su pareja. Vale que en este caso ella no está mintiendo, pero habrá que ver también por qué el señor ha llegado a ese límite, no podemos precipitarnos, que ya sabemos cómo nos las gastamos las mujeres. Y lo nobles que son ellos.

Seguir leyendo »

Con tacto

Barcelona, 1 Oct. 2017

El pasado fin de semana me encontraba leyendo El sentido olvidado, un ensayo de Pablo Maurette sobre la importancia del sentido del tacto, cuando empezaron a llegar las imágenes de la carga policial contra la movilización prorreferéndum en Catalunya.

De pronto aparecían en pantalla grupos de personas que, cogidas del brazo, codo con codo, se agrupaban para ofrecer una resistencia pacífica a la policía nacional enviada por el Gobierno del PP para disolverlos. En una de las fotografías más icónicas de la jornada pueden verse las manos de varias personas agarrándose unas a otras, aferrándose al hombro que tienen delante o apoyándose en la espalda ajena. La proximidad, el cuerpo a cuerpo, genera intimidad, lo que supone también ipso facto una mayor implicación emocional. Se puede mirar sin ser visto, escuchar sin ser oído, pero uno no puede tocar sin ser tocado. Excepto la policía, que llevaba guantes y estableció el contacto a golpes.

En una explosión sensorial, estos días pudimos oler el tufo a naftalina y sudor rancio de algunas banderas preconstitucionales y brazos en alto. También sufrimos el mal gusto del comentario sobre la colada del señor Albiol, los trapos sucios del machismo. Pero sobre todo, en esta sociedad de la imagen, las cosas entran por los ojos. Quizás por eso la contrapartida al sentido de la vista, la ceguera, se ha vuelto un recurso tan habitual como mecanismo de defensa cuando la realidad no es como se desea.

Seguir leyendo »

Todos contra el fuego

25 Comentarios

Escenas de incidentes durante el 1-O en Barcelona.

Necesitamos cabezas, no cabezotas. Dirigentes que curren, no que crean que esto se soluciona currándole al personal. Pontoneros, no dinamiteros. Bomberos, no pirómanos. Estoy hasta la coronilla de todos estos que comparan lo que ocurre en Cataluña con el nazismo, el franquismo, la Guerra Civil, Yugoslavia… Se pierde la medida, por ganar un titular, y estamos escasos de sensatez para dialogar sobre el tema y que no se nos vaya la fuerza por la boca. O por la porra.

Ya hablaba Machado de esa España de las nueve cabezas que embisten por cada una que piensa. Aquí vamos sobrados de ideas de brocha gorda, de simplismo, de generalizar falsamente y de manipulación. A medio y largo plazo, lo de Cataluña no lo resolverá la Policía, ni el Ejército, ni las leyes que tenemos, ni la justicia, ni un referéndum unilateral, ni decir que todos los catalanes han sido agredidos, ni tomarse esto como una peli de buenos, malos, indios y vaqueros.

Seguir leyendo »

Insurrección (versión Beta)

58 Comentarios

Concentración de protesta en Barcelona.

¡Abramos los ojos de una vez! Lo que estamos viviendo es algo nuevo, diferente, disruptivo. Por más comparaciones melancólicas o históricas que quieran hacerse desde uno u otro lado, asistimos en realidad al despertar doloroso a un nuevo siglo con marcos y  dinámicas completamente diferentes a las conocidas hasta ahora. Esta revelación es decisiva, porque mientras gobernantes, políticos y ciudadanos no seamos conscientes de la novedad radical de lo que acontece, seguiremos intentando usar instrumentos del siglo XX para encauzar rupturas y dinámicas sociales del siglo XXI. Creo que es exactamente lo que está sucediendo ahora. 

En Catalunya está teniendo lugar claramente una insurrección, pero no una con las dinámicas viejunas y agotadas de los siglos pasados sino una insurrección en versión Beta, una especie de primer ensayo de lo que constituirá la dinámica de la revolución o la involución política en el nuevo siglo. No sería la primera vez que en España se viven acontecimientos que barruntan lo que se extenderá por Europa. Si esto es así, si la gestión que los impulsores del procés han puesto en marcha fuera una iluminada prueba de laboratorio de cómo se van a producir las rupturas sociales y políticas a partir de ahora, entonces deberíamos plantearnos si los viejos y conocidos instrumentos de que disponemos podrán estar a la altura. 

La insurrección que se está produciendo en Catalunya plantea en realidad una pregunta profunda y difícil para la que no sé si tenemos respuesta. Ni unos ni otros. Y si no la tenemos, entonces es que Puigdemont y los suyos llevan razón y tenían un diseño capaz de ganar el pulso. La pregunta es: siendo que las democracias están basadas en el Estado de Derecho y en el monopolio del uso de la fuerza por parte de este ¿sigue siendo cierto que las democracias pueden usar ese poder coercitivo ante insurrecciones pacíficas y disruptivas como la que se nos plantea? Acabamos de ver la dificultad. Y si las sociedades ya no toleran el uso de ese poder coercitivo ¿qué otros instrumentos quedan para volver a restablecer el imperio de la ley sin el cual no hay convivencia democrática posible?

Seguir leyendo »

El discurso del rey: desastre sin paliativos

89 Comentarios

El rey Felipe VI, durante su discurso sobre Catalunya.

El discurso del rey no debió producirse, porque un discurso de esa naturaleza no tiene encaje en una Monarquía Parlamentaria. Por muy difíciles que sean las circunstancias o, mejor dicho, cuanto más difíciles sean las circunstancias, menos se justifica la intervención de una magistratura hereditaria, que, justamente por ello, carece de legitimación democrática.

El discurso del rey fue un acto de profunda deslealtad respecto del poder constituyente del pueblo español. En la Constitución el principio de legitimación democrática del Estado figura en el art. 1.2 CE: “la soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado”. A continuación viene la Monarquía parlamentaria: “la forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria”, dice el art. 1.3 CE.

El art. 1.2 CE es el presupuesto del art. 1.3 CE, sin el cual este último resulta inexplicable. Sin legitimación democrática se puede ser “órgano”, pero no “poder” del Estado y, en consecuencia, no se puede tener una intervención de naturaleza política, como fue el discurso del rey. En el discurso del rey hubo falta de respeto a la Constitución y deslealtad al poder constituyente del pueblo español.

Seguir leyendo »

¡Qué difícil es ser el Rey de todos los españoles!

64 Comentarios

El rey Felipe VI, durante el discurso tras el 1-O. Foto: Casa Real

Un rey tenso se ha dirigido a los españoles en un momento de tremenda incertidumbre. El breve discurso, apenas seis minutos cuando España atraviesa uno de los episodios más difíciles de su reciente historia, ha estado plagado de adjetivos condenatorios hacia los actuales gobernantes de Catalunya. Nada sorprendente, entra dentro de la lógica que el jefe del Estado sea rotundo a la hora de defender la Constitución, la ley de leyes que nos gobierna. Pero en circunstancias excepcionales, algunos esperábamos mensajes excepcionales.

Y no, si algo ha dejado claro Felipe VI, es que está, palabra por palabra, repitiendo el discurso de Rajoy. Así es la ley, los discursos del rey los escribe el Gobierno o, como poco, los somete a su revisión y aprobación.

Todo lo que ha ido desgranando el monarca es cierto. Se ha incumplido la ley. No ha habido lealtad y se ha dividido a la sociedad catalana. Al margen del derecho y la democracia. Y con una conducta irresponsable. Pero también muchos ciudadanos en Catalunya y en España están conmovidos, tristes, desesperanzados, por la incapacidad del Gobierno de Mariano Rajoy de encontrar una solución dialogada, por el permanente acoso que el PP y sus gobiernos han mantenido frente a cualquier opción que incluyera un mayor reconocimiento de la singularidad de Catalunya. Por el tremendo error de intentar parar el referéndum a mamporros el pasado domingo, regalando a los independentistas el mejor pasaporte internacional para llegar a su destino soñado.

Seguir leyendo »

Un discurso para la guerra

186 Comentarios

El rey en su discurso del martes.

La Zarzuela se ha unido a La Moncloa y Génova en la apuesta total y sin ambages por la mano dura contra la Generalitat en su aventura por la independencia. En una intervención sin precedentes en una monarquía parlamentaria en la que el rey no tiene poderes políticos –ni puede tenerlos en Europa en el siglo XXI–, Felipe VI ha pronunciado un discurso durísimo sin espacio para dar ninguna opción al diálogo con los nacionalistas catalanes en lo que es en la práctica una declaración de guerra a la Generalitat que preside Carles Puigdemont.

Los que confiaban en un llamamiento al diálogo, por genérico que fuera, como forma de solucionar esta crisis tardaron sólo unos segundos en darse cuenta de que no habría tal cosa. El tercer párrafo del texto del discurso cortaba de raíz esa posibilidad: "Con sus decisiones, han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado". 

Lo que vino después iba en la misma línea. "Quebrantado los principios democráticos", "socavado la armonía y la convivencia", "menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad", "poner en riesgo la estabilidad económica y social de toda España".

Seguir leyendo »