eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El circo de Casado

32 Comentarios

Pablo Casado

“Ya lo decía mi marido en los años 90. Yo es que electrificaba las vallas, nos están metiendo enfermedades que en este país no se veían. Aquí todos piensan lo mismo pero nadie dice nada. ¿Qué va a ser lo próximo?, ¿qué echen ácido a la Guardia Civil? Y encima los metemos en cárceles con piscina climatizada. No quieren trabajar, vienen a robar y a vivir bien. No se comportan y a mí me han enseñado que donde fueres haz lo que vieres…”. Así arrancaba mi semana. Era inevitable no escuchar a esta mujer, de unos 45 años, que debía estar yendo a trabajar. La escena sucede a primera hora de la mañana en un vagón lleno de gente del metro de Madrid. Sin ninguna discreción, esta señora iba soltando, cuál tabla de multiplicar, uno a uno todos los mitos y estereotipos que se le pasaban por la cabeza. Su interlocutora asentía, a diferencia de ella, con más mesura y cierto pudor. Pero la mujer, lejos de darse por aludida, parecía querer incomodar a todo el vagón. Su tono, además de racismo y aversión, desprendía algo más, era la exaltación de un discurso ignorante y hostil. Ideas sobre la inmigración que, sin ser nuevas ni mayoritarias, solo necesitaban que alguien les abriera la puerta para salir en tropel. Eso es justamente lo que está haciendo el Sr. Casado Blanco.

Desde que ha asumido este nuevo rol político, el líder del PP, haciendo honor a sus apellidos, embistió primero contra la mal llamada ‘ideología de género’ para dejar clara su apuesta por la familia tradicional y, ahora, desde su privilegio de hombre blanco, está tratando de averiguar cuánto apoyo popular y electoral le puede reportar el uso de la retórica xenófoba antiinmigración. Una decisión irresponsable que, más allá de los votos, está teniendo un ‘efecto llamada’ hacia quienes de forma ignorante y/o irracional creen que la inmigración supone un problema para nuestra seguridad y la ven como una invasión.

Tras lanzar la piedra, dos días después, el líder Popular se ha ido a Algeciras a darse un baño de medios para que todos viéramos como estrecha la mano de alguno de esos “millones de africanos” a los que, el pasado domingo, hubiera dejado en el mar porque, según sus palabras, “no los podemos absorber”. Sabe Casado Blanco que está jugando con fuego. De hecho, defiende que su discurso no es racista y que lo que quiere para “esta gente” es que “tengan un futuro mejor…” en su país, claro. Se lava las manos con frases como que “el monopolio de los buenos sentimientos no lo tiene la izquierda”, pero no dice Casado Blanco que lo que está en juego para él y su partido es otro monopolio: el del discurso antiinmigración. Un monopolio cuya retórica, en la Europa de hoy, tiene la propiedad intelectual la derecha más cercana a Salvini y a Trump, la ultraderecha.

Seguir leyendo »

Los inesperados peligros de las olas de calor para la salud humana

Este miércoles nos estrenamos con la primera ola de calor del verano en España. Lamentablemente, todo indica que cada vez serán más y peores las que tendremos que sufrir en el futuro. El cambio climático, debido al incremento de gases de efecto invernadero en la atmósfera, está provocando que las olas de calor no sólo sean más frecuentes sino también más intensas en todo el mundo. Los efectos de tales picos máximos y transitorios de temperatura se hacen notar a múltiples niveles: en los ecosistemas, en nuestras sociedades... y en nuestra salud. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que el cambio climático provocará, directa o indirectamente, alrededor de 250.000 muertes adicionales entre los años 2030 y 2050. De ellas, 38.000 se darán en ancianos debido a la exposición al calor excesivo.

Detrás de las olas de calor hay peligros que prácticamente todos conocemos. Así, por ejemplo, múltiples estudios epidemiológicos en diferentes lugares del mundo han identificado una relación proporcional directa entre los incrementos de las temperaturas climáticas y ascensos en la mortalidad. Esto se da especialmente entre ancianos, niños y enfermos crónicos (diabéticos e hipertensos, entre otros). Son grupos especialmente vulnerables a las extremas temperaturas debido a su dificultad para regular su temperatura y, por tanto, tienen mayor riesgo de sufrir un golpe de calor o shock térmico. Se trata de una urgencia médica grave, con riesgo de muerte si no se actúa rápidamente, y suele manifestarse inicialmente con pérdida del conocimiento, letargia, confusión, calambres, mareos, dolor de cabeza...

En el sudeste de Estados Unidos, un incremento de 1º C en la temperatura media estival se correspondía con un incremento del 2,5% de la tasa de mortalidad en ancianos. Por otro lado, durante la ola de calor del año 2003, se detectaron alrededor de 70.000 muertes adicionales en Europa.

Seguir leyendo »

Las desafortunadas declaraciones sanitarias de nuestros políticos

25 Comentarios

La consellera Teresa Jordà consumiendo leche cruda para fomentar su comercialización

Teresa Jordà, consejera de Agricultura de Catalunya, saltó a la actualidad hace una semana por una controvertida frase emitida en la radio que, se supone, pretendía respaldar la aprobación de la venta directa de leche cruda al consumidor en dicha comunidad autónoma: "Beber leche cruda es tan seguro como comer un muslo de pollo que lleva 4 semanas en la nevera". Dicha afirmación se sumaba así a la polémica surgida anteriormente en Twitter en donde aparece Jordà en una fotografía consumiendo leche cruda (sin hervir) y diciendo "El valor biológico y gustativo de la leche cruda de vaca es espectacular".

Con la desafortunada frase del muslo del pollo, intuimos que la política catalana quería defender sus declaraciones anteriores. Sin embargo, lo que realmente se ha producido es lo que los alemanes definen como "Verschlimmbessern". En otras palabras, con la noble intención de solucionar o mejorar algo, lo que se consigue es empeorarlo más todavía. Es de imaginar, pues, que Jordà nunca ha llegado a experimentar lo que ocurre cuando se deja un muslo de pollo durante 4 semanas en la nevera. De hecho, la recomendación general sobre la conservación de dicha carne establece un máximo de 2-3 días en la nevera, según si se encuentra o no envasada.Al alargar dicha conservación hasta las 4 semanas no sólo se produce una degradación importante de la carne, también hay un riesgo muy elevado de crecimiento de microorganismos y no estaría, para nada, aconsejado su consumo.

Si lo que quería la consejera era ilustrar la seguridad de la leche cruda al hervirla antes de beberla, no podía haber elegido peor ejemplo... o no. De hecho, diversos estudios demuestran que una amplia mayoría de los consumidores no está a la altura de las exigencias de la leche cruda y los brotes de enfermedades infecciosas se multiplican allá donde se permite la venta de ésta. Puede que, en realidad, las declaraciones de Jordà hayan sido un inocente arrebato de sinceridad.

Seguir leyendo »

Siga a ese taxi

37 Comentarios

Taxistas de Madrid en huelga acuerdan continuar acampados en la Castellana un día más

Han tenido que bloquear los taxistas los centros de las grandes ciudades y ha tenido que ponerse a regular el mercado el ayuntamiento de Barcelona para que emergieran, con toda su crudeza, algunas de las contradicciones económicas de nuestro modelo de vida que sabemos que están ahí pero que la mayoría preferimos ignorar; como cuando adquirimos ropa de moda barata fingiendo que no sabemos de dónde salen esos precios tan fantásticos.

De repente, la prestación de un servicio y la explotación de un negocio se han convertido en una película de buenos y malos. Los taxistas son los privilegiados que deben ser derrocados, multinacionales como Uber o Cabify encarnan a los paladines del tiranizado consumidor que lo están logrando y al Estado se le reserva, como mucho, el papel de oyente bienintencionado. Si vas con los taxistas eres un antiguo y si vas con los VTC puedes acabar saliendo en un episodio de Black Mirror.

Los taxistas no explotan un monopolio, gestionan un servicio público regulado fundamentalmente para proteger y garantizar los derechos de los usuarios del servicio. El tiempo y su capacidad de organización y presión les ha permitido capturar buena parte de esa regulación para proteger sus intereses y beneficios. Pero eso no significa que regular ese tipo de transporte carezca de sentido o solo sirva para garantizar privilegios al proveedor. Se resuelve reformando la regulación para mantenerla fiel a sus objetivos originales de protección y guarda del consumidor. No se trata de elegir entre buenos y malos sino de regular con eficiencia y eficacia.

Seguir leyendo »

El límite es el elemento constitutivo de la libertad

Huelga de taxis en Barcelona

A los alumnos en las Facultades de Derecho se les enseña desde el primer curso que la libertad no existe, que en el reino de la naturaleza no existe la libertad, sino el azar y la necesidad. La libertad únicamente existe en las sociedades humanas y existe porque nos ponemos límites a nosotros mismos para hacer posible la convivencia. Sin límites no hay libertad, porque el límite es su elemento constitutivo. De ahí la importancia de la democracia. Los límites deben ser establecidos por los propios ciudadanos a través de sus representantes democráticamente elegidos. Esta es la premisa desde la que se organiza la enseñanza del Derecho.

Una sociedad, cuyo sistema político y ordenamiento jurídico descansa en el principio de igualdad, es la sociedad con más necesidad de límites de todas las que han existido en la historia de la humanidad. Con base en el principio de igualdad todas las relaciones humanas tienen que ser relaciones jurídicas. La sociedad igualitaria es una cadena ininterrumpida de relaciones jurídicas. Y en esa cadena tienen que estar presente siempre las "voluntades individuales" de los sujetos de la relación jurídica y la "voluntad general" que establece el marco dentro del cual dichas voluntades individuales tienen que relacionarse. La libertad en democracia es autonomía personal con el límite de la voluntad general, de la ley.

Cada "voluntad individual" tiene que tener siempre, por tanto, el contrapunto de la "voluntad general". En esa tensión permanente entre ambas descansa la convivencia en las sociedades democráticamente constituidas. En cada esfera de la vida en sociedad dicha tensión tiene que estar presente. De ordenar adecuadamente esa tensión es de lo que trata la "política", que, justamente por eso, tiene que desembocar en el "Derecho". Son los órganos constitucionales de naturaleza política, Parlamento y Gobierno, los que tienen que definir la "voluntad general" a la que tendrán que ajustarse las "voluntades individuales" en cada esfera de la vida en sociedad.Y es el poder judicial el que tendrá que resolver los conflictos individuales que se produzcan entre las interpretaciones que hacen las "voluntades individuales" de la "voluntad general".

Seguir leyendo »

Toda la verdad sobre las farmacéuticas, las telefónicas y la leche cruda

64 Comentarios

Si es que, vamos a ver, el que no se entera es porque no quiere. Nos están envenenando, así de claro. Somos demasiados en el mundo y de alguna manera tienen que controlar la población. Se inventan enfermedades y luego se inventan supuestos medicamentos, supuestos te digo, para llenarse los bolsillos.

El cáncer, sin ir más lejos. ¿Sabes que hay muchísimos estudios que dicen que se creó en un laboratorio? Igual que el SIDA, que lo inventaron para acabar con los gays. Lo que pasa es que se salió de madre, porque ni ellos, ni los científicos son infalibles. Julia, ¿te acuerdas de ella, que empezó farmacia y luego lo dejó? Pues me ha dicho por activa y por pasiva que la quimioterapia no hace nada, veneno puro. Lo que cura de verdad son las plantas, pero, claro, eso no da dinero.

¿Por qué antes la gente no se moría de cáncer, te lo has preguntado alguna vez? Ya te lo digo yo. Porque no comían las porquerías que nos dan ahora, esos tomates transgénicos que no saben a nada. Los empapuzan con antibióticos, ahí, en sus laboratorios, y luego que si hay pandemias. ¡Pues claro que hay pandemias! ¡Pocas hay para la basura que nos comemos!

Seguir leyendo »

Nunca segundas partes fueron buenas

21 Comentarios

Pablo Casado y José María Aznar

Convertir al centro en rehén de la derecha fue la estrategia de AP desde su fundación en 1977 hasta su refundación como PP en 1989. Derrotar a la UCD en las elecciones generales de 1982 y llevarla a su disolución a continuación fue su máximo éxito, aunque la victoria no sería completa, ya que el centro con la fundación por Adolfo Suárez del CDS tendría una representación minoritaria pero significativa en el sistema político español.

La suficiente como para hacer imposible que AP tuviera posibilidad alguna de llegar al Gobierno. La división del voto de la derecha española entre un partido muy de derecha y un partido de centro otorgaba una ventaja considerable al PSOE, que, tras la crisis del PCE-PSUC, había concentrado el voto de la izquierda española. En las elecciones generales de 1989 se vería con claridad. La mayoría absoluta del PSOE se debió exclusivamente a la división del voto entre AP y CDS.

Acabar con el centro se convirtió en el objetivo de AP refundada como PP en el Congreso de Sevilla. Lo conseguiría tras la operación de hacer alcalde de Madrid a Rodríguez Sahagún, candidato del CDS, que había sido la tercera lista, tras PSOE y PP en las elecciones municipales de 1991. En las elecciones generales de 1993, el CDS había prácticamente desaparecido. Su secretario general, Calvo Ortega, estuvo a punto de obtener escaño por Madrid, pero la barrera legal del 3% se lo impidió. Se quedaría como partido extraparlamentario. Sería la puntilla para el centro-derecha español. A partir de ese momento el PP ocupó todo el espacio de la derecha.

Seguir leyendo »

Las memorias de Claude Lanzmann

Claude Lanzmann, autor de 'Shoah'

Antes de ver ‘Shoah’ de Claude Lanzmann leí su transcripción (‘Shoah’, Editorial Arena), la volví a leer, la subrayé. Es uno de los textos más corrosivos y enfermos que he conocido en él la palabra contiene una fuerza reprimida y alcanza una significación que no consigue la literatura aunque lo intente. Creo haberle robado alguna frase entera para una novela mía porque la envidia nos lleva a robar. Cuando fue emitida en algún canal de televisión lo grabé en VHS y cuando fue comercializada la compré. ‘Shoah’ es algo distinto a todo y no consigo distinguir dentro de mí aquello por lo que me atrae porque lo hace de una forma total, no me interesa dilucidar su interés histórico o literario o filosófico o lo que sea. Wagner teorizó y pretendió la obra de arte total que conmoviese, uniendo arte con experiencia y con mito, ‘Shoah’ no es arte y no es eso porque no es nada preexistente pero es una experiencia profunda, perturbadora y renovadora.

También lo es educadora y por ello creo que todos los escolares europeos debieran verla en algún momento de su currículum. Y no hago relación alguna con la política de facciones o estados, aunque evidentemente puedo establecer una relación directa con la historia del pueblo judío en Europa y el mundo y el estado de Israel, pero ‘Shoah’ simplemente no es eso.

Siendo para mí lo más próximo a una expresión radical y total de la peripecia humana comprenderán que demandase a mis libreras inmediatamente un ejemplar de las memorias de su autor, Claude Lanzmann (“La liebre de la Patagonia”, Seix Barral. Traducción de Adolfo García Ortega). Lanzmann no le tiene por qué caer bien a uno, aunque pueda resultar paradójico decirlo del creador de una obra que uno admira tanto, y de hecho está muy presente ese daimon suyo arrogante y ufano que ya se muestra en algún momento de su, llamémosle, gran documental. Pero en los creadores los defectos están muy cerca, o residen en el mismo lugar, que sus virtudes y sin esa agresividad adolescente no existiría no habría llevado adelante su empeño ni existiría su obra. No llega a caerme bien de todo pero me inclino a simpatizar con él porque, al cabo, todos tenemos nuestros defectos y me reconozco algo en su temperamento.

Seguir leyendo »

Inteligencia artificial con voz femenina

Sophia, el primer robot en conseguir la ciudadanía de un país (Arabia Saudí)

La Inteligencia Artificial (IA) tiende a ser construida por hombres, cuando no cada vez más por las propias máquinas o algoritmos (machine learning). Los hombres dominan Silicon Valley. No sé si en China. Pero a los ingenios de IA se tiende a ponerles voz de mujer. No de cualquiera, sino de entre 30 a 40 años, y con un toque de sensualidad. Es lo que reflejan las encuestas que elaboran las empresas en este sector. Y es lo que se traduce en la voz de Siri (Apple), de Alexa (Amazon), Cortana (Microsoft), el o la asistente de Google, etc. Aunque se pueda elegir otras voces, las femeninas vienen por defecto.

Algunos sociólogos creen que esta predilección empieza ya en el vientre materno. Las citadas encuestas arrojan esta preferencia de forma abrumadora, tanto para hombres como mujeres usuarias, al menos por defecto. No siempre fue así. Siri en el Reino Unido tuvo al principio voz masculina por defecto. En tiempos, Loquendo, corporación multinacional de tecnología de software, fundada en 2001 en Italia, desarrolló en castellano las voces (muestras concretas de actores con las que se ensamblan palabras y frases) de Jorge y Carmen. Jorge, mejor desarrollado, tuvo más éxito. Tanto que hoy esa voz está aún presente en autobuses de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid. En 2001 una Odisea Espacial, la película de Stanley Kubrick que cumple medio siglo, la voz del ordenador HAL de la nave era masculina. Y tenía algo de malvado.

Son aún actores los que graban estas voces para la inteligencia artificial, a medida que ésta se acerca al lenguaje natural. Cada vez más se están desarrollando voces sintéticas, pero no lo son realmente, en contra de lo que pasa con la música. Las voces sintéticas no se generan aún de cero, sino de muestras específicas humanas grabadas. Quizás el punto álgido de estas voces sintéticas sea Hatsune Miku, la cantante virtual japonesa que recientemente protagonizó una ópera vocaloide, The End, en las Naves Matadero de Madrid. Interesante, más allá de la música, también por el libreto. Primero por la diferencia de culturas, por ejemplo, en las reflexiones de la protagonista, que se sabe sintética, en torno a la muerte, y lo que hay o, mejor dicho, no hay, después. Y luego por algunas de las cosas que decía la protagonista sobre las nuevas tecnologías. Por ejemplo, cuando señalaba que ella no hablaba por el móvil con personas, sino con el propio teléfono.

Seguir leyendo »

Las cicatrices del juez Piñar

39 Comentarios

Juana Rivas ante el juez Manuel Piñar.

Tras hacerse pública la condena contra Juana Rivas, la ministra portavoz Isabel Celaá se dirigió a los medios de comunicación pronunciando esas frases que tienes que decir cuando estás en el Gobierno, relacionadas con el acato y el respeto debidos a las sentencias judiciales, es decir, a la separación de poderes en un Estado de derecho. Pero no quiso evitar decir que hay sentencias que “duelen más” y su cara dejaba traslucir una indisimulable consternación. Me identifiqué con ese gesto que no era de crispación indignada sino de la seriedad que congela el habla si no tienes que hablar por obligación. Ante el televisor, yo también me había quedado muda unos minutos antes, cuando la noticia fue que Juana Rivas había sido condenada a cinco años de cárcel y a seis sin la patria potestad de sus hijos. Lo que dejaba muda y dolía, más allá de la condena misma, eran los términos del juez Manuel Piñar, quien dictó sentencia tan rápidamente que cabe sospechar que la traía redactada de casa. El juez que criticó a la Fiscalía por el “excesivo celo ideológico de proteger a la mujer”, que se opuso a la Ley Contra la Violencia de Género y que se refiere al “feminismo radical” para insistir en la violenta falacia de “las falsas maltratadas”.

Esos términos heladores de la sentencia contra Juana Rivas eran el prefacio de lo que sabríamos después acerca del juez Piñar (que bien podría llamarse Blas). Los medios recordaron que hace unos años dictó una sentencia que rebajaba la indemnización que pedía una joven de Granada tras un accidente con argumentos tan perversos como que la cicatriz, en una chica tan atractiva, podía ser un aliciente sexual. Dijo que los muslos son una parte del cuerpo que las mujeres no enseñan sino en traje de baño o en circunstancias tan íntimas que no te fijas en los detalles. Bueno, un asco. El problema es que ese asco es la máxima autoridad para juzgarte, interpreta las leyes, te absuelve o te condena, decide tu destino. Le ha tocado a Juana Rivas como le tocó en 1999 a una chica con la secuela de una cicatriz. Para contener las nauseas, he de pensar, literalmente, en términos poéticos: No hay cicatriz, por brutal que parezca, / que no encierre belleza. / Una historia puntual se cuenta en ella, / algún dolor. Pero también su fin. / Las cicatrices, pues, son las costuras / de la memoria, / un remate imperfecto que nos sana / dañándonos. La forma / que el tiempo encuentra / de que nunca olvidemos las heridas.

Me repito los versos del poema ‘Las cicatrices’, que la poeta colombiana Piedad Bonnett publicó en 2011 en su libro Explicaciones no pedidas. Pienso que, sí, la cicatriz del muslo de aquella chica granadina encierra, como todas las cicatrices, la belleza del fin de un dolor y el daño sin fin de la herida que fue. Y pienso en la otra herida: la que un juez abrió a aquella chica cuando le habló en términos brutales. La herida que ese juez abrió, como quien abre una cabeza con un mazo, en la prosa de la historia. Así puedo pensar que otras heridas también serán cicatriz, que nunca olvidaremos pero podremos sanar, que con historias puntuales vamos rematando las costuras de nuestra memoria. Solo así puedo no seguir muda ante un televisor. Solo en esta cadencia y estas formas soporto hoy constatar, una vez más, que la libertad y la dignidad de las mujeres estén secuestradas por jueces con togas como pasamontañas, jueces como Manuel Piñar, que rajan a las mujeres con sentencias como cuchillos y dejan cicatrices que recorren de arriba abajo el cuerpo de nuestra historia.

Seguir leyendo »