eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Y si el fin no es la unidad de España?

73 Comentarios

Pablo Casado, cualificado portavoz del PP, avisó a Roger Torrent con toda claridad: "tiene dos hijos y sabe a qué se atiene".  Este ha sido uno de los más chirriantes solos de trompeta en la fanfarria que culmina la gran ópera bufa de nuestra democracia, ahora en cartel. El presidente del Parlament, en la encrucijada establecida para la investidura de Puigdemont, ha decidido aplazar la sesión. Sin ceder. Quiere una toma de posesión con garantías pero el Constitucional se ha ratificado en los requisitos impuestos. Torrent ha sido rotundo en la idea central: "Ni la vicepresidenta Soraya ni el TC decidirán quién tiene que ser el President de la Generalitat", ha dicho. La tensión es ya mucha, y por la tarde se han producido incidentes aislados en el acceso al Parlament. 

Plumas, teclas y micrófonos hacían guardia desde primera hora de la mañana.  Desde hace muchos días, en realidad. Salvo a los más adictos, tienen al personal agotado. En Radio Nacional de España hablaban de "la corresponsal en Barcelona", la "corresponsal" en ese país extranjero. Un tertuliano advierte de que, como insistan con Puigdemont, "volveremos a tener que aplicar el artículo 155". Volveremos.  Como las oscuras gaviotas que nunca abandonan el nido. La idea dominante situaba este martes como un día terrible para la democracia, un día más. Y como principal problema de los españoles, Catalunya. Con una sociedad rehén, está arrastrando por el suelo el prestigio del país, oigo. El Gobierno y los partidos que sustentan al Gobierno se manifiestan en parecidos términos.

Volvamos al balcón donde anidan las oscuras gaviotas. "Tiene dos hijos y sabe a qué se atiene". La amenaza de Pablo Casado suena a problema grave. Claro que también dijo que Puigdemont podía acabar como Lluís Companys [fusilado], y no pasó nada. En los últimos días hemos asistido a una escalada insólita de la desvergüenza, como gran colofón a una obra largamente trabajada. Cada nota es de una seriedad extrema.

Seguir leyendo »

No soy homófoba, pero los gays están enfermos

Me imagino a María Elósegui en Estrasburgo, tomando un café de máquina con sus compañeros del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Me gusta pensar que alguno de sus colegas es gay y que Elósegui, toda bondad ella, toda espíritu opusiano, le recomienda un buen terapeuta. La veo revolviendo su  latte macchiato y soltando, en perfecto inglés, que debería probar con el psicoanálisis y, si no funciona, porque el psicoanálisis ya se sabe, pasarse a los psicofármacos. El electroshock, por sus contraindicaciones, conviene dejarlo como última opción, solo para casos de obcecada desviación, de pertinaz mariconeo.

Elósegui no ve nada raro en defender los derechos humanos de los europeos y, al mismo tiempo, poner por escrito que la homosexualidad es una patología que deriva en depresión y suicidio. No siempre, claro. Ella no es una radical. Hay gays que no se tiran por la ventana pero que, a cambio, se pasan atribulados toda la vida porque, en fin, ¿cómo no vas a estar triste si desafías tu naturaleza biológica? ¿Cómo vas a estar bien de la cabeza si tus cromosomas van por un lado y tu corazón por otro?

Claro que la culpa no es de los gays, sino de Dios, que a veces patina. Uno no puede crear cientos de miles de humanos cada día y esperar que todos te salgan a derechas. Hasta el Todopoderoso se permite un desliz de vez en cuando. Tal es su divina humildad que, pudiendo ser perfecto, yerra. Y no solo le pasa con humanos. También los elefantes africanos machos se lían entre sí, igual que las jirafas. Peor aún: varios estudios científicos han demostrado que buena parte de nuestras gaviotas tienen comportamientos lésbicos. ¡Las gaviotas! A saber qué opina FAES de eso.

Seguir leyendo »

Siguen jugando al "gallina"

44 Comentarios

Concentración frente al Parlament de Catalunya

Una vez mas la astucia procesista es la protagonista de la política catalana. En una declaración institucional grandilocuente y cargada de altisonantes palabras el President del Parlament ha anunciado la suspensión del Pleno en el que debía votarse la investidura del candidato Puigdemont.

El tono, las trascendentes palabras utilizadas y su voluntad de aparentar firmeza presagiaban, desde el minuto cero, que después de la autoafirmación de resistencia llegaría la dosis de realismo. Una vez más se ha vestido de épica lo que en realidad es una decisión forzada por el Tribunal Constitucional, la renuncia a la investidura de Puigdemont.

De nada le ha servido a Roger Torrent la astucia de presentar su decisión como un mero aplazamiento. Junts per Catalunya y la CUP han salido en tromba a denunciar la “flojera” del President del Parlament. El independentismo se ha fracturado por la gran fuerza destructora del procesismo, que ha actuado como un gran agujero negro que, con su fuerza gravitatoria, engulle todo lo que se le acerca, para terminar explosionando y destruyéndose a si mismo.

Seguir leyendo »

La ruleta rusa

21 Comentarios

Carles Puigdemont.

Que Carles Puigdemont no será president lo sabe todo el mundo, empezando por él mismo. No lo será porque la justicia española quiere verlo entre rejas y porque un gobierno serio, sobre todo uno que quiere devenir república, no puede dirigirse por vía telemática. Punto.

Lo que se está dirimiendo en el campo soberanista no es la restitución efectiva de Puigdemont, sino cómo congeniar el reconocimiento de su legitimidad con la urgencia de un Govern ordinario que restañe las heridas causadas por la aplicación del artículo 155. JxCat quiere una investidura impugnada que dé paso a un segundo candidato o candidata. Pero ERC no quiere más daños colaterales.

El acuerdo entre ambas formaciones hubiera sido más sencillo si el Gobierno no hubiera apuntado su arsenal (judicial) hacia el nuevo presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent, que no tiene ninguna intención de inmolarse por un acto de mero simbolismo. Máxime cuando no sólo está en juego su futuro político, sino también la libertad condicional de varios exconsellers, la prisión preventiva de Junqueras, Forn y los Jordis, y la posibilidad de una renovada ofensiva jurídica y policial contra el mundo municipal y las entidades del soberanismo cívico.

Seguir leyendo »

La que has liado, Soraya

42 Comentarios

Soraya Sáenz de Santamaría

Las innovaciones jurídicas y los ataques de pánico combinan mal. Se enseña y se aprende en primero de gobierno. Está claro que Soraya Sáenz de Santamaría se saltó esa clase y no lo sabía. Pero Mariano Rajoy sí se lo sabe y lo ha demostrado muchas veces. El porqué se ha dejado arrastrar en este error puede acabar convertido en uno de los grandes misterios del marianismo contemporáneo. Dice mucho más de lo que pensamos sobre los nervios que ahora mismo recorren las plantas nobles del Partido Popular por las consecuencias electorales casi milagrosas que le atribuyen a Catalunya.

Como ya anticipamos el lunes aquí mismo, el recurso preventivo inventado por la Vicepresidenta Maravilla y la anulación preventiva parida por el Tribunal Constitucional tenían una respuesta tan fácil como contundente: devolver la bola y suspender el pleno hasta que decida el propio TC; así ha sucedido. Ahora el TC debe decidir y rápido si admite o no el recurso preventivo del ejecutivo, pero ya ha gastado el comodín de las medidas cautelares y no tiene ni el comodín del público, ni el comodín de la llamada; ni siquiera a Rajoy.

La jugada del presidente del Parlament, Roger Torrent, es redonda. Le devuelve la patata caliente al TC con un medido y potente discurso político, forzándole además a tomar la decisión que precisamente trataba de evitar. También se sacude de encima el abrazo del oso que le acababa de dar Carles Puigdemont al solicitarle amparo, invocando esa petición como causa principal de su decisión de suspender cuando lo que buscaba el candidato era exactamente lo contrario; ponerle en un brete y forzarle a desobedecer o morir políticamente. Con la suspensión consigue, además, parar el reloj de la investidura y que los plazos dejen de correr, ganando gratis total un tiempo que el independentismo necesita como el aire para aclarar sus ideas y sus equilibrios.

Seguir leyendo »

El día que ERC dijo 'prou!'

52 Comentarios

Puigdemont insiste en que quiere ser investido presidente de la Generalitat.

Roger Torrent es el primer dirigente del bloque independentista que ha osado plantarse ante Carles Puigdemont. En ERC hace días que no se disimulaba el malestar con Junts per Catalunya, pero la gota que colmó la paciencia de los republicanos fue la carta que Puigdemont envió el lunes al presidente del Parlament para pedirle amparo. Ni el propio Torrent ni ERC sabían nada de la misiva y la interpretaron como una coacción al presidente del Parlament que no estaban dispuestos a tolerar. "Si no hubiese enviado esa carta a lo mejor el pleno se hubiese podido celebrar", asegura a eldiario.es un alto dirigente republicano.

ERC venía avisando de que no quieren que el presidente del Parlament salga inhabilitado a la primera de cambio. "No hemos puesto a alguien como Torrent para que no pueda ejercer el cargo", resumen en la cúpula republicana. Con Oriol Junqueras en la cárcel, Carles Mundó retirado y Marta Rovira controlando el partido, el presidente del Parlament es uno de los políticos que el partido quiere preservar y promocionar.

Torrent tomó  la decisión de aplazar el pleno sin consultarla previamente con Junts per Catalunya, que daba por hecho que este martes se celebraría la sesión, ni tampoco con la CUP, que no solo calculaba que habría pleno sino que también estaba convencida que se votaba la investidura de Puigdemont.

Seguir leyendo »

Los próximos alimentos transgénicos de los que se podría beneficiar la humanidad (si le dejan)

86 Comentarios

La CE autoriza 17 transgénicos para alimentación y pienso y dos tipos de clavel

A finales de diciembre del año pasado, sucedió un hito histórico en el terreno de los alimentos modificados genéticamente para mejorar la salud humana. Tras 18 años de existencia, se aprobaba para el consumo humano el arroz dorado en Australia y Nueva Zelanda, abriendo la puerta a su aprobación en otros países. Este  arroz  está modificado genéticamente para la producción de beta caroteno, precursor de la vitamina A, que da el color característico a verduras como la zanahoria.  Se creó para combatir la deficiencia severa de esta vitamina en áreas pobres de África y Asia donde el cultivo de arroz está muy extendido y no tienen fuentes importantes de  vitamina A en su dieta (el arroz no lo contiene).

La carencia de vitamina A es un importante problema de salud pública (se estima en 250 millones los niños afectados) y causa, entre otras enfermedades, ceguera, problemas durante el embarazo, mayor riesgo de enfermedades infecciosas… Por tanto, el cultivo de arroz dorado en las zonas anteriores tendría un impacto muy positivo en la salud de la población, especialmente para los niños.

Aun así, a pesar de los potenciales beneficios para la humanidad del arroz dorado, que además está libre de patente y es gratuito para fines humanitarios,  la lucha de los creadores del arroz dorado para su aprobación en el consumo humano ha sido intensa y duradera. Y lo ha sido no sólo por el lado técnico y científico o los estrictos controles  que los transgénicos tienen que pasar para aprobar su cultivo y consumo (mucho más estrictos que productos alimentarios normales) sino  por importantes conflictos ideológicos, especialmente de ciertos partidos políticos y organizaciones ecologistas como Greenpeace, que han realizado campañas muy agresivas en contra de los transgénicos en general con un discurso científico que brillaba por su ausencia. Debido a ello, más de 100 premios Nobel de ciencia hicieron causa común para firmar un manifiesto acusando a Greenpeace de crímenes contra la humanidad por su rechazo sistemático a los transgénicos.

Seguir leyendo »

La realidad se impondrá al 'showman'

28 Comentarios

Estos días puede verse todavía en los cines El gran showman; una película sobre el fundador del Circo Ringling, que sin duda ha sido superada en la vida real por el interminable espectáculo de Carles Puigdemont. Sus idas y venidas y sus triquiñuelas legales han acabado cansándonos a casi todos, pero han provocado el pánico en La Moncloa, resuelto de forma imaginativa y singular por un Tribunal Constitucional al borde de su ruptura.

El show de Puigdemont no se ha terminado, pero ha entrado en su última temporada. Intentará sin duda prolongar los últimos capítulos e incluso puede llegar a forzar unas nuevas elecciones, pero ya conocemos el final de la serie: sin arriesgarnos a hacer spoiler, ya sabemos que no volverá a ser presidente de la Generalitat.

Lo sabe él y lo saben sus compañeros de Junts per Catalunya, del PDeCAT y de Esquerra que, sin embargo, siguen presos de momento de su estrategia. Ninguno se atreve a decir en alto y en público lo que todos piensan: que Puigdemont y el resto de los protagonistas del 1 de Octubre y de la declaración de independencia deben pasar a un segundo plano para ocuparse de su complicado horizonte judicial. El que ha ido más lejos ha sido una vez más, el más sincero, el diputado Joan Tardá asegurando que habrá que sacrificar al president si hace falta.

Seguir leyendo »

La derechización dificulta una solución territorial

24 Comentarios

En España se ha producido una derechización del pensamiento territorial que dificulta una solución a los problemas planteados, entre ellos, pero no únicamente, el problema catalán, convertido en un problemón. Es parte de una derechización más general, de la que también es responsable una izquierda que no responde a los retos planteados, “vacía”, como la ha calificado Ignacio Varela, y a la que el debate territorial, y sobre todo el catalán, ha cogido con el paso cambiado. Más allá de lo que está ocurriendo, sorprende que se haya dejado de hacer diagnóstico sobre el porqué de lo ocurrido, lo cual a su vez va a impedir atender los retos como se debe. Es posible que este estado de ánimo, lamentablemente, impregne las labores de la Comisión para la Evaluación y Modernización del Estado Autonómico del Congreso de los Diputados, aunque allí los expertos dirán más de lo que dicen los políticos. Pero los primeros en hablar, los padres de la Constitución que están vivos, se han mostrado muy limitativos, muy conservadores. Recordemos que este país suele ser incapaz de reformar sus constituciones. Las echa a perder para poner en su lugar otras nuevas.

Más allá de las desventuras del procés catalán y de lo que está ocurriendo en y en torno al Parlament catalán y a la elección del nuevo president de la Generalitat, está empezando a cundir en algunos círculos la idea de que no se va a profundizar, sino a reducir, la autonomía catalana, y en general, todas las autonomías. Se oyen a responsables políticos, de uno y otro signo, afirmar que no se va a premiar a Cataluña después de lo que ha ocurrido, o abogar por una cierta involución del Estado de las Autonomías. Pero hay que comprender que el “problema catalán” es parte del “problema español”, y que resolverlo, o encauzarlo --no conllevarlo, ni ir saliendo del paso-- requerirá abordar ambas dimensiones, sobre todo cuando el “problema de España” va más allá de Cataluña.

Hay una derechización en un doble sentido. Por una parte, las encuestas suelen indicar un retroceso del Partido Popular, pero también una mayoría absoluta de PP y Ciudadanos sumados en caso de elecciones. Por otra, en las actitudes hacia el Estado autonómico, se aprecia una involución. El último Barómetro del Real Instituto Elcano señala que un 36% estaría a favor de menos autonomía para las Comunidades, frente a un 25% en 2015. Y los que están a favor de más autonomías son solo un 23% (y muy esencialmente en Cataluña y el País Vasco). Efecto, en gran parte, pero no únicamente, de la crisis catalana. En cuanto al discurso general, según se deduce de otras encuestas, el centro-derecha está a favor de una menor descentralización. La izquierda (excluyendo a los nacionalistas que se sitúan en esta franja, desde Bildu, ERC o Compromis) es más flexible, o presa de contradicciones internas, y en ella también hay recentralizadores, como ocurre en el PSOE o en Podemos. En general, la izquierda está más confusa, desmovilizada y barrida por la dimensión identitaria que cuando surge lo devora todo, y cuando no, carece de respuestas convincentes a los problemas económicos y sociales actuales.

Seguir leyendo »

Cómo ver películas anteriores a los tiempos de la corrección política

37 Comentarios

1. Siéntese, túmbese.

2. Ponga la película.

2.1. BREVE INCISO: Realmente, esta columna podría llegar hasta aquí -¿es necesario algo más, aparte de ver una película, para ver una película?- pero el otro día tuve una conversación con una mujer amante del cine que me aseguró que se negaba a ver películas de Almodóvar, porque, desde que revisionó Átame, había quedado horrorizada ante los valores machistas que transmitía. Esta mujer se estaba negando el acceso a cualquier producto cultural contrario a sus ideas. Dos días después, otra mujer me aseguró que había decidido ver únicamente películas que pasasen el Test de Bechdel. Respetando las decisiones de estas dos mujeres, no puedo evitar sentir un escalofrío antes de continuar este texto.

Seguir leyendo »