eldiario.es

9

Vox y el chovinismo del bienestar

Marine Le Pen proponía rebajar la edad de jubilación a los 60 años mientras Santiago Abascal, importar el sistema de privatización de las pensiones chilenas

La lepenización de Vox es por ahora fingida pero conviene estar alerta cuando sea efectiva. Porque ese es su camino a la victoria

27 Comentarios

Rocío Monasterio durante el último debate de la campaña electoral.

Rocío Monasterio, durante el último debate de la campaña electoral. Ricardo Rubio / Europa Press

Un vídeo de Rocío Monasterio paseando y fingiendo preocupación por la proliferación de las casas de apuestas en los barrios humildes el día después de que Pablo Iglesias contestara a Abascal que el problema de nuestros barrios son las casas de apuestas y no los menores no acompañadas ha levantado las alarmas. Vox ha comenzado a mirar hacia las clases humildes para cooptar el discurso y las ideas de la izquierda a la que dicen combatir: lo que Cécile Alduy y Stéphane Wahnich llaman "Opas semánticas". Por ahora, ese viraje es solo marketiniano, porque la realidad es que votan en contra de impedir casas de apuestas a 500 metros de los colegios

Este detalle y algún mensaje vacuo de Santiago Abascal ha provocado que afloren en los análisis de campaña que Vox ha realizado un giro al proteccionismo imitando el viraje de años que se produjo en el Frente Nacional al pasar de Jean Marie Le Pen a Marine Le Pen. No es descartable que eso se produzca, y existen algunos detalles de que esa es la dirección que algunos dentro del partido de extrema derecha quieren. La misma tensión que existía en el Frente Nacional se replica ahora en Vox, pero de momento no existe tal transformación en el partido ultra. Sigue en la misma línea iniciada antes de las andaluzas. No hay variación estratégica definida.

No existe ningún giro proteccionista más allá de frases huecas y discurso retórico de campaña. No hay ninguna medida proteccionista real en Vox. Es todo ultraliberalismo salvaje. Una distopía que nos acercaría a un paisaje de miseria para la clase trabajadora. Desprotección salvaje y darwinismo social. Rocío Monasterio demostró que fuera de los temas fuerza de los posfascistas no tienen discurso. Sin ningún tipo de solución a problemas concretos como la vivienda, anunciando medidas fiscales dementes que destruirían la financiación de los servicios públicos y el estado del bienestar. Privatización de las pensiones adaptando a España un sistema que en Chile ha dejado a los pensionistas con pensiones medias de 300 euros al mes. No se puede hablar de proteccionismo con medidas de este tipo.

Antes de comenzar el análisis hay que aseverar con contundencia que los posfascismos actuales entre los que se incardina Vox no tienen coherencia ideológica y no tienen ningún problema en utilizar argumentos y discursos contradictorios entre sí. El liberalismo europeo tiene como único objetivo tomar el poder y llevar a cabo su corpus estructural una vez en el gobierno, y para eso puede utilizar discursos y medidas en las que no creen y contra las que combatirán de manera furibunda una vez estén en los más altos puestos de representación.

No hay escrúpulos en los catilinarios. Así definía Curzio Malaparte a cualquiera que tuviera como objetivo la consecución del poder por cualquier medio en referencia al senador romano Lucio Sergio Catilina. Si partidos de este cuño no tendrían problemas en realizar un golpe de Estado si tuvieran la fuerza necesaria no digamos ténicas amorales en los procesos democráticos liberales. Mentir es una herramienta válida, sea como sea, manipular al elector es una estrategia descarnada que es perfectamente aceptable si sirve al cometido principal: la toma del poder.

El chovinismo del bienestar

En las pasadas elecciones del 28 de abril el voto de Vox fue puramente de clase. De clase privilegiada. Fue abrumadoramente mayoritario en sus resultados en las poblaciones con mayor renta. En algunas ocasiones este resultado doblaba el resultado de la media. Lo que no quiere decir que no hayan tenido porcentajes importantes de voto en poblaciones con renta baja, pero los datos fueron concluyentes. La media del voto de Vox fue del 10,26% en todos los municipios y en los de mayor renta alcanzó el 19,8%. Algunos ejemplos que permiten ver ese gap de apoyo.

Es precisamente porque en Vox son conocedores de que el caladero potencial de voto se encuentra en la clase trabajadora, comenzaron ya en las pasadas elecciones municipales y europeas a introducir en su discurso guiños para atraer a las clases populares, aunque siempre de manera superficial, más como producto de marketing que como proyecto serio populista y de transversalidad. El caso más paradigmático de este intento vano fue la apertura de campaña de las elecciones europeas en un taller de carpintería de una fábrica de Madrid. Ese intento por maquillarse para parecer algo que está alejado de sus postulados económicos y programa se vio también en el intento de acercarse al cinturón rojo de la Comunidad de Madrid de manera artificial. Una estrategia definida en los mítines de poblaciones obreras, otrora dormitorias, cerca de sus poblaciones caladero de votos donde enviaban a muchos de sus militantes de clase acomodada para que pareciera que tienen apoyo masiva en localidades con amplias capas de población popular. Mítines en Móstoles llegando los coches en caravana desde Villaciosa y Boadilla o en Vistalegre, donde llenaron con más de 10.000 personas pero tan solo consiguieron 11.000 votos en Leganés. Una estrategia comunicativa de apariencia de transversalidad.

Ese voto de clase se puede advertir incluso en microcosmos de pequeñas poblaciones con un alto poder adquisitivo en ciertos barrios que colindan con otros con altas tasas de inmigración. La distribución norte-sur por renta funciona como un fractal que opera en nucleos poblacionales más pequeños. En El Ejido el voto a Vox se daba en las zonas limítrofes con los barrios con más inmigración. Es decir, los que viven en mejores barrios y no conviven con ellos. Periferia privilegiada fronteriza con guetos pobres.

Existe un ejemplo local muy paradigmático del peligro potencial de esta formación si iniciara una reconversión ideológica proteccionista en lo económico, o si al menos ciñera toda su retórica a este factor. En la zona de La Sagra, en Toledo, Vox logró unos resultados espectaculares. En Lominchar un 29%, Palomeque 27%, Cedillo del Condado 24%, Carranque 23%, Serranillos del Valle 24%, Griñón 26%, Torrejón de Velasco 24%. Se trata de poblaciones que recogieron muchos ciudadanos jóvenes de las localidades del cinturón rojo de Madrid durante la crisis y por la burbuja inmobiliaria y que ahora oscilan entre los 30 y los 50 años. Clase obrera tradicional con fuertes pulsiones nacionalistas españolas y que saliendo de poblaciones con altas tasas de inmigración han mutado en clase media aspiracional.

Precisamente ese limitado apoyo de sectores de las clases populares es el que marca el lugar por donde puede ensanchar su base electoral. Y en Vox lo saben, pero eso no implica que vayan a renunciar a su doctrina ideológica en lo económico. Su discurso ultraliberal es tremendamente lesivo para la clase obrera y por lo tanto tienen que ocultarlo o mentir. Más allá de esa retórica fingida cuando tienen que posicionarse en cuestiones económicas concretas, siguen siendo antagónicos al Frente Nacional de Marine Le Pen y aún son la renovación patria de Jean Marie. El sociólogo Guillermo Fernández recoge en su libro "Qué hacer con la extrema derecha en Europa: el caso del Frente Nacional", algunas claves que ayudan a desencriptar esta trampa que en Vox han puesto a los analistas para entender cuál sigue siendo su actual dimensión. Para Jean Marie Le Pen, el Frente Nacional no tenía que superar el eje izquierda/derecha sino convertirse en el renovador ideológico del tradicional espectro conservador. Ser el baluarte que contrarrestara el dominio cultural de la izquierda. No aspiraba a la transversalidad, sino a vencer la batalla de las ideas de la derecha. Ese es el planteamiento actual de Vox, por ahora no hay otro. Pero no conviene despreciar la posibilidad de que instauren como hegemónico en el partido, tal y como hizo Marine Le Pen, la estrategia del "Estado del bienestar chovinista", es decir, una serie de medidas protectoras solo para sus compatriotas. En palabras de la lider posfacista francesa: "En un mundo en el que los pueblos desean ser protegidos, el patriotismo no es una política del pasado, sino una política del futuro".

Es en esta línea donde hay que incluir los apuntes retóricos de la actual campaña que ha incluido Vox con más asiduidad: "Sólo los ricos se pueden permitir el lujo de no tener patria", fue una frase que llamó la atención porque era demasiado elaborada y profunda para lo que Santiago Abascal puede elaborar por sí mismo. Extrañó porque efectivamente no era de él, sino de Ramiro Ledesma Ramos, uno de los ideólogos de Falange. Una sentencia que se incluye de forma concreta en la línea discursiva del estado del bienestar chovinista. Pero lo cierto es que para iniciarse dicha estrategia es necesario darle una vuelta completa a su actual programa económico, que está mucho más cerca de la desprotección total de Margaret Thatcher.

El Frente Nacional es el ejemplo ante el que estar alerta para que Vox no se convierta en un peligro más concreto. En una opción real de gobierno. Marine Le Pen logró reformar un partido marginal de las élites poscoloniales de extrema derecha hasta conformar una formación que fuera percibida como el partido que protege a los franceses desfavorecidos. Falta mucho para que la deriva sea efectiva en Vox. Marine Le Pen proponía rebajar la edad de jubilación a los 60 años mientras Santiago Abascal, importar el sistema de privatización de las pensiones chilenas. Santiago Abascal propone reducir a la mínima expresión la importancia del sector público en la economía mientras Le Pen quería renacionalizar las autopistas, reindustrializar el país con directrices gubernamentales o parar las privatizaciones ferroviarias y de correos. La lepenización de Vox es por ahora fingida pero conviene estar alerta cuando sea efectiva. Porque ese es su camino a la victoria.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha