eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El candidato de la periferia

¿Quién es José Manuel López, candidato de Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid?

48 Comentarios

José Manuel López presenta a los ciudadanos una lista "para ser Gobierno"

Foto: EFE

Si Podemos quería sorprender con su cabeza de lista a las autonómicas de Madrid, lo ha conseguido por la vía más inesperada: un candidato desconocido hasta para los suyos. Cuando muchos especulaban con algún figurón para asaltar la Puerta del Sol, nos encontramos a un tal López que incumple entero el manual del buen candidato: no es conocido ni intelectual renombrado, no participa en tertulias, no estaba en el grupo promotor ni viene de otros partidos. Por no tener, no tenía ni Twitter (ya sí).

“¿Quién es ese López?”, se preguntó la mayoría. Si me conceden unos minutos, les cuento quién es. Pero para ser honestos, sepan que somos amigos desde hace años, y que hemos trabajado juntos en la colección ‘Qué hacemos’. También les digo que yo no soy de Podemos, y para votarles necesitaría mucho más que un amigo encabezando la lista.

La historia de la Comunidad de Madrid es el resultado de décadas de tensión entre el centro y la periferia. Por un lado el centro, geográfico, político y económico, que atrae y devora todo lo que le rodea. Y por otro la periferia que se resiste a ser ciudad dormitorio, proveedora de mano de obra y de suelo para pelotazos, excusa para construir infraestructuras que generen plusvalías a quienes controlan el centro de la ciudad, de la comunidad, del país.

José Manuel López es un representante de esa periferia. Lo es geográficamente, pues vive en Manoteras (Hortaleza) desde que nació, cuando aquello era extrarradio duro. Pero la periferia es más un lugar mental que físico (también hay periferias insumisas en el centro), y López lleva años habitando esas afueras.

Podría contarles mucho de su activismo vecinal y su participación en proyectos comunitarios, pero entiendo que para manejar un presupuesto milmillonario como el de Madrid hace falta bastante más que compromiso, honestidad y entrega (que a López le sobran). Su principal valor es aquel que menos luce en una campaña electoral: la capacidad de gestión. Un valor frío, que los votantes no suelen apreciar ni cuando deja resultados visibles. No estamos ante un líder carismático ni un gran orador para mítines; lo suyo es una vez más la periferia de las grandes decisiones, la sombra donde se trabaja sin reconocimiento, las reuniones que no terminan en rueda de prensa sino en acuerdos difíciles.

Esa capacidad de gestión la demostró durante años en la Fundación Pluralismo y Convivencia: una especie de periferia dentro del centro institucional, uno de esos organismos públicos desconocidos pero que a diario resuelven conflictos. A su dirección llegó en 2008 tras dirigir el departamento de análisis de Cáritas y trabajar en la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

En Pluralismo y Convivencia se ocupó de las relaciones del Estado con las confesiones religiosas, y le tocó apagar no pocos fuegos, trabajando para un gobierno socialista que amagaba un giro laicista pero en el último momento se echó atrás. López fue el cerebro de una nueva ley de libertad religiosa que, de haberse atrevido Zapatero a aprobarla, habría sido un paso de gigante hacia un Estado de verdad aconfesional.

Después se hizo cargo de la Fundación Tomillo, otro ejemplo de periferia, social en este caso, cuya labor en la integración de personas vulnerables es tan crucial como desconocido. Ahí, trabajando a pie de calle, López empezó a dar forma a un proyecto de ciudad, que por supuesto pensaba aplicar primero en los barrios, en la periferia, y que ahora intentará convertir en su propuesta para Madrid.

Una de las frases que más repite estos días José Manuel es: “Debemos superar el momento destituyente y pasar a una nueva fase constituyente”. Y recuerdo cuando revisábamos textos de ‘Qué hacemos’, y su preocupación siempre era la misma: faltan propuestas, necesitamos más propuestas. Y que sean viables, realistas. El objetivo de la colección, en sus palabras, era elaborar un programa que mañana mismo pudiese aplicar un gobierno de cambio. De pronto, se encuentra con que ese gobierno puede ser el suyo.

Tras toda una vida en las afueras, los nuevos tiempos han colocado a José Manuel López en el centro. Tendrá que demostrar sus habilidades periféricas, primero en su propio partido, donde oficialistas y críticos conviven en tensión; y después en la asamblea madrileña, donde la fragmentación puede dar a Podemos un papel protagonista. Veremos si este hombre de la periferia logra transformar el centro antes de que lo devore.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha