eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las marionetas son de trapo, y lo sabéis

Resulta llamativo que algunos profesionales del periodismo a los que se les llena la boca con la libertad de expresión defiendan mantener entre rejas a dos artistas por un relato de ficción

Algunos párrafos del auto del juez parecen un anexo de 1984 de Orwell. Siguiendo la máxima de algunos acusadores, deberíamos quemar la mitad de la literatura de este siglo

El actor que interpreta a Darth Vader, Javier Bardem o Anthony Hopkins han sido grandes malvados en films. Preparaos, podéis ser los siguientes. Entregaos

102 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Los integrantes de Títeres desde Abajo, ahora encarcelados

Los integrantes de Títeres desde Abajo, ahora encarcelados

Sin duda un historiador del futuro incluiría lo ocurrido estos días en su relato para explicar bien esta época actual que estamos viviendo. La vieja guardia se aferra desesperada al inmovilismo y para ello no duda en aplicar severos castigos a participantes de una huelga (ocho años de cárcel por estar en un piquete), en meter en prisión a dos artistas por una obra de ficción o en introducir más leña en el fuego de cierta prensa parcial y propensa a los linchamientos.

La responsabilidad de un sector periodístico en este país es elevada. Se ha tergiversado a propósito el relato de una realidad, ocultando ciertos detalles, magnificando otros y criminalizando sin pudor alguno una obra de ficción, como si estuviéramos en una dictadura pura. Todo ello con un objetivo político claro y una irresponsabilidad social enorme, pues agitar una guerra cultural como esta, con argumentos tan zafios y antidemocráticos, solo provoca linchamiento, polarización, intransigencia e irraciocinio.

Resulta llamativo que algunos periodistas a los que se les llena la boca hablando de la libertad de expresión, los mismos que claman que la mejor ley de medios es la que no existe, los que consideran que nada de lo que ellos hacen debe estar regulado o sancionado, defiendan mantener entre rejas a dos artistas por  un relato de ficción.

La cobardía que hay en cierta prensa, parte de ella atrapada aún en un mátrix de servilismos y peloteos, ilustra bien este momento histórico, esta época de luz y de tinieblas en la que el invierno de la desesperación que diría Dickens no termina de irse y la primavera de la esperanza no termina de llegar.

Y ¿qué decir del auto del expolicía Moreno, ahora juez? Atención a este párrafo: “Se escenifican acciones violentas, tales como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía [aquí pareciera que fuera un policía de verdad], la violación de una monja [de nuevo, no dice de un guiñol vestido de monja] y el apuñalamiento posterior con un crucifijo”.

La redacción es propia de un anexo de 1984 de Orwell. Si no fuera porque la situación es preocupante y trágica, el auto podría comercializarse como revista de humor en los quioscos. Los acusadores saben que las marionetas no son reales, pero hablan de ellas como si lo fueran.

Siguiendo los argumentos que ahora se airean, los mismos que se escandalizan y nos llaman etarras a quienes criticamos el arresto de los titiriteros, deberían retractarse de su apoyo a la revista Charlie Hebdo, tendrían que censurar cuentos como El lobo y los siete cabritillos o El traje del emperador (donde el pueblo se mofa de la autoridad porque va desnudo) o películas como Star Wars, donde matan a senadores.

También deberíamos quemar la mitad de la literatura y dramaturgia publicada en los últimos siglos, vetar los títeres de Lorca  o los de Jacinto Benavente, el Premio Nobel, quien en 1912 representó él mismo una obra de títeres en la que una marioneta golpeaba con la cachiporra a su hijo, a un negro, al boticario, a un policía cuando intenta detenerle, al juez, al verdugo y al demonio. Qué desvergonzado. Y nunca le metieron en la cárcel. Ya puestos, deberíamos volver a prohibir el Carnaval, como ya hizo el franquismo, por ser una fiesta pagana en la que se da rienda suelta a la risa, la transgresión y el disfraz.

En este asunto que ahora nos ocupa no estaría de más saber cuál fue el papel de la Brigada de Información policial mencionada en el auto judicial y cómo pudo transmitirse tan rápidamente entre políticos y prensa lo ocurrido en la obra y tras ella. Y, ante tal cúmulo de intransigencias, sería adecuado analizar por qué el Ayuntamiento de Madrid se dejó condicionar por discursos ultras que criminalizaban al Consistorio y a los titiriteros por el simple hecho de haber representado una obra de ficción que, en el peor de los casos, era inadecuada para un público infantil. Digo en el peor de los casos porque el género de los títeres es de por sí satírico, transgresor, denunciante y cuestionador de la autoridad. Y porque para violencia y mensajes subliminales, la de tantos dibujos animados y películas infantiles.

Con leyes tan represivas como las actuales, fruto de las reformas del Código Penal, hoy son los titiriteros y mañana podemos ser nosotros. Por ello urge una respuesta colectiva.

Dos titiriteros han pasado su quinta noche en la cárcel. En democracia, en el siglo XXI. Hay que ser muy ingenuo para creer que se puede pasar de puntillas ante ello. La vieja política se aferra desesperada a una situación que se deshace por insostenible, y por eso pretende ganar a través de una guerra cultural lo que no ha ganado en las urnas. Sabe que tiene todas las de perder cuando se habla de pobreza, de desigualdad, de precariedad, de la indefensión de los niños ante los desahucios, de los recortes en sanidad y educación que tanto daño hacen a menores y adultos. Y por ello busca conflicto en el único escenario donde puede ganarlo: en el escenario de la confrontación irracional, de la desinformación, de la gresca.

Admitir sus reglas de juego en un tablero tan sumamente absurdo como el del puritanismo, la censura y la desinformación es caer en una trampa mortal. Los conflictos, cuando existen, hay que afrontarlos, porque si no lo que empieza siendo un pequeño fuego puede terminar en un auténtico incendio. El mismo sector que legitima el maltrato e incluso la muerte de personas migrantes, el que defiende el desamparo de los niños migrantes, el que insulta a las familias víctimas de la dictadura, el que amenaza y defiende la impunidad, está tan desesperado que agita una burda trama para criminalizar al Ayuntamiento y a dos titiriteros.

Con leyes tan represivas como las actuales, fruto de las reformas del Código Penal, hoy son ellos y mañana podemos ser nosotros. Si la política se olvida de que hay vida fuera de sedes e instituciones, si opta por ponerse de lado en cuestiones como esta, estará cerrándose demasiadas puertas.

Urge pedagogía, valentía y discurso democrático. Expertos de la ONU ya advirtieron de que “tal como está redactada, la ley antiterrorista podría criminalizar conductas que no constituirían terrorismo y podría resultar entre otros en restricciones desproporcionadas al ejercicio de la libertad de expresión”. Aquí tenemos el ejemplo.

La responsabilidad es colectiva, y también depende de nosotros como ciudadanía. Cuando en el futuro escriban la historia de nuestro presente, ¿en qué lado querremos ser colocados? ¿En el de aquellos que miraron hacia otro parte? ¿O en el de quienes pidieron libertad porque la ficción no requiere ni cárcel ni fianza?

Si los titiriteros permanecen en prisión, ¿quiénes serán los siguientes? Darth Vader en La guerra de las galaxias, Javier Bardem en No es país para viejos, Anthony Hopkins en El silencio de los corderos o Juan Diego Botto en Plenilunio han sido grandes malvados. Preparaos actores, y los guionistas que crearon vuestros personajes. Entregaos. No opongáis resistencia.

Y ustedes, ciudadanos, permanezcan en alerta. Hay altavoces dispuestos a emplear cualquier arma para hacernos creer lo que no es. Infórmense muy bien antes de decidir callar y de concluir que preocuparse por el encarcelamiento de dos titiriteros no es asunto de todos.

Los problemas, cuando existen, deben ser abordados. Hagámoslo, de forma constructiva, valiente, solidaria. Hagámoslo todos juntos y aprovechemos semejante violación de la libertad de expresión para exigir, unidos -porque es mucho lo que nos une- democracia, sensatez, libertad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha