eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La vía eslovena

Puigdemont y Torra parecen haber llegado a la conclusión de que Catalunya se encuentra en una posición similar a la que se encontraba Eslovenia

No hay en Catalunya la casi unanimidad que había en Eslovenia y no parece que haya ningún país dispuesto a reconocer su independencia del Estado español

96 Comentarios

Torra y Puigdemont presentan este sábado el Consell per la República en Bruselas

Quim Torra y Carles Puigdemont

Enric Company publicaba en El País el 3 de julio de 1991 una crónica sobre la vía eslovena a la independencia, que pienso que vale la pena recordar, una vez que el presidente de la Generalitat Quim Torra la ha vuelto a situar en la agenda política. Escribía Enric Company: "El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, animó el pasado mes de diciembre al presidente de Eslovenia, Milan Kucan, a radicalizar sus posturas nacionalistas y se mostró convencido de que el momento actual es idóneo para configurar un nuevo mapa político en el Este europeo [...]. Pujol ofreció una cena oficial a Kucan, en la que, como es en él habitual, no se limitó a efectuar un brindis protocolario [...]. 'Les puedo decir que lo que no consigan ahora (respecto de la independencia) no lo conseguirán más tarde, dentro de unos años'. Y agregó: 'No he de entrar en lo que es su objetivo, pero diré que es un momento lleno de esperanzas y de inquietudes'". A buen entendedor...

Ahora o nunca. El tren de la independencia no es como el cartero que siempre llama dos veces. Pasa una vez y se coge o la oportunidad desaparece. Esta incitación a tomar la vía independentista de manera inmediata la enmarcaba Jordi Pujol en ese mismo brindis en una reflexión sobre si la construcción europea debía hacerse tomando en consideración solamente los nacionalismos “dominantes” o si también debían entrar en la misma los nacionalismos “minoritarios”, dando a entender que cualquier nacionalismo “minoritario” que fuera reconocido suponía un paso en la buena dirección.

No parece que quepa ninguna duda de cuál era la opción preferible para Jordi Pujol, pero tampoco puede haberla que nunca consideró que esa opción era practicable en Catalunya. El sentido de la realidad acompañó a Jordi Pujol mientras estuvo ejerciendo como president de la Generalitat y jamás cayó en la tentación de poner en marcha un proceso de independencia de España. Ni siquiera puso en marcha un proceso de reforma del Estatuto de Autonomía. Tendría que dejar de ser president y ser sustituido por Pasqual Maragall para que se activara la reforma del Estatuto.

Carles Puigdemont y Quim Torra parecen haber llegado a la conclusión de que Catalunya se encuentra en una posición similar a la que se encontraba Eslovenia a principio de los noventa y que es el momento de apretar el acelerador para conseguir la independencia. En su opinión, el 'ahora o nunca' con que Jordi Pujol se dirigió al presidente de Eslovenia sería de aplicación a Catalunya en este momento.

Yo no veo ninguna similitud entre la posición de Eslovenia en la República de Yugoslavia y la posición de Catalunya en el Estado español, así como tampoco en la relación de todos ellos con los países que integran la Unión Europea, que todavía no existía en el momento de la independencia de Eslovenia. No tengo duda de que el Estado español tiene un problema muy serio con Catalunya, pero tampoco la tengo de que, a pesar de todas las dificultades, ningún Gobierno español en el tiempo en que es posible hacer predicciones va a aceptar la independencia de Catalunya, ni ningún Govern de la Generalitat va a poder imponer al Estado español dicha independencia.

El 'ahora o nunca' de Jordi Pujol de 1991 para Eslovenia tenía sentido, como el curso de los acontecimientos pondría claramente de manifiesto de manera casi inmediata. Tanto por la homogeneidad interna en Eslovenia respecto de la independencia como por la predisposición de varios países europeos, Alemania el primero de todos, a reconocerla, la situación es completamente distinta a la de Catalunya. No hay en Catalunya la casi unanimidad que había en Eslovenia y no parece que haya ningún país dispuesto a reconocer su independencia del Estado español.

Apretar el acelerador de la independencia provocará con seguridad una reacción contraria del Estado, cuyas consecuencias son imprevisibles, aunque en ningún caso positivas: ni para Catalunya, ni para España, ni para la Unión Europea. El 'cuanto peor mejor' no suele dar casi nunca buenos resultados y en este caso no creo que vaya a ser diferente. En todo caso, el eslabón más débil es el que acaba pagando el coste más alto. No tenemos que remontarnos más allá del otoño de 2017 para comprobarlo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha