eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Susana Díaz ve imposible que el PSOE negocie con Podemos si no renuncia a su referéndum

La secretaria general del PSOE-A mantiene el "no" para el PP y Mariano Rajoy, pero suaviza su postura con los de Pablo Iglesias, con los que hace unos días no quería "ver" a su partido.

De todas maneras, entiende que ellos no buscan un acuerdo, por lo que su visión del panorama aboca casi sin remedio a una repetición de las elecciones, pese a que reconozca que no es bueno.

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz rechaza acuerdos con quien plantea "romper España" y cree que Podemos solo quiere "ganarle al PSOE"

La presidenta de la Junta de Andalucía y líder de la federación más importante del PSOE, Susana Díaz, ha abundado este viernes en su postura de cara a las negociaciones postelectorales por La Moncloa, donde ha reiterado que su partido debe votar "no" a Mariano Rajoy y a cualquiera que proponga el PP, pero ha suavizado mínimamente su rechazo inicial a Podemos, formación con la que vería posible un diálogo si como punto de partida no pusiera la línea roja del referéndum para Cataluña. Pero, dado que el partido liderado por Pablo Iglesias ha dicho que esto es irrenunciable, el matiz hecho por Susana Díaz no cambia mucho el panorama. Con esta postura, el secretario general del PSOE y candidato, Pedro Sánchez, no tiene más salida que la oposición, y  a España no le quedaría prácticamente otra que repetir elecciones generales.

"No a Podemos, no", ha precisado Susana Díaz cuando en una entrevista en la cadena SER era preguntada por la posición que marcó el pasado martes en su grupo parlamentario, c uando declaró que los socialistas, "para recuperar la credibilidad", no se podían dejar "ver con un partido de aventura y oportunismo". En un contexto en el que Pedro Sánchez está dispuesto a "explorar todas las opciones", y en el partido se están ya midiendo fuerzas de cara a su sucesión, Susana Díaz ha matizado su negativa a Podemos. Con ello, ha trasladado que el hecho de que su postura lo ponga en un callejón sin salida obedece a unas razones que no tienen que ver con sus aspiraciones en Ferraz.

"Yo no creo que me pueda sentar con nadie que esté defendiendo la ruptura de España y eso sí que es una línea roja (...) y quien lo está planteando está claro que no quiere acuerdo", ha expuesto sobre Pablo Iglesias. Pese a que su postura la expresará en el comité federal del partido del lunes 28 de diciembre, ha reiterado las manifestaciones hechas los últimos días, en las que mantiene un tono crítico con Podemos, pero con esa hipótesis -casi imposible- de negociación: "No le preocupa que Mariano Rajoy esté en La Moncloa, sino que lo que quiere es ganarle al PSOE". En este sentido, ha recriminado que Podemos se ha centrado en el soberanismo pero "no ha puesto sobre la mesa el bienestar de la gente ni ha hablado de educación o de sanidad", para repetir: "Ha puesto sobre la mesa la unidad de España, una cuestión que para nosotros es intocable". Entiende que Podemos lo ha hecho porque el 40% de sus escaños "son soberanistas".

En la línea de lo manifestado a comienzos de semana en su encuentro con el grupo parlamentario del  PSOE-A, ha recordado que ella tardó 80 días en poder tomar posesión porque "no hubo generosidad de otras fuerzas", en referencia a Podemos y PP. De este último partido ha insistido en que entiende que el PSOE tiene que votar que "no" a la investidura de Mariano Rajoy, porque la derecha ha hecho "mucho daño" y "ha causado sufrimiento a los ciudadanos". De todas maneras, ha repetido que  es el PP el que tiene "la responsabilidad de formar gobierno" mientras que el papel del PSOE está en la oposición, donde lo han colocado los ciudadanos.

Ferraz, más cerca ahora que hace año y medio

En cuanto a la intención del secretario general del PSOE de optar a la reelección en el cargo, ha indicado que ella no va a entrar en "cuestiones orgánicas", porque no es su prioridad: "Me preocupa ahora mismo la estabilidad de mi país y respeto mucho las posiciones que cada dirigente y compañero tenga en el seno del PSOE". Sin embargo, cada vez son más las voces dentro del partido que hablan de un posible relevo del líder y están tirando de Susana Díaz para que dé el paso, en la línea de lo ocurrido hace poco más de año y medio cuando se planteaba la sucesión de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Pero en ese tiempo ha llovido mucho y, sobre todo, Susana Díaz ha conseguido lo que quería: ganar las elecciones autonómicas en la primera vez en la que se presentaba como candidata, y pese a que su partido empeoró notablemente sus resultados en Andalucía. Y no sólo eso, los otros tres comicios celebrados el último año y medio, en los que no era candidata pero sí secretaria general del  PSOE-A, también han sido de victorias para los socialistas en Andalucía, incluidas las últimas elecciones generales, lo que muchos entienden que ha terminado de darle la razón para que dé el paso al frente.

Finalmente, la presidenta de Andalucía ha hablado en la entrevista sobre la repetición de elecciones generales, y ha manifestado que confía en que no sea necesario. "La voluntad de todas las fuerzas políticas debe ser que no se repitan", ha dicho, lo que ineludiblemente pasa por el entendiemiento porque si el PSOE ni pacta con Podemos para una alternativa ni se abstiene con el PP, no hay prácticamente fórmulas -echando mano de la aritmética- para que haya gobierno, a no ser que Susana Díaz piense que los nacionalistas de Cataluña son los que van a permitirle a Mariano Rajoy que tome posesión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha