eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Las renuncias del alcalde de Jaén

Desde su toma de posesión, José Enrique Fernández de Moya ha renunciado al tranvía, la prestación de la dependencia y las termas de Jabalcuz.

Para el próximo pleno va una propuesta que pone en jaque el uso del edificio del Banco de España como sede del Conservatorio Superior de Música.

- PUBLICIDAD -
Fernández de Moya reta a Reyes a optar a la Alcaldía de una ciudad que le da "miedo" y no aclara si él repetirá

José Enrique Fernández de Moya.

El futuro de José Enrique Fernández de Moya, alcalde de Jaén y senador del PP, está en el aire. Ha reconocido que no sabe qué será de su vida "dentro de media hora", a propósito de su posible incorporación a la dirección regional del PP, que podría suponer el abandono de la alcaldía. Éste está siendo un mandato de renuncias para él. Va con el cargo. Sus aspiraciones políticas eran otras, pero tuvo que aplazarlas para asumir la cabeza de la lista del PP en Jaén. Su sacrificio se vio compensado al convertirse en la candidatura del PP que más votos ha recibido en la ciudad. Y a partir de ahí, el espíritu abnegado ha determinado sus pasos.

En el último pleno del año materializó una nueva renuncia. El Ayuntamiento de Jaén devolvía a la Junta de Andalucía las termas de Jabalcuz. El consistorio obtuvo la cesión de uso del balneario en 2009, cuando PSOE e IU gobernaban la ciudad. Cuatro años y cero intervenciones más tarde, los votos del PP en el pleno han devuelto el conjunto a la Junta de Andalucía, con el argumento de su "estado de ruina" y  que "debe ser el propietario quien proceda a su rehabilitación y puesta en valor".    

Unas tres semanas antes, y previo aviso, el Ayuntamiento de Jaén renunció también a la prestación de servicio de dependencia. El argumento del alcalde, en esa ocasión, fue la demora en los pagos por parte de la Junta de Andalucía. Retrasos que han ido aumentando la deuda con la empresa que acomete el servicio y de ésta con las trabajadoras que atienden a los más de 400 usuarios. Durante meses, en diferentes comparecencias, el alcalde advirtió de la renuncia. Denunció el convenio a comienzos de octubre y dos meses más tarde firmó el decreto por el que se desentendía de la prestación.

Meses antes, en julio, también devolvió las llaves de las cocheras donde se guarda el tranvía a la administración autonómica: antes de alcanzar la alcaldía ya había anunciado que no pensaba montarse, así que se daba casi por hecho que el tranvía no funcionaría si ganaba las elecciones. Dicho y hecho. Desde que tomó posesión atribuyó la propiedad a la Junta de Andalucía, definiéndolo como "su criatura". Sobre la titularidad dijo que se ha bía producido una "puesta a disposición política" pero que "técnicamente nunca ha sido recepcionado". De modo que un proyecto de 4,7 kilómetros de catenaria y 120 millones de euros sigue en vía muerta.  

La siguiente renuncia parece que será el Conservatorio Superior de Música. La antigua sede del Banco de España -un edificio diseñado por Rafael Moneo-  es propiedad de la ciudad desde julio de 2013. De este modo, a comienzos de enero, mientras la Junta de Andalucía anunciaba que tardará cuatro años, a partir de la cesión, para adaptar el edificio, el Ayuntamiento de Jaén proponía usar el sótano y la cámara acorazada como Archivo Municipal. Y arrancaba otra trifulca política sobre la forma legal para la cesión del inmueble, su uso compartido y el plazo de ejecución de obras que el Ayuntamiento de Jaén zanjará en el próximo pleno con su propuesta de "mutación demanial externa". En esta fórmula, el consistorio impone sus condiciones: cede el uso del edificio por 50 años, se queda con el sótano para ubicar el archivo y las obras tienen que estar acabadas en tres años. Parece que se perfila una nueva renuncia: a una sede emblemática para los estudios superiores de música.

Mientras tanto, en los mentideros políticos gana peso la posible marcha del alcalde. En navidad, ya dejó entrever que no repetirá como candidato en 2015. Una decisión en la que la última palabra depende de dos frentes: "Mi partido y mi familia". Si el primero habla en las próximas semanas y le propone un traslado a Sevilla, todo apunta a que rehusará al "inmenso caudal de confianza" que los jiennenses depositaron en él en 2011, pese a su "propósito ineludible de agotar el mandato". Esa podría ser su última renuncia como alcalde de Jaén.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha