eldiario.es

Menú

ARAGÓN

ENTREVISTA: Miguel Segui

"Nuit Debout es diferente al 15-M porque no partimos de tan lejos”

Miguel Segui es activista de Nuit Debout y cofundador del Círculo de Podemos de París

“La reforma laboral en Francia es una traición por parte de un Gobierno que se dice de izquierdas”

“Podemos sin el 15-M no existiría, pero Podemos no es el 15-M”

- PUBLICIDAD -
A la izquierda, Miguel Segui.

A la izquierda, Miguel Segui. Juan Manzanara

Al descolgar el teléfono de su casa española, Miguel Segui (La Pobla Llarga, Valencia, 1956) nos comenta que estaba escuchando una canción titulada Dreamer, es decir, "Soñador". Él sueña con sus compañeros de activismo y, a la vez, con jubilarse dentro de un par de meses para volver a vivir en La Pobla Llarga, donde, según cuenta orgulloso, también ha fundado un Círculo de Podemos. Lleva viviendo de forma permanente en Francia desde los 12 años.

¿Qué está pasando en París?

Lo que está pasando en París es algo que en Francia llevábamos esperando desde hace tiempo. Francia es un país acostumbrado a luchas fuertes y potentes cuando se recorta lo esencial. Sin embargo, con la derrota de la reforma de la jubilación de 2010, cuando se retrasó la edad de retiro, la gente se decepcionó y todo el mundo estaba callado, cada uno por su lado. Mientras, como en España, los recortes, el paro, la violencia y los desahucios de estos cuatro años también iban provocando rabia. Aunque la crisis sea menos dura que en España, al formar parte de la Unión Europea Francia está siguiendo el mismo camino.

Ahora, con la reforma del trabajo del gobierno socialista, la gente ha empezado a decir “basta”. Es demasiado y, además, es una traición por parte de un gobierno que se dice de izquierdas. El movimiento contra esta reforma laboral lo iniciaron los sindicatos y los jóvenes, pero en Francia se había hablado mucho sobre el 15-M en estos últimos años y mucha gente decidió el 31 de marzo reunirse en la plaza de la República de París bajo el lema Nuit Debout, que quiere decir "Noche en pie". Nuit Debout funciona igual que el 15-M o que las plazas de Túnez, Turquía y Egipto: la gente dice “basta” y se reúne para hablar entre ellos y buscar soluciones para todos. El voto de rabia, que estos años ha ido al Frente Nacional, ahora con Nuit Debout se está enfocando hacia un sector más progresista, que busca soluciones para todos y todas: parados, mujeres, inmigrantes, discapacitados, funcionarios, trabajadores de empresas... En el fondo, es el mismo grito que lanzó el 15-M o el movimiento de Occupy Wall Street.

Es muy llamativo que Nuit Debout considere a los indignados españoles como un referente, cuando en España siempre hemos visto a la izquierda francesa como un ejemplo de movilización y de reivindicación...

Sí, lo que ocurre es que en Francia hay ahora dos izquierdas. Para mí, por un lado estaría el Gobierno actual, que es socialista y dice que es de izquierdas; aunque muchos ya no encontramos diferencia entre esa izquierda y lo que vivíamos con el gobierno de la derecha, incluso hemos empeorado en muchos casos. El propio Gobierno socialista francés asegura que la reforma del trabajo que quiere aplicar ahora está inspirada en la tradición de Rajoy y de Zapatero, porque dice que en España hay recuperación económica. Hay otra izquierda que sería más cercana al Podemos de España, pero que en Francia está muy dividida y debilitada. La izquierda socialista no está tan movilizada; en realidad, quienes han salido algo a la calle en los últimos años han sido los sindicatos. Incluso ellos estaban muy divididos porque tenían miedo de que atacar a los socialistas sirviese para hacer el juego a la derecha. Ahora la gente ha entendido que la política del Gobierno socialista es antisocial y que es necesario reclamar las mismas cosas justas que en España: empezamos con la reforma laboral, ahora reivindicamos también luchar contra la violencia machista, pedir sueldos iguales y en las mismas condiciones para mujeres e inmigrantes, ayuda para los refugiados sirios... Han empezado a crearse grupos de Nuit Debout  en diferentes barrios de París; el movimiento está abierto, se amplifica, es un movimiento muy igualitario porque está lleno de amor, de paz y de no violencia.

La Nuit Debout, entonces, como en España, ¿está intentando revitalizar la movilización de la ciudadanía?

Sí, aquí los sindicatos desde hace años están muy debilitados y divididos, también tienen mucha burocracia. Ahora, es verdad que con la reforma laboral los cinco sindicatos que llaman a la movilización están haciendo bien el trabajo, pero estos últimos años estaban muy calladitos frente al Gobierno socialista. La imagen que tenemos en España es un poco idílica. Nuit Debout ha revitalizado todo eso y les ha dado ánimos, aunque desde la convicción de que es un movimiento separado de los sindicatos y los partidos políticos porque ellos tienen un papel diferente al nuestro. Estamos preparando ya acciones para mayo, que va a ser un mes caliente en Francia; me entusiasma como militante y como persona. Ya no tengo 60 años, vuelvo a tener 20; es un orgullo ver a estos jóvenes implicarse. 

¿Cree que en Francia Nuit Debout pueda acabar provocando la creación de nuevas asociaciones, como pasó con Stop Desahucios o las mareas, o incluso inspirando un nuevo partido político?

La situación es diferente a España porque cuando nació Nuit Debout ya había organizaciones y asociaciones de este tipo con experiencia. Sus representantes incluso están participando en Nuit Debout, aunque de forma individual. El movimiento es diferente al 15-M porque no partimos de tan lejos. Y sobre la relación entre el 15-M y Podemos, pienso que Podemos sin el 15-M no existiría, pero Podemos no es el 15-M.

¿Cómo ven desde el Círculo de Podemos París las negociaciones fallidas para formar gobierno en España, después de las elecciones de diciembre?

El Círculo es diverso, hay diferentes opiniones, no sé qué decirte, no tenemos una opinión fijada como Círculo. Desde mi punto de vista, pienso que Podemos no tendría que pactar ni con Ciudadanos ni con el PSOE. Yo tenía claro que iba a volver a haber elecciones y no me gustaría que Podemos gobernase con el PSOE; me parece contradictorio con lo que hemos dicho, aunque lo aceptaría si lo decide la mayoría. Sin embargo, no escondo que prefiero que se repitan las elecciones para intentar conseguir más votos reactivando el movimiento social.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha