eldiario.es

Menú

Los Sumarroca, ilocalizables para la Hacienda catalana

Los empresarios Carles Sumarroca, padre e hijo, están ilocalizables para la Hacienda catalana, que ha tenido que recurrir al DOGC para notificar un procedimiento de inspección relativo al impuesto de sucesiones y donaciones.

- PUBLICIDAD -
Carles Sumarroca. (Foto: CambraBcn Press)

Carles Sumarroca. (Foto: CambraBcn Press)

El Diario Oficial de la Generalitat del pasado 20 de diciembre recogía un listado de ciudadanos y sociedades mercantiles a los que en dos ocasiones la Agencia Tributaria de Cataluña había intentado notificar, sin éxito y “por causas ajenas a esta administración tributaria”, algún acto administrativo referente a la liquidación y recaudación de impuestos. En esta lista se encontraban Carles Sumarroca Coixet , fundador de la saga empresarial, y sus hijos Carles Sumarroca Claverol (vicepresidente de Comsa-Emte), Albert y Jordi. En todos los casos se trata de un procedimiento inspector por el impuesto de sucesiones y donaciones.

Lo curioso del caso es que la notificación habría pasado completamente inadvertida si no fuera porque apareció como noticia en el diario digital de la revista Fomento de la Producción, propiedad del periodista Ramon Carlos Baratech, y en la que tiene una pequeña participación el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà. Es decir, en una publicación muy cercana al patriciado catalán de carácter unionista, que desde hace tiempo mantiene un pulso abierto con el sector más soberanista de la clase empresarial catalana. El mismo Carles Sumarroca Claverol figuraba en un lugar destacado de la candidatura a la junta de Fomento del Trabajo que en octubre de 2010 salió derrotada ante la lista que lideraba Joan Rosell, que cedió el testigo a Gay de Montellà cuando asumió la presidencia de la CEOE. Posteriormente, entre 2011 y 2013 Sumarroca Claverol ha presidido Femcat, organización de empresarios y directivos afines al soberanismo.

Durante todo este tiempo, las relaciones entre los dos sectores no han hecho más que resquebrajarse aún más, y se espera que en las elecciones a la junta de Fomento del Trabajo a realizar este 2014 volverá a haber dos candidaturas enfrentadas, no tanto por su manera de entender la defensa de los intereses patronales sino la evolución política del país. Hay episodios recientes que aún escuecen en la memoria de muchos. Como el acto fallido de reivindicación empresarial (febrero de 2013) impulsada por Fomento del Trabajo, que quedó descafeinado ante el goteo de bajas de las otras instituciones convocadas (Pimec, Cámara de Comercio, Círculo de Economía), o como la ausencia, por razones protocolarias, de Artur Mas en otro evento de Fomento del Trabajo (octubre de 2013) , ofendido porque la presidencia del acto se otorgaba a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que asistía en calidad de presidenta del gobierno en funciones.

La familia Sumarroca siempre ha sido un puntal del llamado “sector negocios” convergente. El patriarca, Carles Sumarroca Coixet, estuvo junto a Jordi Pujol en la fundación de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), así como en otras aventuras empresariales como la compra de El Correo Catalán en la segunda mitad de los setenta. Su mujer, Nuria Claverol, fue socia de Marta Ferrusola en Hidroplant, y las empresas de ingeniería y construcción de los Sumarroca crecieron mucho gracias a los contratos con la administración catalana durante los años del pujolismo. Actualmente son una de las principales fortunas del país, y de aquí que sorprenda que de cara a la hacienda catalana se encuentren en paradero desconocido.

En 2009, el holding empresarial de los Sumarroca se fusionó con Comsa, de la familia Miarnau, operación que dio pie a la creación de uno de los principales grupos constructores de Cataluña. Actualmente, Comsa-Emte reúne a unas setenta empresas dedicadas a la construcción de obra pública, ingeniería eléctrica y mecánica, ingeniería de sistemas, mantenimiento, gestión de concesiones, energías renovables, medio ambiente, logística y transporte. La dependencia de los contratos públicos del grupo ha sido la principal causa del descenso de la facturación experimentado en los últimos años, lo que ha provocado que varias filiales presenten expedientes de regulación de su plantilla. Y seguramente no es casualidad que la prensa más afín a los postulados unionistas sea la que más amplia cobertura está dando a todos estos conflictos laborales.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha