eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Nuevos Activismos Urbanos

Para mucha gente las imágenes que ofrecieron las televisiones del mundo entero de la Puerta del Sol en Mayo de 2011 mostraban algo diferente a muchos de los fenómenos de movilización colectiva sucedidos hasta entonces. Nuevas formas de pensar la ciudad y la sociedad se estaban gestando desde algún tiempo antes desde colectivos nuevos en su mensaje, su forma y sus fines tales como Democracia Real Ya! o la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

- PUBLICIDAD -
NUA nuevos activismos urbanos

NUA nuevos activismos urbanos (Autor: Jaume Badosa)

A partir de la primavera de 2011 se puso de manifiesto la existencia de una constelación de colectivos de todo tipo que cambiaban las estructuras, objetivos y pautas de actuación con los movimientos sociales urbanos más tradicionales: Los denominaremos nuevos activismos urbanos (NUA). El apogeo de la crisis con sus programas de austeridad en las administraciones públicas y la creciente necesidad de muchos ciudadanos de reinventar su forma de vida, al sistema político y las ciudades en que vivimos fue el estímulo para la consolidación de los NUA como actores relevantes en la transformación social, política y urbana. Una ventana de oportunidades se ha abierto y a posibilitado que nuevas formas de intervenir en el espacio público, en la lucha contra la exclusión social o a favor de la justicia urbana se estén convirtiendo en el germen de nuevas estrategias de gobernanza de abajo a arriba en los barrios de muchas ciudades españolas.

¿Qué es lo que hace que los NUA sean diferentes de los movimientos sociales tradicionales tales como las asociaciones de vecinos?

Los nuevos activismos urbanos no tienen sus mismas estructuras, en realidad se caracterizan por no tener un patrón organizativo común o identificable, sino que representan un continuo que va desde movimientos ya existentes como el de okupación, hasta simples convocatorias ciudadanas puntuales, pasando por la intervención táctica sobre el espacio urbano. Durante los últimos años y de forma creciente se han producido todo tipo de acciones en el centro y periferia de muchas ciudades españolas que buscan transformar diversos aspectos de la vida en la ciudad: el espacio público; su uso y significado; la percepción del barrio, su identidad o el empoderamiento de sus residentes como sujetos participativos. Los objetivos y las acciones son efímeros, temporales o con una cierta vocación de transformación permanente, siempre son innovadores y en muchas ocasiones se sitúan en la periferia de los cauces públicos habituales, a menudo agotados o directamente desarticulados como consecuencia de la crisis y el desmantelamiento de departamentos, políticas y programas.

Esta es una de las grandes preguntas que surgen al definir a los NUA: ¿Se introducen entre los resquicios de la administración donde esta es inoperante o es esta la que se aprovecha de ellos para cubrir con la iniciativa ciudadana parte de las necesidades que el austericidio ha ido dejando?

Bajo coste económico y político, y además innovación garantizada por activistas muy formados y con una buena capacidad de acción. Visibilidad y propaganda para una ciudad en crisis a partir de los que cuestionan el mismo modelo de ciudad neoliberal. La heterogeneidad de los NUA hace que en algunos casos sean aceptados, en otros solamente tolerados y en otros directamente rechazados; pero en cualquier caso raramente son demandados como actores en los esquemas de gobernanza urbana.

El discurso de los Nuevos Activismos Urbanos aborda la cuestión planteándose como un conjunto de actores extitucionales, es decir que operan al margen de las administraciones públicas pero sin dejar de aprovechar los espacios que la retirada de lo público deja en la ciudad y un cierto tactismo necesario para desarrollar algunos de los proyectos que persiguen transformar los barrios desde distintos puntos de vista.

En general se podría apuntar las siguientes características de los Nuevos Activismos Urbanos: su estructura organizativa flexible, informal y horizontal; su carácter es una mezcla entre acción política (no partidista), profesionalización y movilización; la innovación social como principal herramienta de acción política desde la generación de conocimiento colectivo y su difusión desde la filosofía de los Bienes Comunes; una composición social heterogénea con jóvenes cualificados de distinto origen social y profesional que experimentan el difícil acceso al mercado de trabajo; el dominio de las nuevas tecnologías como herramienta de movilización, coordinación, debate y construcción de identidades inclusivas. Las mismas tecnologías que generan comunidades en el espacio virtual, contribuyen a “desvirtualizarlas en el espacio físico y a menudo micro de la ciudad. Quizá la mayor ventana de oportunidades es la mediática, donde redes sociales y dispositivos dan lugar a nuevas herramientas y lenguajes con los que los NUA tienen la capacidad de plantear el debate político en paralelo (o a través) del de los medios de comunicación de masas, y competir con ellos.

La cuestión reside en la evolución futura de los NUA, su permanencia, su profesionalización y su penetración en el espectro político convencional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha