eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Dos sindicatos policiales sustituyen a Manos Limpias en la dirección de la acusación popular contra el 9-N

El juez del TSJC dispone que el Sindicato Profesional de Policía y la Unión Federal de Policía piloten la acusación popular de la causa por haber sido los segundos en presentar la querella

Manos Limpias, cuyo líder está en prisión, queda relegado en la causa después que el resto de entidades personadas se quejaran de que actuaba de forma unilateral.

- PUBLICIDAD -
Artur Mas ha votado en la escuela Pia de Balmes. /ENRIC CATALÀ

Artur Mas en la votación del 9-N ENRIC CATALÀ

El juez del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que instruye la causa sobre la consulta del 9-N ha apartado al pseudosindicato Manos Limpias de la dirección de la acusación popular, aunque le ha permitido seguir personado. El magistrado Joan Manel Abril ha decidido que el Sindicato Profesional de Policía y la Unión Federal de Policía piloten la acusación popular de la causa en vez de Manos Limpias por haber sido los segundos en presentar la querella. Ambas organizaciones policiales y el resto de entidades personadas se quejaron de que Manos Limpias actuaba de forma unilateral.

Como es costumbre, Manos Limpias se quedó con la dirección de la acusación popular porque fue la primera asociación que llevó a los tribunales la votación del 9-N, por la que están imputados el expresident de la Generalitat, Artur Mas; la exvicepresidenta Joana Ortega; la exconsellera de Enseñanza, Irene Rigau; y también se investiga el papel del exconseller de Presidència, Francesc Homs.

Después de Manos Limpias, se personaron como acusación en la causa los sindicatos policiales Sindicato Profesional de Policía, la Unión Federal de Policía, los partidos Vox y UPyD, la Asociación Pro Justicia XXI, la Asociación Nacional del Arca Ibérica y el ciudadano particular Alberto Delgado Sánchez. Tras diversos recursos, algunas acusaciones renunciaron y en la causa sólo quedaban, bajo la dirección de la organización dirigida por Miguel Bernad, los dos sindicatos policiales, el particular y la asociación del Arca Ibérica.

Éstas cuatro partes denunciaron que Manos Limpias actuaba "de forma unilateral y sin conocimiento" y que no proponía ni compartía sus líneas de actuación con las demás acusaciones. Asimismo, llevaron ante el instructor la actuación del pseudosindicato porque no les enviaba los escritos ni consensuaba su contenido, como por ejemplo la petición de ampliar la querella contra Mas por sedición y rebelión que Manos Limpias planteó en noviembre del año pasado y que el juez rechazó.

Ahora el juez del TSJC da la razón a los sindicatos policiales y les insta a que asuman la dirección letrada de la acusación popular para "consensuar las líneas de actuación a seguir, así como el contenido de los escritos que presente y de las diligencias que interese".

El magistrado incluye en su auto una reprimenda a Manos Limpias, a quien recuerda que "no puede decidir unilateralmente, y prescindiendo del criterio y opinión de los restantes integrantes, qué estrategia procesal llevar a cabo, qué medios o diligencias probatorias solicitar o qué escritos presenta".

La decisión del juez del TSJC llega mientras el líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, se encuentra en prisión por su presunta participación en un caso de extorsión junto a la asociación Ausbanc. La acusación popular de Manos Limpias en el 9-N llegó a reclamar en varias ocasiones la detención de Mas así como la entrada y registro de la Generalitat por parte de la policía, peticiones a las que tanto la Fiscalía como la sala del TSJC que investiga el caso siempre se opusieron.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha