eldiario.es

Menú

Esquivias, inicio y broche de oro del año Cervantes

La localidad toledana, lugar en el que el escritor se casó y vivió, busca convertirse este año en referente cultural de los actos del IV Centenario

La escenificación de los desposorios con Catalina Salazar de Salazar dentro de las Jornadas Cervantinas, los mercadillos el Retablo de las Maravillas, entre la programación más destacada

- PUBLICIDAD -
Casa-Museo Cervantes de Esquivias (Toledo) / Turismo Castilla-La Mancha

Casa-Museo Cervantes de Esquivias (Toledo) / Turismo Castilla-La Mancha

Comenta el biógrafo cervantino Luis Astrana que sin Esquivias no hubiera existido El Quijote. Es la bandera que enarbola la Sociedad Cervantina y el Ayuntamiento de esta localidad de La Sagra toledana, donde Miguel de Cervantes vivió y se casó, y que la ha situado en el mapa nuclear de los actos con motivo del IV Centenario de la muerte del escritor. Esquivias dio el pistoletazo de salida de la programación castellano-manchega de esta conmemoración y también será la encargada de poner el brocho de oro con sus Jornadas Cervantinas.

Los expertos de esta localidad ubican la llegada de Cervantes al pueblo cuando fue requerido por su amiga Juana Gaitán para que escribiera un cancionero sobre su difunto esposo, el poeta Pedro Laínez. La Sociedad Cervantina detalla que por entonces vivían en Esquivias unos 37 hidalgos, según la relación de pueblos de Felipe II, con una vida social muy activa en la que se introdujo el escritor por vía de su amiga y entre la que hizo méritos, no solo por su fama de escritor de comedias, sino también debido a su participación en la batalla de Lepanto y a su cautiverio en Argel.

Fueron estos actos sociales los que permitieron que conociera a Catalina de Salazar y Palacios, una joven de 18 años, hija de hidalgos y sobrina de don Juan de Palacios, teniente cura de la iglesia de Santa María. Ambos contrajeron matrimonio a los pocos meses de conocerse, el 12 de diciembre de 1584 en la iglesia parroquial de Esquivias, en cuya sacristía se conserva el libro de matrimonios que recoge la constancia documental de este enlace. Después convivieron en la casa de un pariente de ella, de la familia de los Quijada de Salazar, una mansión que actualmente se conserva como Casa-Museo de Cervantes.

Es este el centro neurálgico de los actos que durante este año volverán a rendir homenaje al autor de El Quijote. Susana García Moya, responsable de la Casa-Museo explica que el pueblo quiere convertirse con ello en referente cultural de los estudios cervantinos y que por ello la organización de las conmemoraciones del IV Centenario ha puesto un foco especial en la localidad toledana.

Retablo de las Maravillas y El Hombre de La Mancha

Tras el acto inaugural de abril, una de las grandes citas es la exposición permanente del Retablo de las Maravillas, que se inició el 29 de febrero y culminará el 26 de junio. Al II Certamen de Teatro Cervantino, las lecturas del Quijote, el musical ‘El Hombre de La Mancha', y las visitas teatralizadas que se sucedieron durante el mes de abril, les seguirá una nueva muestra de Teatro Aficionado, en mayo los días 27 y 28 de mayo, y en junio los días 3, 4, 10 y 11, bajo el nombre “Esquivias, Cuna del Quijote”.  

El 4 de junio se realizará también una Carrera Cervantina y se han programado actos como el Concierto Audición Escuela de Música el 18 de junio y una representación del Retablo de las Maravillas el 24 de junio por parte de la compañía Morfeo en el Patio de la Casa de la Cultura.

Constancia documental del enlace entre Cervantes y Catalina de Salazar / Ayuntamiento

Constancia documental del enlace entre Cervantes y Catalina de Salazar / Ayuntamiento

Pero la gran joya de la proyección de Esquivias en este año será la celebración de las 37 Jornadas Cervantinas del 3 al 12 de diciembre, declaradas Fiestas de Interés Turístico Regional. Servirán como broche de oro final al año Cervantes y dentro de las mismas se repetirá el 8 de diciembre, por segundo año consecutivo, la escenificación de la boda entre el escritor y Catalina de Salazar. Se trata de toda una celebración popular en la que participan más de cien vecinos del pueblo vestidos de la época. De hecho, el objetivo del Ayuntamiento es que la recreación de esta boda se convierta en cita anual obligada para residentes y visitantes.

Esta localidad toledana quiere con todo ello reivindicar su lugar en el universo del escritor. La Sociedad Cervantina siempre ha destacado la especial relación que une a Esquivias con El Quijote y que se encuentra en la amplia relación de personajes de la famosa novela que tuvieron su origen en personas reales que vivieron y habitaron durante el tiempo que Cervantes pasó en el pueblo. Es un hecho que ha llevado a múltiples cervantistas a considerar que la verdadera patria del Quijote, ese “lugar de la Mancha”, se refería al Lugar de Esquivias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha