eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Adiós a P.D. James, madrina de la novela negra

La esritora británica de novelas policíacas, madre literaria del venerado detective Adam Dalgliesh, ha fallecido a los 94 años en Oxford

- PUBLICIDAD -
La escritora británica P.D. James ha fallecido a los 94 años en su casa de Oxford

La escritora británica P.D. James ha fallecido a los 94 años en su casa de Oxford

Lo confirman su agente y su editor en Faber & Faber: Phyllis Dorothy James, (Oxford, 1920), una de las escritoras más amadas de la lengua inglesa, ha fallecido hoy en su casa de Oxford a los 94 años de edad. El propio David Cameron, primer ministro británico, se lamentaba de su fallecimiento en Twitter: Me entristece saber del fallecimiento de P.D. James, una de las más grandes escritoras del crímen británico, que ha emocionado e inspirado a generaciones de lectores".

Como muchos otros escritores del género negro antes que ella, antes de ser famosa PD James había sido funcionaria. Después de dar a luz a sus dos hijas durante un bombardeo, su marido volvió de la guerra tan traumatizado que tuvieron que ingresarlo en un hospital psiquiátrico. James cuidó de toda la familia trabajando como administradora en la Seguridad Social de 1949 a 1968, y después en el Ministerio del Interior de 1968 a 1979. Después dejó el ministerio para dedicarse por entero a escribir.

En 1962 mandó su primera novela, Cubridle el rostro, a un editor. Ella tenía ya 42 años y el editor se la compró al segundo, enamorado como lo estaría el país entero del erudito inspector jefe Adam Dalgliesh. Le sucedieron Un impulso criminal (1963), Muertes poco naturales (1967), Mortaja para un ruiseñor (1971), Muerte de un forense (1977) e Intrigas y deseos (1989).

No le faltaron reconocimientos: el Cartier Diamond Dagger en 1987, el Silver Dagger de la Crime Writers’ Association, el Edgar Allan Poe Scroll (dos veces). Es adjunta del Downing College, Cambridge, socia de la Real Sociedad de las Artes y de la Real Sociedad de la Literatura y fue directora del Consejo de las artes y consejera de la BBC.

Reconocimiento, feminismo y series de televisión

Nueve de sus obras se adaptaron en una famosa serie de televisión. El mercado norteamericano se le abrió con otros títulos como La torre negra (1975) y, sobre todo, con Sangre inocente (1980). En plena segunda ola feminista, se sacó del bolsillo a la testaruda y decidida Cordelia Gray, la investigadora privada de No apto para mujeres (1972) y La calavera bajo la piel (1982). Aunque fue una de las pioneras del género, la conservadora James se la quitó de encima cuando, en su adaptación televisiva, Gray tiene un fling con un hombre casado y se queda embarazada. La reina le otorgó un cargo de baronesa y, desde 1991, se sienta en la cámara de los Lores británica.

The Children of Men (1992), donde cambió el género negro por la ciencia ficción, imagina un escenario distópico y postapocalíptico en un mundo en el que la raza humana ha perdido su capacidad de procrear. Aunque no fue tan bien recibida como su saga policíaca, fue adaptada por Alfonso Cuarón en una película del mismo nombre, Children of men (2006), consiguiendo dos nominaciones al oscar y la atención de un público más amplio y menos especializado.

Tras ese hiato experimental, James recobró la saga del inspector Dalgliesh con El pecado original (1994) y hasta se atrevió con un libro de memorias, La hora de la verdad: un año de mi vida. Sus últimas novelas han sido El faro y Muerte en la clínica privada (2008) y La muerte llega a Pemberley (2011).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha