eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

'Les Revenants': zombis con alma francesa

- PUBLICIDAD -
'Les Revenants'

'Les Revenants'

Durante la época de los upfronts es todavía más el aplastante dominio de la ficción estadounidense. Por número de producciones, solo hay que echar un ojo a todas las nuevas series que se están presentando estos días, y por las apuestas de calidad que son capaces de encadenar, gracias a la libertad y el modelo que se pueden permitir cadenas de cable como HBO o FX.

Pero hay vida más allá de la ficción 'made in USA' y también de la ficción británica, el referente europeo y la primera fuente de inspiración al otro lado del Atlántico. El buen momento que atraviesa la ficción televisiva es también consecuencia del paso adelante que han dado otros países, que hasta hace unos años tenían una proyección muy limitada fuera de sus fronteras. Dinamarca, Suecia, España, Italia o Francia han aparecido en el radar de muchos seriéfilos con producciones que reciben el empujón del boca-oreja y se van directamente a la lista de imprescindibles.



Una de estas series es la francesa Les Revenants, que esta semana ha llegado a Movistar Series con su  primera temporada. Sin necesidad de recurrir a efectos especiales, ni a alardes en el departamento de maquillaje y peluquería, cuenta una historia que deberíamos encuadrar en el género zombi, pero como le pasa a la británica In the Flesh, hacerlo sería una descripción muy reduccionista.

La premisa que lanza Les Revenants es mucho más profunda: ¿qué pasaría si los muertos retornasen a la vida? ¿Cómo reaccionarían al ver que la vida de sus seres queridos ha seguido adelante sin ellos? ¿Y estos familiares/conocidos que ya han superado o han intentado superar el periodo de duelo?

Con una atmósfera opresiva y un drama coral con un toque muy europeo, Les Revenants sigue los extraños acontecimientos que empiezan a sucederse en un pequeño pueblo alpino. Los muertos vuelven a la vida pero no son conscientes de que llevan varios años muertos y por eso no entienden el terror, el rechazo o la alegría que provocan en sus familiares. En principio parecen ser siete, los mismos que centran todos los capítulos menos uno de la primera temporada, pero su aparición es la señal más evidente de lo que está pasando desde hace semanas en la enorme presa y los frondosos bosques que rodean al pueblo.



De la historia es mejor no contar mucho más y que el espectador se sumerja en una primera temporada que casi se ve de un tirón. Pero sí que hay otros dos motivos para no perdérsela: la BSO que pone el grupo escocés Mogwai, perfecta para la atmósfera que crea la historia, y los títulos de crédito. En Estados Unidos está en emisión un remake, producido por Carlton Cuse, y ya no hay que esperar demasiado para la segunda temporada de la original. Se estrenará en Francia y España en otoño.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha