eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rubalcaba confiesa al líder de la izquierda griega Tsipras que para el PSOE "es muy difícil levantar cabeza"

El líder de Syriza considera que con la actual política "Europa va a la catástrofe"

Confía en una ‘primavera mediterránea’: la unión de los partidos de izquierda del sur de Europa como frente común contra la austeridad.

39 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rubalcaba se reúne con el líder del partido griego Syriza

Rubalcaba se ha reunido con el líder del partido griego Syriza

Hace un par de años, la presencia de un político griego en Madrid hubiera pasado desapercibida. Ni ciudadanos, ni prensa, ni partidos políticos afines se habrían movilizado para escuchar lo que pudiera opinar un representante del lejano vecino mediterráneo.

Pero nada es como hace dos años y un político de la izquierda griega se llega a ver como un modelo a seguir. Incluso ese político es capaz de robar aplausos en un auditorio al que llega con más de media hora de retraso.

Ayer lo logró Alexis Tsipras, el presidente de Syriza, quien sólo tardó unos minutos en explicar el motivo de su retraso al acto organizado por Economistas frente a la Crisis. “Me acabo de reunir con Rubalcaba y me ha confesado que en su partido es muy difícil levantar cabeza aunque no ha sufrido tanto como el Pasok (...) Me ha reconocido que es muy difícil levantar cabeza porque la gente tiene memoria y se acuerda del Gobierno de Zapatero”.

Tsipras es considerado el artífice de lograr que Syriza se convirtiese hace menos de un año en la segunda fuerza política griega gracias, en gran medida, a su crítico discurso con el “neoliberalismo que manda en Bruselas” y también con el papel que la socialdemocracia ha ejercido en la crisis. “La socialdemocracia se ha entregado a la hegemonía neoliberal que no recuerda nada a Felipe González o a Mario Soares, está en un cruce de caminos”. Y, como ejemplo, su país donde “ha roto los nexos con las capas sociales que representaba”. “La socialdemocracia debe plantearse si se dirige hacia la derecha neoliberal o si prefiere aliarse con la izquierda. En Grecia incluso está flirteando con la extrema derecha. Antes de las elecciones decían que si ganaba Syriza podría haber más despidos y que las empresas se iban a ir y eso es precisamente lo que está pasando con el Gobierno de la Troika”.

El líder de Syriza fue presentado por Jorge Fabra Utray, representante de Economistas frente a la Crisis, como “el próximo primer ministro griego”. “Necesitamos que tu voz se escuche en el Consejo Europeo”, indicó Fabra Utray. Pero Tsipras traza un panorama poco halagüeño sobre el futuro de la Unión Europea si no se producen cambios, a pesar de que asegura ser una persona optimista.

La nueva división de Europa

Unos de los motivos de la falta de optimismo es la división ciudadana. “Estamos viviendo una nueva división de Europa”, señaló. “Lo vimos en junio pasado en las elecciones griegas, los jóvenes en más de un 40% votaron por Syriza y  los mayores de 40 años votaron en más de un 40% por la derecha”. Pero, además, una división entre “norte y sur de Europa”. “Un sur donde los jóvenes no encuentran un trabajo digno y bien remunerado y un norte que es el polo industrial a donde emigran”.

Tsipras cree que los políticos “neoliberales han aprovechado la crisis como factor de redistribución”. Un neoliberalismo que considera “fracasado”. “En Grecia llevamos seis años de austeridad y tres desde que se aplica el memorándum y no se ve ninguna mejora”. “Un tercio de la sociedad prospera como si no hubiera crisis porque han sacado sus fondos al extranjero o porque se han reducido los costes laborales y sus empresas no han tenido pérdidas. Mientras, dos tercios de la sociedad viven el deterioro social”. Y ahí, los alemanes, deberían preguntarse qué modelo de Europa desean. “Aquí no hay una confrontación entre pueblos, pero deben preguntarse qué quieres ¿Una Alemania europea o una Europa Alemana”?”

La democracia, víctima de la austeridad

“Decían que las casas nos las iban a quitar los comunistas y nos las han quitado los bancos”, ironizó el político griego. “Nosotros no somos el enemigo de Europa, son ellos”. “[Antonis] Samarás o [Angela] Merkel dicen que estas políticas van a tener un final feliz, pero ellos quieren que el día de mañana sea una repetición del hoy. Esta recuperación será en base a una sociedad deshecha” argumentó “porque todos los que creen que puede haber un oasis de democracia y derechos en un memorándum, no es así porque no pueden coexistir. La democracia es la primera víctima del memorándum”.

“Nos dicen que si rechazamos la austeridad estamos fuera del Euro haciendo que cada país sea un caso especial”, explicó. “Primero lo hicieron con Grecia y ni Zapatero ni Socrates querían aparecer en la foto para no contagiarse y decían que España no era Grecia. Luego fue Portugal, luego era el caso especial de España y luego Chipre del que decían que era un lavadero de dinero, ¿y no es eso mismo lo que hacen los bancos alemanes?”, se preguntó.

Ante esta situación, Tsipras considera que la izquierda europea debía haber optado por unir fuerzas “Hubiera sido distinto si todos los países del Sur nos hubiéramos unido y defendido juntos. ¿Cual habría sido la postura? Mantener el Euro al norte del Rin. Entonces ellos habrían tenido que pensar si volver al Marco y si tendrían el mismo papel hegemónico. Con esta política Europa va a llegar a la catástrofe”.  Y, de nuevo, ironizó: “Parece que anteayer [Wolfgang] Schäuble descubrió que el sur de Europa está en peligro porque ha subido el paro entre los jóvenes. Pero si son ellos los que han dejado a la víctima en el quirófano y además dicen 'hoy que mal lo hemos hecho, vamos a darle una aspirina'.

En cuanto a sus recetas para salir de la crisis, el político heleno considera que deben basarse en la “solidaridad de los pueblos en lugar de la solidaridad de los bancos, movilizar a los ciudadanos antes de que sea tarde dando mayor papel a los Parlamentos Nacionales”. “Presentamos un plan político que persigue la salvación de Europa desde los países del sur”, indicó. “Jean Monnet dijo que no creamos alianzas de Estados, unimos seres humanos”. Y puso un ejemplo: “En 1953 en el Pacto de Londres se decidió liquidar el 60% de la deuda alemana y una moratoria para pagar el resto. No hemos tenido guerra pero sí muchos años de austeridad con víctimas de una violencia económica”.

Y ahí, dos  soluciones: Eurobonos e inversiones. “Tenemos que hacer frente a la crisis de deuda con la emisión de Eurobonos, buscar la recuperación a través de un nuevo Plan Marshall a través del Banco Europeo de Inversiones. Inversiones que aumenten el empleo y la cohesión social. Y que el Banco Central sea un prestamista real”.

Sólo unas horas antes, Tsipras se reunía en el Congreso de los Diputados con el líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, con los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo, Cándido Méndez, y con el presidente de la Izquierda Europea, Pierre Laurent. Una reunión que puede ser el germen de una alternativa conjunta de cara a las elecciones europeas del próximo año. Una especie de “primavera del Mediterráneo”, en palabras de Tsipras.

“Hace unos años una Primavera Árabe era impensable si hoy se pregunta por una primavera europea también puede parecer imposible. Pero puede haber una primavera europea frente a los mercados. El momento más oscuro de la noche es justo antes de que amanezca”, concluía su intervención el líder de la izquierda griega.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha