eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Análisis

La compra de Popular deja a cinco bancos con el 70% del mercado y dudas sobre el exceso de concentración

La cuota de mercado de los grandes bancos españoles ha pasado del 40% antes de la crisis al 72% actual

España se sitúa por encima de la media de la zona euro en concentración bancaria

A la última compra de Popular, se suma la adquisición de BMN por parte de Bankia que se materializará en el último trimestre del año

- PUBLICIDAD -
Gobierno y empresarios colaborarán para la inserción de personas vulnerables

EFE

Un puñado de grandes bancos que se cuentan con una mano controlan ya casi tres cuartas partes del mercado español. Así sale el sistema bancario español de la crisis, situándose España por encima de la media europea en concentración bancaria. Las cinco grandes entidades españolas (Santander, BBVA, Bankia, La Caixa y Banco Sabadell) acaparan una cuota de activos y créditos de alrededor del 72% frente al 42% de 2008 cuando comenzó la crisis. La media en la zona del euro se sitúa en el 48% y en otros países europeos está todavía por debajo en el caso de Italia o Alemania con el 46% o Francia y Reino Unido con el 30%.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirgolzarri, ha lanzado estos datos en el encuentro de periodismo económico de Santander organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie) a la par que ha apuntado que es necesario hacer una "reflexión" sobre la cantidad de bancos que tiene que haber en España. Un límite que él no ve por debajo de cuatro o cinco entidades por las características de la economía española, con muchas pymes que necesitan financiación muy dispersas por la geografía española. Aunque también ha matizado que la competencia no tiene por qué ir ligada "necesariamente" al número de bancos.

La reciente compra de Banco Popular por parte de Santander, tras haberse quedado sin liquidez y tener que ser intervenido por el mecanismo de resolución europeo, ha reabierto el debate sobre la concentración bancaria en España. Mientras algunas voces hablan de que existe todavía margen para seguir fusionando bancos, otras alertan de que esto puede ir en contra de la competencia o terminar creando gigantes bancarios "demasiado grandes para caer". Especialmente beligerante es Unidos Podemos, que ve en la concentración bancaria una amenaza y que ha centrado su argumentación en política económica alrededor de este punto.

Sin embargo, en el sector no están alarmados con este proceso. El consejero delegado de BBVA defendía este mismo lunes que la compra de Popular no supone la creación de un "oligopolio" bancario. "Es difícil predecir el futuro, pero en absoluto pienso que haya una situación de oligopolio o que vayamos a tenerla en algún momento", dijo Carlos Torres en el mismo foro.

Dónde está el límite

"El nivel de concentración a nivel nacional, aunque desde 2013 supera la media de la UE, está muy alejado de niveles preocupantes", señala Joaquín Maudos, catedrático de economía y director adjunto del Ivie, preguntado por eldiario.es sobre el margen del sector para seguir consolidándose. Para medir este nivel de competencia, el experto se fija en un índice de concentración llamado HHI (siglas de sus autores Herfindahl e Hirschman), que no es preocupante hasta rebasar los 1.800 puntos.

Maudos advierte de que las grandes operaciones pueden hacer oscilar este índice de forma importante. "No obstante, con datos de 2016 y simulando el efecto de la compra de Popular por Santander, ha crecido en un solo año más de 200 puntos, lo que implica que hay que vigilar sus efectos sobre la competencia. Además, hay que analizar la concentración también por regiones, porque la visión cambia con niveles muy elevados en algunas de ellas", matiza.

El último informe del BCE sobre La crisis financiera y bancaria española señala que la "importante reestructuración del sistema financiero se refleja en la fuerte reducción del número de entidades".  Tras las fusiones auspiciadas entre cajas de ahorros, el sector pasó de 45 a 10 entidades (entre las que se incluyen las ocho que actualmente son bancos).

La concentración se ha llevado por delante empleo y sucursales, con algunas zonas rurales desatendidas. Así frente a las 45.667 sucursales de 2008, en 2015 había algo menos de 31.000. El número de empleados se ha reducido un 27% desde los 270.855 de 2008 hasta los 197.825 de 2015.

Las siguientes entidades en desaparecer serán BMN, que será absorbida por Bankia, y parece que el mercado ha sentenciado a Liberbank, al que se especula que puede comprar Caixabank. Estos movimientos trasladarían el foco de atención a la banca mediana, si se fija el suelo en las cinco entidades como ve Goirigolzarri. Por ahora, no se especulan movimientos con Bankinter pero fuera de estos grupos de grandes bancos aún quedarían Unicaja (que va a salir a bolsa), Kutxabank, Abanca o Ibercaja.

"Salvo sorpresas como la del Popular, no tiene por qué haber necesariamente fusiones en la banca mediana porque en muchas ocasiones son más eficientes que los grandes, además de rentables", apunta Maudos. "No se puede generalizar hablando de fusiones, ya que son movimientos corporativos que pueden tener sentido en algún caso pero no en otros. Si una entidad mediana tiene buena salud (rentabilidad, solvencia) puede seguir perfectamente sola", añade. "No obstante, donde hay margen de maniobra para fusiones o alianzas es en el sector de las cooperativas de crédito, dado el reducido tamaño de algunas de ellas. Quizás una reforma de la ley les aboque a ello", añade.

Mientras, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, y el todopoderoso Mario Draghi instan a las entidades a que se fusionen. Pocos días antes del finiquito del Popular, Draghi advertía en Madrid que si los bancos querían volver a ser rentables, no tenían otra que acometer fusiones en un contexto en el que los tipos de interés van a seguir haciendo muy difícil ganar dinero.

El supervisor tiene clara su postura, que por ahora no convence a todos los grupos políticos y que también seguirá atenta la competencia. Un sector más sólido empresarialmente no quiere decir necesariamente que vaya a prestar un mejor servicio al consumidor que cada vez recurre más a la fintech. En los próximos meses finalizará la concentración del sector y se podrá a comenzar a evaluar sus efectos.

NOTA INFORMATIVA: El viaje de la redactora a cubrir los cursos de Santander organizados por la Asociación de Periodistas de Información Económica ha sido sufragado por BBVA

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha