eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fitur muestra que la recuperación del turismo vuelve por la vía del sol y la playa

La feria se reduce porque de nuevo los estands locales ocupan menos metros

Las zonas costeras se muestran optimistas, mientras que las comunidades del interior continúan afrontando el reto de cómo diferenciarse

El sector es cauto, ya que se enfrenta a datos mixtos: entradas récords de turistas pero menos rentabilidad por la estrategia de tirar precios

- PUBLICIDAD -
Fitur

Los estands de sol y playa siguen siendo los reyes de la zona española de Fitur.

En el estand de la Costa del Sol, los folletos muestran los atractivos de la zona, entre los que destacan, cómo no, el sol y la playa, reclamo tradicional del turismo español. En las conversaciones de fondo se escucha el acento andaluz junto a palabras en inglés. A los británicos les gusta España, al menos para las vacaciones: en 2013 ha vuelto a ser su país la principal procedencia de los turistas extranjeros. Y en un año en el que se ha batido un récord con la llegada de 60,6 millones de turistas internacionales, lo que devuelve a España el tercer puesto mundial.

Alegría contenida. En ese contexto se celebra la XXXIV edición de Fitur, donde empresas y organismos toman el pulso a un sector lastrado por los recortes que los españoles han tenido que aplicar a sus días de vacaciones. ¿Las metas que se pretenden alcanzar y que se comentan en la feria? Entre otras, romper con la estacionalidad, con la especialización y buscar la rentabilidad del negocio.  

Durante cinco días, el recinto ferial de IFEMA reúne a 8.937 empresas de 165 países o regiones. En total, ocupan 54.000 metros cuadrados, un 5% menos que el año pasado. Esta disminución se debe en parte a que los organismos oficiales españoles han contratado menos espacio, según explican desde uno de los estands promocionales. Además de ser un escaparate de destinos, se busca hacer negocios, y por eso han organizado un programa que traerá a Madrid a 132 compradores procedentes de 35 países.

Desde el pico de 2008, cuando Fitur alcanzó su máxima expansión ocupando pabellón tras pabellón hasta los 100.000 metros cuadrados, el perímetro de la principal feria de turismo de España ha caído en un 44%. Y la reducción se ha hecho casi en su totalidad en los estands que iban a las arcas públicas de municipios y provincias. También algunas grandes economías han desaparecido de la feria. Este año Reino Unido, el año pasado Holanda y Chile y en 2012 Francia (que están ahora representados por capital privado).

En cualquier caso, el turismo vuelve a ser el salvavidas económico. España ha regresado al tercer puesto del turismo mundial: supera a China y va sólo por detrás de Estados Unidos y Francia, sus rivales habituales. Datos en apariencia positivos, aunque desde el lobby turístico Exceltur se muestran cautos. Su vicepresidente ejecutivo, José Luis Zoreda, apuntaba que lo significativo de registrar récords de afluencia es ver si luego se materializan en ingresos. “Lo importante es la contribución que el turismo genera en términos de PIB”, aseguraba hace unos días en la presentación de previsiones para 2014.

A pesar de las reticencias de Exceltur, lo cierto es que los datos económicos también han mejorado en 2013. Hasta noviembre –última cifra disponible– los turistas internacionales gastaron 55.896 millones de euros, un 8,7% más que en 2012. El PIB turístico en 2013 ha aumentado en España un 0,6% mientras que para 2014 esperan que esta cifra crezca hasta el 1,8%.

El número de turistas nacionales desciende y son los internacionales quienes han dado mayores alegrías al sector. Además, la inestabilidad de los países de la zona del Mediterráneo, como Egipto, ha ayudado a aumentar la demanda. Por países, se afianzan mercados tradicionales, como Reino Unido, Francia y Alemania. Y comienzan a despuntar nuevos jugadores, como Rusia, con incrementos de en torno al 30%. “El mercado ruso ya es una realidad, no sólo por número, sino también por gasto per cápita”, explica José Luis Prieto, vicepresidente de relaciones institucionales de la Confederación Española de Agencias de Viajes. En el caso de China, Prieto indica que aún es demasiado prematuro hablar de él, pero advierte que los turistas chinos ya comienzan a viajar.

El turismo de sol y playa, a la cabeza

Los resultados son desiguales por zonas y, aunque quizá sea coincidencia, también se nota en la afluencia de público en los estands. El turismo de sol y playa sigue como líder. En 2013, destacaron Baleares y Canarias como destinos con un mejor balance turístico. A ellos se suman algunas zonas de Andalucía (Costa del Sol y Almería), de la Comunidad Valenciana (Costa Blanca y alrededores de Valencia), de Cataluña (Costa Dorada) y Murcia.

“Esperamos que en 2014 se confirmen las buenas perspectivas”, señalaba el presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna, mientras paseaba por el estand de la isla y apuntaba que esperan que el hecho de ser una de las seis sedes del Mundial de Baloncesto les ayude a afianzar los datos.

Un optimismo similar se sentía en la Costa del Sol. En 2014, esperan registrar 10 millones de turistas, según dijo el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo. Uno de los aspectos dinamizadores de esta zona en los últimos tiempos ha sido la llegada de turistas rusos, que tienen a la Costa del Sol, y en concreto a Marbella, entre sus destinos preferidos. El turismo de Andalucía se presenta en un espacio diáfano, en tonos blancos y con poca ornamentación, entre el minimalismo y la austeridad.

El de interior busca la especialización

Con la economía española en ralentí, el turismo interno bajó el año pasado a niveles de 2004, según datos de la patronal. “Si bien el último trimestre del año muestra síntomas de recuperación, lo que, de consolidarse, puede ser la mejor noticia para la temporada 2014”, puntualizan en su último informe. La escasa demanda interna castiga sobre todo a las comunidades del interior que se nutren del turismo nacional. Aunque hay algunas que se salvan, como La Rioja, la única de las seis destacadas que no tiene costa.

En el pabellón de Fitur, Gonzalo Capellán, consejero de Educación, Cultura y Turismo de la comunidad riojana, explica que hace 15 años parecía impensable este avance en el turismo de la región. “Hemos conseguido ser líderes internacionales en el enoturismo y no queremos perder ese posicionamiento”. No es de extrañar, pues, que el pabellón de la comunidad en la feria imite a una barrica. Entre las claves del crecimiento, señala, se halla el haber ligado al turismo enológico otros factores como la gastronomía. Además, buscan nuevos nichos de mercado como el fungiturismo, especializado en las setas.

Aunque los datos macroeconómicos son positivos, hay algunas comunidades donde el turismo se ha comportado negativamente. Es el caso de Madrid, donde la comunidad autónoma ha perdido visitantes. Los turistas extranjeros bajaron un 5% en el acumulado del año.

Al turismo todavía le quedan retos que superar. “Es necesario que se produzca una desestacionalización, que haya una diversificación del turismo para que se conozcan otros atractivos”, explica Bernardo Caballero, asesor de la Dirección General de Turismo, frente al estand de Turespaña, donde una pantalla gigante muestra vídeos en los que los turistas extranjeros explican lo que más les gusta de España.

Otra de las preocupaciones es la recuperación de la rentabilidad. El buen desarrollo del turismo ha estado marcado en parte por una bajada de precios que, en opinión de los empresarios, dificulta las inversiones dentro del sector. “Es importante recuperar los niveles de rentabilidad que se han perdido como consecuencia de la bajada de tarifas. Madrid compite con París o Londres, con costes operativos muy similares pero con tarifas más bajas”, señala el portavoz de la patronal de agencias de viajes. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha