eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Acto homenaje a Amado Viera, alcalde republicano de Valencia de Alcántara asesinado por el franquismo

Se cumplen 80 años del asesinato del alcalde y de parte de la corporación municipal

Una docena de cuerpos siguen en la mina a la que fueron arrojados. Sus restos no se han podido recuperar por la negativa de los propietarios de la finca a que se hagan los trabajos arqueológicos

Años atrás familiares lograron una subvención de 40.000 euros por parte del Gobierno de Zapatero para exhumar los restos de la mina. El expediente de expropiación forzosa de la Junta de Extremadura (con el PP) nunca se ejecutó y tuvieron que devolver el dinero al Estado

- PUBLICIDAD -
Foto de Amado Viera Amores, alcalde asesinado el 25/09/1936

Foto de Amado Viera Amores, alcalde asesinado el 25/09/1936

Valencia de Alcántara acoge este sábado un homenaje en memoria de Amado Viera Amores, alcalde de la localidad asesinado hace 80 años por el Franquismo en compañía de parte de la corporación municipal republicana.

Un homenaje también para todas las víctimas de la represión franquista de la comarca que se celebra a las 12,30 horas a las puertas del Ayuntamiento.

Se trata de un acto reivindicativo con el que los familiares y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura piden a la Junta que ejecute el expediente de expropiación temporal forzosa de la finca donde reposan los cuerpos, ante la negativa de los propietarios a que se realicen los trabajos arqueológicos.

Una docena de cuerpos siguen en la mina a la que fueron arrojados, entre ellos Amado Viera. La hija del alcalde republicano, Conchita Viera, logró una subvención de 40.000 euros por parte del Gobierno Zapatero para exhumar los restos de la mina.

Historia de un expediente sin resolver

Fue entonces cuando la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura reclamó a la Junta que iniciara el expediente de ocupación forzosa temporal que permitiera al equipo técnico y los arqueólogos trabajar, como marca la ley.

El proceso burocrático coincidió con el gobierno del PP de José Antonio Monago, que guardó el expediente en un cajón. La Dirección General de Patrimonio Cultural nunca ejecutó la expropiación, y finalmente el Estado obligó a Conchita Viera a devolver la subvención pública que se le había concedido para exhumar los restos de la fosa común.

Conchita, a las puertas de la finca en la que se encuentra la fosa de padre

Conchita, a las puertas de la finca en la que se encuentra la fosa de padre


El colectivo de memoria histórica explica que el caso ya ha sido puesto en conocimiento del Ejecutivo socialista de Guillermo Fernández Vara cuando éste accedió de nuevo a la Junta.

Siguen esperando que se ejecute la expropiación forzosa, un procedimiento que sigue el mismo proceso que se hace en cualquier excavación en Extremadura.

“Un acto de justicia, solidaridad y de reivindicación de los derechos humanos. Es decir, de los principios y derechos que nos conciernen a todos, y que requieren de un compromiso cierto de las fuerzas políticas y sociales así como del compromiso ciudadano”.

Apunta que para disponer de una auténtica convivencia democrática, en una sociedad libre, “necesitamos se establezca la verdad, justicia y reparación de aquellos que defendieron esos valores en nuestro país, pagando incluso con su vida”.

Detalle del cartel que puso en la valla de la finca con motivo del 74 aniversario del asesinatio de su padre

Detalle del cartel que puso en la valla de la finca con motivo del 74 aniversario del asesinatio de su padre

La historia de Amado Viera Amores

Tras el golpe militar en 1936 el padre de Conchita, Amado Viera Amores, fue detenido el 25 de septiembre de ese año en su domicilio por varios falangistas. Requerido ara que les acompañase a la Inspección de Policía, le hicieron subir a un coche con rumbo desconocido, siendo público y notorio en el pueblo su asesinato ese mismo día, junto a otros 11 hombres, en la mina de la finca de Cuadrillas de Arriba.

Cuenta asociación extremeña de memoria histórica que Amado Viera Amores fue un hombre "estudioso y reflexivo".Desde muy pronto sintió gran preocupación por los problemas sociales de la época. Sus ideas de progreso le hicieron ingresar en el sindicato socialista El Redentor del que fue presidente por dos veces. También en las Juventudes Socialistas, mientras que colaboró activamente en la construcción de la Casa del Pueblo de la localidad.

Bajo las siglas del Partido Socialista accedió democráticamente a la alcaldía de Valencia de Alcántara en febrero de 1936, siendo el último alcalde democrático de la localidad hasta que en la transición democrática, en 1979, cuando se recuperaron las elecciones libres locales.

Tanto durante los días previos a su “paseo”, como mientras se lo llevaban, llamó a sus conciudadanos a mantener la calma y la convivencia pacífica. No llegó a cumplir los 34 años de edad, detalla el colectivo de memoria histórica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha