eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSC no se encuentra

Rubalcaba sabe que, sin un PSC fuerte, el PSOE no volverá a gobernar en España. Y está peleando por sostener al socialismo catalán

- PUBLICIDAD -
Navarro dice que la dimisión de Ros le honra por anteponer el interés del PSC

Si el Partido Socialista de Cataluña (PSC) estuviera fuerte, las próximas elecciones generales el PSOE las ganaría de calle. Así se desprende de todas las encuestas publicadas. De hecho, el PSC casi siempre ha aportado más diputados frente al PP que los que ganaban los populares en Madrid y en Valencia sobre los socialistas. Y, en todas las elecciones, con un mayor diferencial que en Andalucía frente a su principal adversario político.

Pero el PSC no se encuentra. Ha pasado del riesgo de la ruptura con el PSOE al riesgo de romperse internamente. Está en tierra de nadie y, por "muy tozudos" que se crean Pere Navarro y Alfredo Pérez Rubalcaba en sus planteamientos, la propuesta federal ni cuaja, ni ya cuela a estas alturas del conflicto. Ni en Cataluña, ni en España. El "ocaso federal" se denomina hasta algún grupo de WhatsApp, no muy ajeno al entorno del partido.

La dimisión como diputado del Parlament del alcalde de Lleida, el líder de la opción más independentista del PSC, abre una brecha interna de grandes dimensiones. Es verdad que, en el máximo órgano interno del PSC, la propuesta federal de Pere Navarro fue la ganadora con un alto porcentaje, más del 80% de los votos. Pero no es menos cierto que, en el grupo de los disidentes a la teoría federalista que quieren abanderar los socialistas catalanes –con el apoyo del PSOE–, hay muy destacados dirigentes, con mucho apoyo popular, que podrían hacer mucho daño al PSC si deciden formar un nuevo partido o sumarse a las filas de Iniciativa per Catalunya (IC).

Rubalcaba sabe que, sin un PSC fuerte, el PSOE no volverá a gobernar en España. Y está peleando por sostener al socialismo catalán. Dos reuniones con Pere Navarro en menos de diez días lo dicen todo. Aunque nadie les garantiza el éxito porque la situación está muy crítica.

Además, ambos dirigentes políticos son conscientes de que se enfrentarán a un campo de minas. Hoy, por la votación del Parlament de Cataluña, que es lo que ha provocado la dimisión del alcalde de Lleida para no posicionarse en contra de lo que ha decidido su partido. Pero, mañana, habrá más de una iniciativa en el Congreso que pondrá contra las cuerdas a los diputados del PSC que, a buen seguro, volverán a romper la disciplina de voto.

Una destacada dirigente de la dirección federal del PSOE reconocía que el problema que los socialistas tienen en Cataluña es muy grave. Y que el propio Pere Navarro admitía que, tras las vacaciones navideñas, los dirigentes del partidos que han estado en sus pueblos han constatado que hay un clamor muy fuerte que cuestiona la postura del PSC y que apuestan en favor de la consulta.

El problema es de grandes dimensiones porque, en toda la etapa democrática, el PSC ha sido una pieza clave en Cataluña y en España. Y su papel actual está diluido, perdido y en una deriva a la que nadie sabe dónde va. Algunos se acuerdan de alguien que está en Florida dando clases. Para lo bueno y para lo malo. Pero los socialistas catalanes se recolocan, se sitúan y logran un discurso que prospere, o irán dónde le lleven las olas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha