eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los malos aires en Valladolid pudieron causar "daño sanitario"

Ecologistas en Acción denuncia que Valladolid ha soportado una “mala calidad del aire con daños sanitarios para la población durante 81 días” del pasado año.

El colectivo ecologista insiste en el silencio y la pasividad por parte de las administraciones, tanto la Junta de Castilla y León como el Ayuntamiento vallisoletano.

Los niveles de contaminantes se encuentran dentro de los límites que “no deben superarse”, según la legislación europea y española.

- PUBLICIDAD -
Imputadas 12 personas y 4 empresas por alteraciones del PGOU en Valladolid

Fachada del Ayuntamiento de Valladolid.

Los malos aires de Valladolid pudieron causar daño sanitario. Por lo menos, así lo considera el colectivo Ecologistas en Acción, quien, en un comunicado, denuncia que esta ciudad “vivió en verano al menos dos episodios de muy elevada contaminación por ozono, sin que las autoridades locales y autonómicas informaran a la población, como es preceptivo”.

No es la primera vez que se denuncia este tipo de situaciones, ya que en verano pasado se presentaron dos denuncias, en menos de un mes, sobre ante los niveles de ozono en Castilla y León y cuya respuesta oficial, por parte de las administraciones, fue el silencio. Ecologistas en Acción denunció el 23 de julio que el ozono en Castilla y León estaba “desbocado”, ante la “pasividad de las autoridades”. Un mes después, el 28 de agosto, el colectivo ecologista reiteró que tanto el Gobierno regional como el  Ayuntamiento de Valladolid “no avisan del nivel de ozono” en la capital vallisoletana.

En esta ocasión, y según el comunicado de Ecologistas en Acción, la evaluación de los datos de las siete estaciones de las redes de control de la contaminación atmosférica del Ayuntamiento de Valladolid y de la central térmica de Michelín a lo largo del año 2013, así como de una de las tres propiedad de Renault, suministrados por el Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León, “permite observar que durante el año pasado los niveles de partículas en la ciudad han descendido en relación a los de 2012, mientras por contra los de ozono han aumentando muy significativamente”.

Así, tomando como referencia las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se obtiene que las cuatro estaciones que durante 2013 han medido partículas de tamaños inferiores a 10 micras (PM10) y a 2,5 micras (PM2’5) superan las guías sanitarias diarias de la OMS, establecidas respectivamente en 50 y 25 ug/m3 (microgramos por metro cúbico) como media diaria, no debiéndose superar más de 3 días al año, según el comunicado de Ecologistas en Acción.

Estos niveles y los del resto de contaminantes se encuentran dentro de los límites que “no deben superarse”, según la legislación europea y española, que se ha ido “volviendo más permisiva para las partículas y el ozono”, según la denuncia ecologista.

Respecto al ozono, el verano de 2013 ha empeorado el de 2012, de manera que la ciudad ha rebasado en 60 días, la tercera parte de periodo de riesgo (abril-septiembre), el nivel de ozono recomendado por la OMS, establecido en 100 ug/m3 como máximo promedio de 8 horas a lo largo de cada día.

“La situación fue especialmente delicada entre el 5 y el 24 de julio, en el que se vivió un prolongado episodio de elevada contaminación por ozono, ante la pasividad de las autoridades. Asimismo, el viernes 23 de agosto y el miércoles 18 de septiembre se vivieron sendas alertas por ozono en las estaciones de Paseo del Cauce, Fuente Berrocal y Laguna de Duero, de las que no se informó a la población como era preceptivo”.
  
Ecologistas en Acción denuncia, además, que Valladolid ha soportado una “mala calidad del aire con daños sanitarios para la población durante 81 días”, casi la cuarta parte del pasado año, por más que la relajación de la normativa europea y estatal, el cambio de ubicación de las estaciones “conflictivas” o el “cocinado” posterior de los datos puedan dar la impresión de una situación admisible.

Este colectivo insiste, en su comunicado, que se hace necesario adoptar medidas efectivas de reducción de la velocidad y número de vehículos en circulación en la ciudad y su entorno, potenciando el transporte público, la bicicleta y el tránsito peatonal, y evitando los aparcamientos rotatorios en el centro urbano. 

El ozono es un contaminante que provoca por inhalación un incremento de los riesgos de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, especialmente en niños, ancianos y personas con problemas respiratorios crónicos (asma, bronquitis crónica), así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. Las partículas en suspensión están relacionadas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares y con tumores en las vías respiratorias y pulmones. La OMS estima para España en 22.000 los fallecimientos prematuros anuales por la exposición a niveles de partículas y ozono como los respirados por los vallisoletanos en buena parte del año 2013. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha