eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Franco no ha muerto

Desmemoria, abulia, pasotismo, olvido, desconocimiento. Todos estos sustantivos sirven para definir lo que se maquina desde el franquismo sociológico: la dictadura tuvo cosas buenas y trajo la paz a nuestro país.

- PUBLICIDAD -
Un juez autoriza la exhumación de víctimas en el  monumento emblemático del franquismo

Valle de los Caídos, situado en San Lorenzo del Escorial. | EFE

Recuerdo el día del atentado mortal de una incipiente ETA a Carrero Blanco. Solo tenía 11 años, pero era un chaval muy observador. Sentí miedo en aquel 20 de diciembre de 1973. Todas aquellas historias del golpe de estado contra la II República, la guerra civil, la feroz represión, el exilio y la posguerra que había escuchado a mis abuelos se agolparon de repente.

En el vecino Portugal estallaba el 25 de abril de 1974 una revolución pacífica, pero revolución, que acabó con el salazarismo cuyas ruinas ideológicas y las guerras coloniales eran gestionadas por Marcelo Caetano. Los temibles policías políticos de la PIDE fueron escarnecidos en público, mientras el pueblo cantaba 'Grandola Vila Morena' de José Afonso, el gran Zeca.

Nuestro dictador Francisco Franco Bahamonde, 'el enano del Pardo', como le llamábamos mis amigos y yo en el colegio (de curas) sin elevar la voz mientras jugábamos a las canicas, moriría en la cama de un hospital, el de La Paz, oficialmente una madrugada del 20 de noviembre de 1975. Yo lo celebré con petardos en el patio de mi casa, lo reconozco.

Pasados 41 años gobierna un partido fundado por siete ministros de Franco, es jefe del Estado el rey Felipe VI, hijo de Juan Carlos I que fue nombrado sucesor a dedo por el Generalísimo. La izquierda tradicional –que ni lo es vuelve a claudicar como en la vergonzosa Transición y con su abstención entrega el poder político a la derecha heredera del franquismo que ha sido calificada por la Justicia como una "organización criminal" por sus abyectos casos de corrupción.

No es nada nuevo, se sabía que el régimen franquista en sí ya era corrupto. Los torturadores de la Brigada Político-Social como Billy El Niño campan a sus anchas mientras hacen footing por el centro de Madrid. La CEOE, la organización que agrupa a los empresarios, huele a naftalina franquista. Felipe González es un 'producto' sociológico de la dictadura. Del Congreso de Suresnes en 1974, bajo las directrices de la CIA y con la simpatía de la socialdemocracia alemana, salió vestido con americana de pana el compañero Felipe que renunció al marxismo, al republicanismo y se abrazaría al alcanzar el poder al liberalismo clásico y al neoliberalismo de Margaret Thatcher en la terrible reconversión industrial.

Del terrorismo de Estado (GAL) ya he escrito en este diario. González fue pionero con las puertas giratorias y ya nunca ocultaría al filofranquista que llevaba dentro. Sí, nuestro gran estadista, el héroe del Régimen de 1978, es ahora una momia que se codea con los poderes fácticos y un ricachón que apoya a los ultras venezolanos.

La prensa está secuestrada por el IBEX 35. Si en el franquismo, los periódicos Arriba, El Alcázar o Pueblo pertenecían a diversas 'familias políticas' del Movimiento, junto al monárquico ABC y al católico YA, ahora los cuatro periódicos de ámbito nacional de Madrid defienden los mismos intereses empresariales y el statu quo bipartidista fruto del Régimen del 78 desde la óptica conservadora-monárquica de La Razón y ABC, y la neoliberal de El Mundo y el reconvertido El País por el presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, de pasado falangista en su juventud y que su influyente padre, íntimo del fallecido Emilio Romero, le enchufó en Pueblo sin noción de periodismo y de redactor jefe.

La concentración de los medios de comunicación en pocas manos (los diarios nacionales y regionales, los canales privados de televisión y de radio) no cumplen el deber constitucional de servicio público e información veraz y predican el pensamiento único. Los jóvenes afortunadamente están más instruidos de lo que la aristócrata Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz de Libres e Iguales, pueda imaginar, y en la universidad se vuelve a hablar de política porque se juegan su futuro, rastrean en los periódicos digitales autofinanciados en algunos casos y de línea editorial progresista e independiente (donde no se difama a Podemos, la bicha a liquidar).

Pero el poder económico, con ese franquismo que sigue destilando, contraataca en el único espacio de libertad informativo financiando a la 'caverna': El Español, de Pedro J. Ramírez; El Independiente, de Victoria Prego, OKDiario, libelo de Eduardo Inda, que se unen a los ya existentes Libertad Digital, de Federico Jiménez Losantos, o El Confidencial, de Graciano Palomo, por citar algunos ejemplos.

El franquismo sigue en nuestros callejeros y ahí Santander se lleva la palma: más de una treintena de direcciones con nombres de generales golpistas, 'gestas' del bando nacional, homenaje a los fascistas italianos y hasta hace unos pocos años seguía soportando los excrementos de las palomas una estatua ecuestre del Generalísimo frente a una institución democrática como es el Ayuntamiento. Parecía un mal sueño, pero finalmente fue retirada.

Desmemoria, abulia, pasotismo, olvido, desconocimiento. Todos estos sustantivos sirven para definir lo que se maquina desde el franquismo sociológico: la dictadura tuvo cosas buenas y trajo la paz a nuestro país. En el programa de estudios del Plan Bolonia (antecesor a la LOMCE) nunca el profesorado y alumnos llegaban a tiempo a este periodo crucial de la historia española, aunque la historia la siguen contando los vencedores en los libros de texto. Y para colmo, las humanidades siempre relegadas a un segundo plano.

Los chavales de familias con inquietudes políticas se han interesado por preguntar sobre la II República, el golpe de estado, la guerra, la cruenta represión y posguerra (miles de españoles del bando perdedor ajusticiados y enterrados en fosas comunas y cunetas, campos de concentración). Luego la Transición y la restauración democrática. Libros de sus padres, documentales históricos y películas en la televisión han incitado a conocer más de un tiempo de tinieblas, de un 'Tiempo de Silencio', parafraseando el título de la novela de Luis Martín Santos. La imagen crepuscular de Franco, de ese pobre anciano que gobernó España hasta el final de su vida, se transmuta en la de un hombre frío y que, hasta el último hilillo de su aliento, firmó con mano de hierro ejecuciones sumarias de muerte frente a las protestas de Naciones Unidas y el mismo Vaticano.

No hace falta insistir en que fueron las élites del franquismo las que impusieron sus condiciones para vestir de democracia un régimen partitocrático basado en el turnismo de los dos grandes partidos, inspirado en el modelo de Cánovas y Sagasta durante la restauración borbónica. El PCE, 'el partido' en la clandestinidad de la oposición al franquismo, tuvo que bajarse los pantalones y perder hasta la hoz y el martillo de su bandera, además de aceptar la monarquía sin referéndum. Lo pagaría caro en las elecciones: su puesto lo iba a ocupar un social-liberal PSOE.

Desde que fue refrendada la Constitución en 1978 hasta estos días de convulsión política por la irrupción de Podemos, que se funda al calor del 15-M y con una base social joven entre 18 y 45 años, urbana y con formación universitaria, las víboras se defienden con su veneno: son las oligarquías herederas del franquismo agrupadas en el implacable IBEX 35. Para ello han puesto en marcha una campaña de acoso a la formación morada por tierra, mar y aire. Está en juego sus privilegios, sus manos manchadas de corrupción y desde Cataluña el Banco Sabadell financia para todo el Estado a Ciudadanos, un pseudopartido neoliberal y ultranacionalista español para frenar a Podemos y sus confluencias. Todo debe permanecer igual, que nada cambie.

La anomalía española

España es una anomalía europea porque a estas alturas de la película la figura de un dictador puede ser ensalzada, recordada públicamente, financiada con fondos públicos su Fundación Francisco Franco y no es delito portar la bandera preconstitucional. Los restos mortales del Generalísimo reposan como un estadista ilustre en el Valle de los Caídos, faraónico monumento construido por los presos republicanos que muchos murieron durante la obra.

En torno a este submundo nostálgico se reúnen sus testimoniales seguidores y hordas de neonazis los 18 de julio, fecha del golpe de estado, y el 20 de noviembre, fecha de la muerte del dictador. Algo así es inconcebible en la misma Alemania donde es delito la exhibición de símbolos nazis y el culto a la figura de Adolf Hitler. La Ley de Memoria Histórica aprobada durante el Gobierno Zapatero se ha quedado en papel mojado con el PP en el Gobierno. La derecha heredera de la dictadura nunca la ha condenado. En el año 2003 se vivió el primer acto de recuerdo a las víctimas del franquismo que se celebró en la cámara de representantes en democracia. El PP alegó para no participar en el homenaje a los represaliados franquistas en que era un "regreso al pasado".

En cambio, este miércoles los diputados de Unidos Podemos salieron del hemiciclo del Congreso para no participar en el minuto de silencio que arbitrariamente su presidenta, Ana Pastor (PP), dedicó a la senadora imputada por corrupción y exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Un nuevo acto de hipocresía con tufillo franquista en el que paradójicamente, y no ha sido destacado por los medios de comunicación, si participaron los dos diputados de EH Bildu.

El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, atribuyó a Franco y a otros 34 jefes que dirigieron la rebelión contra el Gobierno de la República un plan de exterminio sistemático de sus oponentes y de represión que terminó con al menos 114.266 desaparecidos, de los que no se ha dado razón de su paradero. El Supremo le apartó de la investigación tras prosperar la denuncia de Manos Limpias y el informe contrario de la Fiscalía.

En Argentina, la jueza Servini abrió en 2014 durante el Gobierno Rajoy una investigación sobre los crímenes y desapariciones de la dictadura, ordenó la detención de Rodolfo Martín Villa y otros 19 cargos franquistas, así como dictó orden de arresto contra los torturadores del último franquismo. El Ministerio de Justicia "se ha dedicado a poner palos en las ruedas", según la magistrada. Inmejorable metáfora, pero tan triste como el poema de Machado 'El crimen fue en Granada' dedicado a la ejecución de Federico García Lorca, otro desaparecido.

La jueza argentina también puso en marcha investigar la explotación económica de los vencidos llevó a la dictadura franquista al extremo de emplear a más de 400.000 presos políticos como trabajadores forzados. Compañías públicas y privadas –algunas cotizan en el IBEX 35 como ACS de Florentino Pérez y OHL de Juan Miguel Villar Mir– resultaron beneficiarias de mano de obra gratuita en la mayoría de sectores productivos.

Aún recuerdo su voz aflautada, sus manos temblorosas, su decrepitud, aún. El gris de los recreos, las sotanas y la regla de madera en la palma de mi mano de profesores represivos. Escuchar a mis abuelos. Cuanta sangre derramó y no ha sido reparada. Mientras no haya justicia el genocida dictador seguirá vivo para escarnio de los derechos humanos. España seguirá oliendo a muerte, a plaza de toros. Por ello, no puede haber perdón.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha